Connect with us

Noticias

El íntimo relato de las torturas que sufrió Ronald Ojeda

Published

on

Pasaron nueve días desde el secuestro del teniente (R) Ronald Ojeda hasta que la PDI y el equipo de la fiscalía ECOH encontraron su cuerpo descuartizado dentro de una maleta en una toma en Maipú. Estaba bajo cemento, a un metro y cuarenta centímetros de profundidad. Tenía 32 años y familia en Chile.

El móvil del delito aún no está claro, aunque las líneas de investigación que ha llevado el fiscal Héctor Barros ha debilitado la tesis de que su desaparición haya tenido que ver con asuntos políticos. Un menor de edad de 17 años, extranjero, fue detenido por el posible delito de secuestro con homicidio. Su defensa la asumió la Defensoría Penal Pública Metropolitana Norte. Otras dos órdenes de detención faltan por concretarse.

La audiencia de control de detención fue realizada la mañana de este sábado en el Tercer Juzgado de Garantía de Santiago. Fue reservada. En ella, se decidió aumentar el plazo de investigación. Además, mañana lunes se llevará a cabo la formalización de este imputado. Barros confirmó que la data de muerte es de entre 7 a 10 días atrás desde el hallazgo.

El subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, lamentó el hecho y envió las condolencias a su familia. Lo calificó como un hecho de “criminalidad extrema”.

De todo esto se ha enterado el hermano del teniente, Javier Ojeda, quien pide que la familia pueda reconocer personalmente el cuerpo que encontraron en Maipú.

Lo otro que cuenta Javier Ojeda es que su hermano, tras escapar de Venezuela luego de ser acusado de traición al régimen de Nicolás Maduro, se puso a escribir sus vivencias. El resultado son 185 páginas autobiográficas a las que tuvo acceso La Tercera. “No alcanzó a publicarlo, pero él sabía que el régimen lo estaba cazando –dice Ojeda-. Por eso me lo dio”, dice. A continuación, parte del diario de crudas vivencias que escribió Ojeda antes de su desaparición.

El 25 de marzo de 2017, el teniente de ejército Ronald Ojeda, casado con un hijo en camino, hacía guardia en su puesto de mando en el estado de Apure, al sur de Venezuela, cercano a una planta de la empresa estatal Petróleos de Venezuela. Ese lugar era estratégico por ser frontera con Colombia. “Es una zona de vital importancia para grupos insurgentes, radicales, liderados por la FARC y el ELN, ligados al narcotráfico, secuestro, extorsión y contrabando”, relató Ojeda.

Pero ese día todo cambiaría. Ojeda debía prepararse para viajar a Caracas, ya que lo habían citado para una reunión. Para preparar eso, se dirigió a la oficina de su superior, “el general de brigada Ovidio Delgado Ramírez”. El militar felicitó a Ojeda por su trabajo, y lo calificó de ejemplar. Le hizo varias preguntas. Luego, le dio un sobre con dinero.

“Desconocía por completo que a ese nivel se entregarán ‘premios’ de esta índole con tal ligereza e informalidad. ‘Toma Ojeda, para que compartas con tu familia y por el futuro niño. Hiciste un buen trabajo’”, escribió el teniente.

Ojeda narra que se retiró a su habitación para preparar el viaje. En eso, un sargento le pidió abandonar la unidad en 10 minutos. Tomó sus pertenencias y subió a su vehículo. Pero otro auto se le cruzó en el camino. A bordo iba uno de sus compañeros, quien minutos atrás lo había felicitado. “Era el coronel segundo comandante de la brigada Marco Tulio Álvarez Reyes, alias Machetico. Muy apresurado se baja, abre la puerta de mi vehículo y me apunta a la cabeza con su arma de reglamento. ‘Teniente, maldito traidor’”, recuerda que le dijo.

Ojeda escribió que fue trasladado a un aeropuerto abandonado. Allí había militares vestidos de negro, sin identificación, que portaban sólo un logo: el de la DGCIM, Dirección General de Contrainteligencia Militar venezolana.

