Connect with us

Economia

Las bolsas hoy | Diario Financiero

Published

on

Tanto las acciones de Wall Street como las de la Bolsa de Comercio de Santiago cerraron la jornada de este viernes con pérdidas, al tomar en cuenta ciertas declaraciones realizadas ayer sobre el futuro de la política monetaria de la Reserva Federal en Estados Unidos, y en línea con los principales mercados europeos índices que también cerraron en negativo, pesando también las elecciones presidenciales francesas de este domingo.

El IPSA bajó de 4.900 puntos para cerrar con una variación negativa de 0,6% a 4.869,39 puntos. Las pérdidas en el principal indicador bursátil chileno fueron lideradas por la siderúrgica CAP (-4,78%), que recientemente vio la renuncia de su gerente general luego de dos años. Le siguieron Mall Plaza (-3,01%) y Empresas Copec (-2,97%). En el lado alcista, lideró la serie A de Aguas Andinas (2,69%), seguido de Colbún (1,05%) y Entel (0,81%).

“En línea con los mercados internacionales, la Bolsa de Valores de Chile continuó con la tendencia a la baja con la que cerró ayer. Esto se debió a las expectativas de aumentos en las tasas de política monetaria en EE.UU.”, dice Guillermo Araya, analista de Renta4.

Indicadores de Wall Street

En la principal plaza bursátil mundial hubo una caída generalizada que superó los 2,5 puntos porcentuales. El índice industrial Dow Jones borró un 2,82% de cuota, seguido de cerca por el S&P 500 (-2,77%) y el Nasdaq (-2,55%).

Ninguna de las acciones de Dow logró obtener ganancias. El desempeño del indicador estuvo marcado por el desplome de Caterpillar (-7%), que borró las ganancias obtenidas hace una semana tras informar sus resultados del primer trimestre, así como de Verizon (-5,64%), la segunda acción con peor desempeño. rendimiento en el índice.

Las bolsas han ido recogiendo no solo los informes financieros de las principales empresas (muchas de ellas con buenos números), sino también las declaraciones realizadas ayer por el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. El alto funcionario afirmó que “es apropiado moverse un poco más rápido” para combatir los altos niveles de precios y aseguró que “50 puntos básicos estarán sobre la mesa para la reunión de mayo”.

“Lo desconocido es la capacidad de Powell para proporcionar la delicadeza necesaria sin descarrilar por completo la recuperación y al mismo tiempo no alcanzar la magnitud requerida para anclar la inflación”, escribió Ian Lyngen, jefe de estrategia de tasas de interés de BMO. Capital Markets, en una nota recogida por Bloomberg.

situación en europa

Al cierre de los mercados del Viejo Continente, las pérdidas fueron lideradas por el DAX alemán (-2,48%), seguido del índice paneuropeo Euro Stoxx 50 (-2,24%). El CAC 40 francés cayó un 1,99%, seguido del IBEX 35 (-1,84%) y el FTSE 100 británico (-1,39%).

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo ayer que “los riesgos están sesgados a la baja para el crecimiento -por lo que podría haber más recortes- y al alza para la inflación”.

Los inversionistas europeos también están atentos a la contingencia política en Francia, donde este domingo se disputarán la presidencia el actual presidente Emmanuel Macron y su contendiente, el líder derechista y antipresidencialista. establecimiento Marine LePen. El cierre del CAC 40 parisino en 6.581,42 puntos queda así como punto de partida para reaccionar una vez contados los votos.

“Tendremos que averiguar si realmente salen los datos esperados, es decir, el mantenimiento de Macron en el poder. Eso significará que no habrá pérdida de apoyos relevantes. Estamos hablando de 6.450 puntos, porque ese sería precisamente el nivel eso muy probablemente se rompería, y con fuerza, en caso de que Marine Le Pen resulte ganadora”, dice Eduardo Bolinches, analista de Invertia.

En el lado de la materias primas, los hidrocarburos han profundizado su descenso a lo largo de la sesión, registrando pérdidas semanales. El referencial internacional Brent perdió 2,2% para ubicarse en US$105,95 el barril, mientras que el WTI cayó 2,15% a US$101,59 el barril.

