Connect with us

Economia

Daniela Rapetti revela los planes de Bosch para Chile en 2022

Published

on

Poco después del estallido social y días antes de los confinamientos por la pandemia, su jefa en Brasil solicitó a Daniela Rapetti que se hiciera cargo de liderar la operación de la multinacional Bosch en Chile. Ella dijo que sí de inmediato, y así se convirtió en la primera mujer de esta empresa en América Latina en asumir la gerencia general.

Brasileña (48 años, una hija), con formación en relaciones públicas y una carrera que incluye 19 años en Bosch, se instaló finalmente en Chile en marzo del año pasado, casi un año después de su nombramiento. Además de la gerencia general de las cinco divisiones de la firma en el país, tendrá el rol de líder de Bosch Service Solutions en la región.

“Chile siempre fue muy estable y es la primera vez que estamos viendo cierta incertidumbre, por la inflación, las inversiones, la Convención Constituyente, pero la visión general es que seguimos confiando mucho en Chile y vamos a seguir aportando. “

“Llegué en medio de una pandemia, al principio todos éramos home office, no conocía a nadie, era un reto, pero siempre pensé que podía hacerlo”, dice.

-La explosión social fue justo antes de que te ofrecieran este puesto en Chile. ¿No fue eso un impedimento para ti?

-No. Yo conocía el negocio aquí a través de la división de Soluciones de Servicio, que se había implementado años antes, y también conocía a los gerentes que estaban aquí, entonces para mí era un lugar donde iba a estar protegido, así lo sentía.

Además, salvo la preocupación por las personas, ni el brote ni la pandemia afectaron tanto a la empresa. Bosch tiene muchas divisiones comerciales y algunas incluso se vendieron más que ellos mismos, especialmente en el mercado de la construcción.

-¿Cuáles son los retos que se ha planteado para su gestión?

-Mi mayor reto es apoyar a las divisiones en su crecimiento e implementar nuevos negocios y también apoyar la transformación que se está viviendo con obras inteligentes, obras híbridas y oficinas con propósito.

En el punto de mira: minería e hidrógeno

El Bosch alemán lleva más de cien años en Chile. Comenzó con oficinas de representación en Santiago y Valparaíso, y hoy cuenta con 242 trabajadores. Sus principales negocios son la venta de herramientas eléctricas, calentadores de agua y calderas industriales, sistemas de seguridad y audio, entre otros productos, así como servicios y soluciones tecnológicas.

-¿Qué negocios están impulsando en el país?

-Las dos divisiones más grandes en Chile son herramientas eléctricas y termotecnología. El tema de la minería es bastante nuevo, pero ya tenemos los primeros proyectos, estamos desde el 2017 y tiene mucho potencial. También estamos estudiando hidrógeno para comprender completamente dónde podemos estar, lo cual es un desafío porque todavía no hay tanta producción. Un área adicional es Internet de las cosas y desarrollo para la agricultura. Es muy fuerte en Brasil y Argentina y hay un mercado potencial aquí con sensores, pero algo que todavía estamos estudiando, porque los cultivos son diferentes.

-Mirando hacia afuera, ¿qué países están apostando más?

-Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Perú… En realidad, hay una meta de expansión regional que viene desde hace unos diez años y en todos los países ha habido mucho crecimiento. Comienza con una división y luego viene otra. Así fue en Chile, donde se separaron de Junkers y ahora tenemos este corporativo donde están todas las divisiones. Lo que queda aparte es el área automotriz representada por la distribuidora Emasa.

-¿Cómo le afecta la incertidumbre política, el cambio de gobierno, la Convención Constituyente?

-Hay cierta incertidumbre, es cierto, pero Bosch es muy fuerte, es una empresa que tiene mucha estabilidad económica. Siempre se ha reinventado y como tiene varios segmentos, cuando uno sufre, otro puede aportar más.

Es muy diverso, entonces, con temas políticos, hacemos un seguimiento, sí, pero económicamente estamos creciendo en todos los países. Y con la pandemia, algo que nos pasó, que no esperábamos, es que crecimos mucho. El año pasado fue récord de ventas a nivel regional. En Chile, vendimos alrededor de $85 mil millones, un aumento del 34%.

¿Son positivas las perspectivas para este año?

-No esperamos lo mismo, pero seguimos creciendo. Ya estamos en el primer trimestre con muy buen crecimiento. Para el año esperamos un aumento del 5%.

Chile siempre estuvo muy estable y es la primera vez que estamos viendo algo de incertidumbre, el tema de la inflación, las inversiones, la Convención Constituyente, pero la visión general es que seguimos confiando mucho en Chile y vamos a seguir aportando. .

Los objetivos de género ya se han cumplido

-¿Cómo ha sido tu experiencia de trabajar en un ambiente que parece muy masculino?

-Sí, la mayoría son hombres, pero desde 2007 el enfoque ha ido cambiando mucho, con un trabajo muy duro y con muchas acciones para cumplir unas metas que se planteó la empresa de llegar al 20% con mujeres en puestos de liderazgo. para el 2023. Hoy el grupo en el mundo está en 18%.

Chile tiene una particularidad en esto: tenemos un 40% de mujeres en la empresa, un 40% en liderazgo y un 20% en alta gerencia. Aquí ya superamos la meta del 2023.