El mismo general Delgado le puso las esposas. También le explicó por qué estaba detenido. “(Lo hizo) para entregarme al órgano de inteligencia de la tiranía; por un presunto golpe militar fallido contra el tirano Nicolás Maduro y sus acólitos”, explica Ojeda.

“Me dice: ‘eres un traidor, ¿estás conspirando?’. Si era verdad, no podía darle razones y, si era mentira, no podía darle elementos para crear supuestos. Así que mi ‘no’ fue muy sincero: ‘nada que ver mi general’”, sigue.

El teniente comenta que lo subieron a un avión. Lo interrogaron por el dinero que llevaba consigo, el mismo que le habían obsequiado hace unos minutos.

Allí comenzaron las torturas, denuncia en su escrito.

Lo primero fue una patada en la cabeza. Abrían la puerta del avión, amenazando con lanzarlo. Le rociaron gas pimienta en el rostro, y luego lo asfixiaron con una cuerda amarrada a su cuello.

Las preguntas seguían. Pero Ojeda pensó que la forma en que eran formuladas sólo delataba la falta de información de sus captores. “¿Qué sabes?; dinos todo y se acaba esto, si nos colaboras, nosotros podemos ayudarte”, decían. “No sé nada”, respondía el teniente. “Ahora con descargas eléctricas para ver si con eso lograban alguna respuesta. Sesiones interminables donde ataban los cables a los extremos de mis orejas, en los dedos meñiques de las manos, en los tobillos. Rociaban la capucha negra con agua, para evitar que entrara oxígeno”.

El avión aterrizó en Caracas. Pero el teniente estaba seguro que el aterrizaje sólo era el principio de algo más escabroso.

Ronald Ojeda recuerda que en su infancia algo le fascinaba de la vida militar. Por eso es que jugaba a marchar con una escoba bajo el brazo. Otra cosa lo acercó a eso: esas tardes de infancia y adolescencia en su casa, un hogar de bajos recursos, eran llenadas con el programa del comandante Hugo Chávez, una tarde completa de propaganda donde se hablaba de los avances del gobierno.

Esa pasión y amor por su país lo llevaron a alistarse en el Ejército a los 17 años. Ahí, dice que comenzó un fuerte “adoctrinamiento”. Ojeda describe que la idea era que al final del proceso él fuera otra persona distinta a la que entró.

“El producto final de cuatro años de formación militante es un ser totalmente sumiso, sin las capacidades idóneas para los futuros cargos, la meritocracia queda totalmente excluida en el desempeño de las funciones, sólo basta adular al sistema y al líder, para ganar algún cargo, puesto de preferencia o futuros ascensos. El militar no es fiel a la Constitución, principios, códigos o legado. Sólo obedecerá al poder del partido”.

Lo otro que Ojeda relata son supuestas irregularidades que vio en su carrera en el Ejército.

Lo primero es que, a pesar de que consideraba que gran parte de sus compañeros eran gente abnegada y dedicada, había “procesos corruptos”. Uno de ellos aparecía a la hora de designar oficiales para ciertos procedimientos en los que recibían pagos irregulares.

“Sólo por ser asignado, ya existía un pago y una remuneración constante con los jefes. (…) Si (la actividad) es lucrativa, se deja de lado todo trato castrense y se toma algo más aligerado como camaradas. Si no tiene ningún lucro: el trato es netamente castrense”.

Ojeda continúa este punto:

“Pero la actividad lucrativa no es espontánea: obedece a una línea de mando: (…) Los jefes que reciben el dinero a cambio, deben de hacer los respectivos pagos a sus jefes superiores, y así, se alimentó todo un esquema bien planificado que no puede ser alterado”.

Lo otro que denuncia Ojeda es la realización de ejercicios de tiro falsos. “La munición sólo desaparecía, con destino; abastecimiento de grupos irregulares de la FARC-ELN”.

Años después de ser testigo de todo eso, Ojeda despertó en una celda de una cárcel de la DGCIM sucia, totalmente oscura y sin luz.