El oro cayó 1,03% a US$ 1.931,6 la onza y desde el lunes perdió 2,36% de su valor. Sin embargo, el metal dorado, considerado un “activo refugio”, ha subido un 5,6% en lo que va de 2022.

Finalmente, en la región de Asia-Pacífico, los principales indicadores cerraron mayoritariamente con pérdidas, encabezados por una caída de 1,63% en el Nikkei japonés y una caída de 1,57% en el ASX 200 australiano. El Hang Seng perdió 0,21% y solo el CSI 300 de China continental. logró subir, marcando un alza del 0,44%.

#Las #bolsas #hoy #Diario #Financiero

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Economia

“Que se haga justicia, aunque perezca el mundo”

Published

on

JOSÉ MIGUEL ALDUNATE H., Director de Estudios del Observatorio Judicial

#haga #justicia #aunque #perezca #mundo

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Economia

El sueño imposible de Bolívar

Published

on

JUAN IGNACIO BRITO, Profesor de la Facultad de Comunicación e investigador del Centro de Señales de la Universidad de los Andes

juan ignacio brito

La idea de la integración latinoamericana volvió a ser mencionada en la cumbre de la Celac realizada en Buenos Aires la semana pasada. Parece que el “sueño de Bolívar” es de lo que hablan los líderes de nuestra región cuando no tienen nada más que decir. Pero lo cierto es que hasta el Libertador terminó sus días desilusionado con su ideal de unidad.

Tras la victoria en Ayacucho (1824) había llamado a América “la esperanza del universo”, pero el Congreso de Panamá (1826) que convocó para sellar la integración fue un rotundo fracaso. Ya en 1829 el héroe desencantado admitía que “hemos probado todos los principios y todos los sistemas y ninguno ha llegado a buen puerto”. Lo que prevaleció fue el desorden y la ruina, no la unidad.

El mismo Bolívar dijo de sí mismo que era “un genio de la tormenta”. Lo suyo era la guerra y la revolución, no la construcción institucional. “Muchos generales saben ganar las batallas, pero no qué hacer con sus victorias”, lamentaría, en una declaración muy autocrítica, unos meses antes de exiliarse en 1830.

Lo que sucedió con el sueño unitario de este héroe imperfecto es una sinopsis de lo que vendría después. Nuestra región es un lugar donde prevalecen la violencia, la desigualdad, las personalidades y la fragilidad institucional. No es raro que en un entorno así la integración no vaya más allá de los discursos y resulte ser una quimera. América Latina vive, como escribió el patriota Luis Briceño Méndez a Bolívar en una carta, “en la era de los errores. Para remediar uno cometemos cincuenta”.

La última nota retórica en la historia de la fallida integración regional la protagonizaron hace unos días Lula da Silva y Alberto Fernández, cuando anunciaron con más entusiasmo que realismo la creación de una moneda común, el “Sur”. Rápidamente, desde Caracas saltó el dictador Nicolás Maduro para proclamar que se sumaba a la propuesta.

Como siempre, el voluntarismo no tardó en chocar con la realidad. Es imposible que un país con un Banco Central autónomo y una inflación relativamente controlada quiera unir su política monetaria con Argentina, cuyo desorden fiscal parece irreparable. Pronto salió Brasilia a aclarar que la idea es crear una “moneda financiera”, no una que circule. De ahí vino el “sur”. ¿Volveremos a saber de él?

Las palabras más sensatas pronunciadas en la Celac vinieron de Luis Lacalle Pou, el presidente de Uruguay, esa pequeña isla de la excepcionalidad. Alzando valientemente la voz, Lacalle Pou reveló a sus compañeros el elefante en medio de la mesa de reuniones, llamando a la Celac “un club de amigos ideológicos” y afirmando que “para que este tipo de foros subsista hay que generar esperanza. Y las esperanzas se generan en el camino recorrido, en la práctica en la acción.” En otras palabras, las acciones, y no las palabras, definen la integración.

El problema evidente es que para que haya una verdadera unidad se necesitan varios requisitos: comunidad de intereses, tiempo, creación de un régimen con reglas comunes percibidas como legítimas y respetadas por todos, sistemas políticos compatibles y, finalmente, líderes comprometidos y coherentes. Todos bienes escasos en estas latitudes.