#Daniela #Rapetti #revela #los #planes #Bosch #para #Chile

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Economia

Evaluación ambiental: necesitamos más política

Published

on

Señora Directora:

Respecto a dos episodios relacionados con el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental -los casos de Dominga y Fundamenta, con grandes inversiones-, se ha hablado mucho en los últimos días de que necesitamos “más técnica y menos política”. Pero la tensión que muestra nuestra institucionalidad demuestra que hoy es precisamente cuando necesitamos más de esto último.
Hay varios ejemplos que lo demuestran. Por mencionar solo tres: Actualmente cuando el “impacto ambiental cero” no es más que una utopía, debemos definir como un país qué impactos y, lo más importante, en qué lugares será aceptado y en cuáles no. Asimismo, se requiere mayor claridad sobre los requisitos impuestos por la autoridad a través de guías, instructivos, criterios y su aplicabilidad a los proyectos en trámite. En resumen, es inaceptable que cada proceso de impugnación, en teoría con solo unos pocos pasos procesales, fácilmente lleve más de tres años.
En resumen: debemos modernizar nuestro sistema. Para ello se debe llegar a un acuerdo transversal similar al que existía en 2009 cuando se aprobó la “nueva institucionalidad ambiental”.
Hoy entonces. más política. Podemos dejar la técnica para más adelante.

Pablo Méndez
Académico, Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado

#Evaluación #ambiental #necesitamos #más #política

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Economia

Las complejidades que enfrentan las mujeres en la industria TI

Published

on

#Las #complejidades #enfrentan #las #mujeres #industria

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Economia

Relaciones entre EEUU y China siguen un camino inquietante

Published

on

Edward Luce © 2023 The Financial Times Ltd.

Edward Luce © 2023 The Financial Times Ltd.

A fines de 2022, el jefe de la inteligencia nacional alemana, Thomas Haldenwang, lo expresó muy bien: “Rusia es la tormenta”, les dijo a los parlamentarios alemanes. “China es el cambio climático”.

El año pasado también fue la primera vez que la administración estadounidense actuó como si realmente creyera en esa distinción. Aunque la mayor parte de la atención del presidente Joe Biden se centró en Rusia después de su invasión de Ucrania en febrero, sus movimientos más importantes en 2022 se dirigieron a China. La incertidumbre ya no es si se producirá el desacoplamiento entre EE. UU. y China, sino hasta dónde llegará. Gran parte de la respuesta quedará clara en 2023.

“Se sospecha que el imperativo competitivo del presidente Biden hacia China superará su imperativo cooperativo”.

Esto plantea dos preguntas apremiantes. ¿Qué entiende Biden por desacoplamiento? ¿Y podrá Estados Unidos convencer a sus aliados y socios para que se unan a él?

En cuanto a lo primero, la administración estadounidense todavía está probando el terreno. Biden heredó una serie de medidas comerciales punitivas “ad hoc” que la presidencia de Donald Trump impuso a China: aranceles a las exportaciones de acero y aluminio, así como diversos controles de exportación por parte de las empresas de telecomunicaciones chinas, en particular Huawei y ZTE. Ninguno de estos ha sido revocado.

En octubre, Biden llevó al mundo un paso más cerca de la bipolaridad económica total. El Departamento de Comercio de EE. UU. emitió órdenes para cerrar el acceso de China a semiconductores avanzados. Esta medida se tomó sobre la base de que el impulso del líder chino Xi Jinping para lograr la “fusión civil-militar” significaba que el desarrollo económico de China ya no podía disociarse de su alcance militar acelerado.

La realidad es que Biden está improvisando sobre la marcha. Su administración incluye librecambistas clásicos, que continúan creyendo en la globalización de suma positiva, y otros que ven la rivalidad entre Estados Unidos y China como una competencia de suma cero en la que solo puede prevalecer una potencia. La sospecha es que, en lo que respecta a China, el imperativo de competencia de Biden tendrá prioridad sobre el de cooperación.

Si ese es el camino que Biden elige tomar, tendrá que traer consigo aliados y socios comerciales clave de Estados Unidos. Oficialmente, se habla de “friendshoring” (favorecer cadenas de suministro de aliados estratégicos). Esto significaría trasladar las cadenas de suministro centradas en China a países de ideas afines como Vietnam, India y México. Algo de esto ya estaba sucediendo debido a la política ahora abandonada de “cero covid” de China. Por ejemplo, Apple planea producir una cuarta parte de sus iPhones en el sur de la India. Pero el grado de dependencia global de China como proveedor de bienes intermedios en la mayoría de las áreas de producción moderna significa que el objetivo implícito de EE. UU. es casi una bifurcación.

Esto desaceleraría el crecimiento global y agudizaría el dilema para los amigos de Estados Unidos que son altamente interdependientes con China, como los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Singapur. Ninguno quiere verse obligado a elegir entre EE. UU. y China, y esa elección podría perjudicar a EE. UU.

China y EE. UU. continúan aumentando sus capacidades militares en el Indo-Pacífico. Cualquiera que sea su ritmo este año, la relación entre Estados Unidos y China se dirige en una dirección inquietante. Las empresas, los países, las regiones y el mundo apenas comienzan a absorber las posibles consecuencias.

#Relaciones #entre #EEUU #China #siguen #camino #inquietante

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.