Le arrojaban comida al piso, sin platos: una arepa y lentejas. Cuando terminaba, lo sacaban para más sesiones de tortura e interrogatorio, encabezadas por mandos medios de la DGCIM, denuncia. Allí, en plena oscuridad, escuchaba cómo torturaban también a otros acusados en celdas vecinas. Así describe esas sesiones:

“Las descargas eléctricas se convierten en una práctica rutinaria al momento de hacerte hablar. Comienzan con leves sesiones, que aumentarán progresivamente dependiendo el grado de información que le suministres. (…) La asfixia mecánica y golpes con barras metálicas envueltas en esponja es para demostrarte que la ley allí no existe. Los cuartos oscuros y celdas aisladas tienen como fin dominar tu mente, llevarte al conflicto interno para asumir la autoculpa, el autoseñalarte como victimario; decirle al sistema que aceptas lo impuesto como flagelo por el pecado cometido”. También detalla cómo era colgado de una pared durante horas, o que le sumergían la cabeza en un balde con agua “para que hablara y dijera algún testimonio que ellos querían que repitiera”.

Así fue durante 13 días. Ojeda, por la falta de aseo en esa prisión, desarrolló picazón y sarna. Su esposa dio a luz en esos días. Ella también lo buscó, pero sólo le respondían una cosa: “Él ha sido detenido por estar involucrado en actividades de corrupción, cuando fue detenido se le incautó un maletín lleno de dinero”.

Ojeda sostuvo hasta el final su inocencia. Estaba convencido, también, de que no tenían ninguna prueba en su contra.

Un día, lo llamaron a él y a 18 oficiales más que estaban en cautiverio. Les pedían firmar una declaración en la que aseguraban que fueron interrogados bajo su voluntad y que no recibieron tratos crueles.

Ojeda en su libro continúa relatando su cinematográfico escape de Venezuela y cómo siguió recabando, ya en libertad, información sobre sus captores, la DGCIM. Siguió obsesionado con eso y con la situación de su país hasta que lo sacaron a la fuerza en medio de la noche de su departamento en Independencia.

Ronald Ojeda escogió unas frases que introducen su relato. “La Libertad nació sin apellidos. Nació libre como el viento, con nombre de mujer y pare hijos con sangre de libertad. Hoy vinieron por mí; mañana irán por ti. Todos somos culpables, hasta que se demuestre lo contrario”.

#íntimo #relato #las #torturas #sufrió #Ronald #Ojeda
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

La jugada para el destrabar Ministerio de Seguridad Pública

Published

on

Una nueva propuesta para destrabar la discusión del proyecto que crea el Ministerio de Seguridad Pública puso sobre la mesa el gobierno, luego de que esta mañana se viviera una tensa jornada en la comisión especializada de los diputados, que está a cargo definir los contenidos de la iniciativa.

Si bien la orgánica de la nueva cartera pensada para liderar el combate de la delincuencia ya fue votada por la Comisión de Seguridad Ciudadana, aún falta por resolver cuáles serán las nuevas atribuciones del Ministerio del Interior. Ese fue el tema que hoy dio paso a un duro enfrentamiento en la sesión matinal de la instancia.

En este punto, que ya es parte de una discusión sobre normas adecuatorias, La Moneda propuso que la secretaría de Estado, que hoy dirige Carolina Tohá (PPD), asumiera en forma explícita el rol de “jefe o jefa de gabinete”, a cargo de la coordinación y la supervisión estratégica del programa de gobierno, a modo de compensar el inevitable debilitamiento del Ministerio del Interior, en la medida que todas las atribuciones de orden público y seguridad serían traspasadas a una nueva cartera.

Aunque este rol de coordinación, supervisión y de jefatura de gabinete operaba muchas veces en la práctica, no tenía un respaldo legal, por lo que el ministro del Interior siempre dependía del empoderamiento de facto que le daba el Presidente de la República. De hecho, en el pasado, no todos los titulares del Interior han gozado de poder político real.