Con dolor, Bolívar llegó a reconocerlo. Por eso terminó sus días sumido en la amargura, arrepintiéndose incluso de haber hecho la guerra a la metrópolis colonial. Su diagnóstico es lapidario: “No hay buena fe en América ni entre las naciones. Los tratados son papeles; las constituciones, libros; las elecciones, los combates; libertad, anarquía; y la vida, un tormento”.

#sueño #imposible #Bolívar

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Economia

El sueño imposible de Bolívar

Published

on

JUAN IGNACIO BRITO, Profesor de la Facultad de Comunicación e investigador del Centro de Señales de la Universidad de los Andes

juan ignacio brito

La idea de la integración latinoamericana volvió a ser mencionada en la cumbre de la Celac realizada en Buenos Aires la semana pasada. Parece que el “sueño de Bolívar” es de lo que hablan los líderes de nuestra región cuando no tienen nada más que decir. Pero lo cierto es que hasta el Libertador terminó sus días desilusionado con su ideal de unidad.

Tras la victoria en Ayacucho (1824) había llamado a América “la esperanza del universo”, pero el Congreso de Panamá (1826) que convocó para sellar la integración fue un rotundo fracaso. Ya en 1829 el héroe desencantado admitía que “hemos probado todos los principios y todos los sistemas y ninguno ha llegado a buen puerto”. Lo que prevaleció fue el desorden y la ruina, no la unidad.

El mismo Bolívar dijo de sí mismo que era “un genio de la tormenta”. Lo suyo era la guerra y la revolución, no la construcción institucional. “Muchos generales saben ganar las batallas, pero no qué hacer con sus victorias”, lamentaría, en una declaración muy autocrítica, unos meses antes de exiliarse en 1830.

Lo que sucedió con el sueño unitario de este héroe imperfecto es una sinopsis de lo que vendría después. Nuestra región es un lugar donde prevalecen la violencia, la desigualdad, las personalidades y la fragilidad institucional. No es raro que en un entorno así la integración no vaya más allá de los discursos y resulte ser una quimera. América Latina vive, como escribió el patriota Luis Briceño Méndez a Bolívar en una carta, “en la era de los errores. Para remediar uno cometemos cincuenta”.

La última nota retórica en la historia de la fallida integración regional la protagonizaron hace unos días Lula da Silva y Alberto Fernández, cuando anunciaron con más entusiasmo que realismo la creación de una moneda común, el “Sur”. Rápidamente, desde Caracas saltó el dictador Nicolás Maduro para proclamar que se sumaba a la propuesta.

Como siempre, el voluntarismo no tardó en chocar con la realidad. Es imposible que un país con un Banco Central autónomo y una inflación relativamente controlada quiera unir su política monetaria con Argentina, cuyo desorden fiscal parece irreparable. Pronto salió Brasilia a aclarar que la idea es crear una “moneda financiera”, no una que circule. De ahí vino el “sur”. ¿Volveremos a saber de él?

Las palabras más sensatas pronunciadas en la Celac vinieron de Luis Lacalle Pou, el presidente de Uruguay, esa pequeña isla de la excepcionalidad. Alzando valientemente la voz, Lacalle Pou reveló a sus compañeros el elefante en medio de la mesa de reuniones, llamando a la Celac “un club de amigos ideológicos” y afirmando que “para que este tipo de foros subsista hay que generar esperanza. Y las esperanzas se generan en el camino recorrido, en la práctica en la acción.” En otras palabras, las acciones, y no las palabras, definen la integración.

El problema evidente es que para que haya una verdadera unidad se necesitan varios requisitos: comunidad de intereses, tiempo, creación de un régimen con reglas comunes percibidas como legítimas y respetadas por todos, sistemas políticos compatibles y, finalmente, líderes comprometidos y coherentes. Todos bienes escasos en estas latitudes.

Con dolor, Bolívar llegó a reconocerlo. Por eso terminó sus días sumido en la amargura, arrepintiéndose incluso de haber hecho la guerra a la metrópolis colonial. Su diagnóstico es lapidario: “No hay buena fe en América ni entre las naciones. Los tratados son papeles; las constituciones, libros; las elecciones, los combates; libertad, anarquía; y la vida, un tormento”.

#sueño #imposible #Bolívar

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.