El problema es que la derecha había suspicacias de dotar especialmente a Tohá de los nuevos superpoderes, dada su cualidad de presidenciable del oficialismo, condición de la fue ungida esta semana por el propio Presidente Gabriel Boric.

“Es esta una suspicacia infundada. En todo caso para facilitar la aprobación del proyecto el Gobierno tiene toda la disposición para que las nuevas tareas que asumiría el Ministerio del Interior se apliquen a contar del próximo período presidencial”, dijo el ministro secretario general de la Presidencia, Álvaro Elizalde (PS).

El titular de la Segpres añadió que “constituye una necesidad imperiosa la aprobación del proyecto de ley que crea el Ministerio de Seguridad. Es esta una iniciativa que forma parte del fast track legislativo en materia de seguridad y esperamos que el texto sea aprobado con celeridad por la Cámara”.

“Se ha suscitado una controversia inconducente e innecesaria. Los cambios institucionales, como es el caso de la creación de un nuevo ministerio con una responsabilidad tan importante como es la seguridad pública, requiere de una mirada de largo plazo más allá de la coyuntura política. El Gobierno considera fundamental avanzar en la creación del Ministerio de Seguridad y, ello exige definir y precisar las tareas del Ministerio del Interior”, comentó Elizalde.

Antes de que el gobierno lanzara este ofrecimiento para despejar las sospechas opositoras, los diputados de oposición presentaron una indicación para eliminar el traspaso de nuevas potestades a Interior, la cual fue rechazada, gracias a que el diputado Andrés Jouannet (Amarillos) se alineó con la postura de La Moneda.

No obstante, cuando se estaba discutiendo la proposición alternativa de la oposición, Jouannet no estaba en la comisión. A esa hora de la mañana, la sala de la Cámara estaba también sesionando en paralelo.

Frente a esa situación, el presidente de la Comisión de Seguridad, Andrés Longton (RN), intentó apurar la votación dada la minoría oficialista, pero el diputado Raúl Leiva (PS) comenzó a alargar su intervención para ganar tiempo.

Longton intentó apurarlo: “Vote por favor”.

Pero Leiva le contestó: “Cuando hablo, usted se calla”.

“Lo censuro… Lo privo del uso de la palabra”, replicó el legislador de RN, dando paso a un tenso cruce verbal.

El conflicto, sin embargo, ayudó al oficialismo, ya que Jouannet alcanzó a llegar a votar y darle el voto decisivo al oficialismo.

Revisa a continuación el video con el tenso intercambio entre los diputados.

#jugada #para #destrabar #Ministerio #Seguridad #Pública
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

¿David Beckham está en Chile?

Published

on

¿David Beckham está en Chile? ¿Qué anda haciendo el ex capitán de la selección inglesa y el Manchester United y actual copropietario del Inter de Miami, donde brilla Lionel Messi? Las preguntas surgen espontáneamente al ver las sugerentes imágenes que circulan, por estas horas en las redes sociales.

Las señales son directas. Muestran el tatuaje característico del exmediocampista en la mano derecha, con el nombre de su esposa, Victoria, y la frase Dream Big Be Unrealistic, que se inmortalizó en homenaje al rapero Jay Z, en situaciones que le ubican en lugares relacionables con Chile. De hecho, una maleta contiene una etiqueta que da cuenta del desplazamiento entre el aeropuerto de Heathrow y el de Pudahuel, en Santiago.

A Beckham también se le muestra cenando en un restorán del sector alto de la región Metropolitana y recorriendo el cerro San Cristóbal en bicicleta. Hasta ahí, un panorama más detallado y concreto parece imposible. Incluso se puede llegar a alimentar la idea de que, en su rol de dueño del club estadounidense, podría estar en el país siguiéndole la pista a alguna de las figuras que actúan en el país para que se transforme en compañero de Messi.

La maleta de David Beckham.

Sin embargo, la realidad es otra. Se trata, efectivamente, de una campaña publicitaria de una marca de cerveza (Stella Artois) con la que, efectivamente, Beckham está vinculado.

Eso sí, la compañía se ha esforzado por mantener el misterio. “Se piensa que pudo venir a vacacionar, grabar un documental o que pudo venir como figura de un importante spot publicitario de la mano de una icónica marca internacional. Mientras que algunos internautas comentan que está en el país dado un próximo acuerdo relacionado con el Inter de Miami y algún jugador o equipo de fútbol de nuestro país”, plantea, como una forma de mantener la expectación.

#David #Beckham #está #Chile
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Vallejo confirma que Yáñez se va antes de formalización

Published

on

Este miércoles, en medio de una entrevista televisiva, la ministra de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, finalmente confirmó que el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, dejará el cargo antes de su formalización, programada para el 7 de mayo.

El jefe policial enfrentará cargos por su eventual responsabilidad en el delito de omisión de apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves y homicidio, durante su gestión como encargado de Orden y Seguridad en el estallido social.

En diálogo con Mega, la secretaria de Estado fue inquirida por el contenido de una nota de El Mostrador que plantea que la máxima autoridad de la policía uniformada negoció con La Moneda dejar el mando días después del aniversario institucional, este sábado 27 de abril.

“El general Yáñez evidentemente va a participar en el aniversario de Carabineros”, afirmó la titular de la Segegob.

Y seguidamente apuntó al “criterio Tohá”, que indica que aquellas autoridades que sean formalizadas deben dejar sus cargos: “Ahora, nosotros tenemos un criterio político, no procesal, que es independiente del nombre o de la autoridad (…) básicamente es una definición política del gobierno que busca no distraer a instituciones clave, en este caso para la seguridad, frente a eventuales formalizaciones o procesos de formalización de quienes están a cargo de esas instituciones”.

El general director de Carabineros, Ricardo Yáñez. Foto: Javier Salvo/Aton Chile.

Más adelante en la entrevista, al ser consultada nuevamente si Yáñez dejará el cargo previo a su formalización, Vallejo respondió: “Evidentemente el criterio aplica frente a escenarios de formalización y el criterio es que dejen sus cargos, por lo tanto, eso responde a su pregunta”.

Y luego agregó: “Ahora, el momento exacto lo van a saber cuando decidamos comunicarlo. No vamos a adelantar la fecha de ese escenario”.

La ministra apuntó que esta definición es “independiente del caso, independiente de lo que opinemos sobre la formalización, independiente de cómo termine, incluso, o cómo se apliquen medidas cautelares o no, es una distracción para el funcionamiento de instituciones clave, que su principal autoridad, que además su remoción depende del Presidente de la República, siga en sus funciones”.

“Esto es un criterio político para todos, incluido el general director”, enfatizó.

Antes, en una entrevista matinal con radio Universidad de Chile, Vallejo negó que Yáñez haya pactado su salida con La Moneda en razón del “criterio Tohá”.

“No. Nosotros tenemos un criterio que es de público conocimiento. En algún momento se trató de criticar mucho a la mensajera, a la ministra del Interior, pero se ha catalogado como el criterio Tohá. O la doctrina, incluso. Ella, lo que hizo la ministra fue manifestar la posición de gobierno frente a las formalizaciones que tuvieran que enfrentar alguna autoridad de gobierno, algún cargo de confianza del gobierno. Y en ese sentido, nosotros vamos a estar manteniendo ese criterio en todo momento, y no solamente respecto al caso del general director”, sostuvo la vocera.

Ricardo Yáñez, general director de Carabineros. Foto: Javier Salvo/Aton Chile.

Luego, en una actividad en Maipú, la ministra ahondó en su reflexión al volver a ser consultada por el tema y recalcó que el criterio “no es para juzgar o evaluar o una forma de evaluar negativamente la relación con las personas o catalogar el juicio en el que están siendo investigados o procesados”.

“Es para permitir que las instituciones de las cuales están a cargo estas personas no tengan ninguna distracción en su funcionamiento y permitan un buen desarrollo”, dijo.

#Vallejo #confirma #Yáñez #antes #formalización
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.