Connect with us

Noticias

Columna de Ignacio Briones: “En vez del pesimismo”

Published

on

Pareciera que el pesimismo, eso de ver las cosas por su lado negativo, se nos aparece con demasiada frecuencia. “Que Chile ya se jodíó” y que no habría más que tirar la esponja. Discrepo de la mirada pesimista. Es cierto que llevamos demasiado tiempo sumidos en un crecimiento mediocre, que somos un país más inseguro, políticamente más inestable y que nuestra institucionalidad se ha ido deteriorando. Pero también es verdad que, pese a todo, seguimos teniendo muchas fortalezas comparativas sobre las cuales construir. La libertad consiste en renegar del determinismo y la condena a seguir cayendo en la rodada. Chile puede y debe levantarse. Con audacia y ambición.

El pesimismo degenera rápido en profecía autocumplida. Por eso, salir de él es condición necesaria (aunque no suficiente) para levantarnos y dejar atrás ese magro 2% de crecimiento anual durante la última década y que se proyecta para la siguiente. Para salir del pesimismo, urge una mirada de largo plazo. Un sueño país convocante y con épica; realista, pero ambicioso. No se trata de contrarrestar el pesimismo con un optimismo voluntarista, sino que con ambición y un plan de acción audaz. Uno con mirada de Estado y que vuelva a pensar en grande, anclado en las oportunidades que Chile tiene.

Este plan parte por reconocer que tenemos sectores con renovadas ventajas y que urge potenciar con mirada de largo plazo. La transición energética global nos ofrece una oportunidad histórica para expandir nuestra minería metálica y no metálica, cuya demanda aumenta estructuralmente y ya se expresa en términos de intercambio históricamente favorables. Lo propio ocurre con la industria forestal, que abate CO2 y cuya madera y fibras reemplazan materiales con mayor huella de carbono. O con nuestro potencial energético renovable (hoy absurdamente limitado por la transmisión), el de la agroindustria o el de la promisoria industria del turismo. Estos y otros sectores clave pueden ser fuentes de gran riqueza futura. Y de orgullo.

Aprovechar la oportunidad pasa por acordar una política de Estado de largo plazo y con un objetivo central: aumentar la producción en estos sectores prioritarios. Esto supone metas ambiciosas, claras y un rayado de cancha atractivo que dé certezas de largo plazo para atraer la multimillonaria inversión que se requiere. Al ser prioritarios, también necesitan un fast track de permisos que, cumpliendo con altos estándares, asegure plazos predecibles y expeditos. La industria del cobre ejemplifica bien el desafío y problema a transformar en oportunidad. Nuestra producción está estancada hace dos décadas. ¿Por qué no ponernos un objetivo país de aumentarla en 50% al 2050? Chile tiene más de 20% de las reservas mundiales y esto es posible si hay voluntad y un objetivo claro detrás.

El sueño país y su hoja de ruta continúa con una modernización del Estado pensando en el siglo 21. Ello no solo es un deber de cara a una ciudadanía que muchas veces se siente maltratada por el Estado (PNUD, 2017), sino también para aumentar la productividad y facilitar las inversiones. Como he argumentado en otra columna, la reforma central es la reforma del empleo público, hoy bajo una rígida camisa de fuerza que data de 1989. Es cierto que esto puede generar oposición gremial, pero pensar en el largo plazo en serio implica entrar en las verdades incómodas a las que, por conveniente cortoplacismo, llevamos años haciéndoles el quite.

Y si de productividad y oportunidades se trata, el sueño país debe contener una gran cruzada por la educación preescolar y escolar, nuevamente al alero de un desafío país con metas claras y ambiciosas. Según el SIMCE, en promedio solo 1 de cada 5 estudiantes de segundo medio tiene competencias adecuadas y apenas uno de cada 15 en los sectores vulnerables. Desafío país: subir la proporción a 1 de cada 2 estudiantes en 10 años. En paralelo, asegurar que en cuarto básico todo alumno sepa leer. ¿De verdad no podemos aspirar a algo así? Hay épica en creer que sí.

El sueño país pasa también por dibujar proyectos fuera de la caja. Un ejemplo: ¿Por qué no extender nuestro exitoso modelo de concesiones hacia una política pública para dotarnos de una gran red de desaladoras para Chile? El Estado pone terrenos de bienes nacionales, define la escala, gestiona los permisos en una lógica prioritaria de fast track y luego licita la construcción y operación por mínimo valor presente de los ingresos, como en las carreteras. Esa red podría asegurar agua para la población en zonas que se desertifican, ser sustento del desarrollo minero y abrir insospechadas posibilidades para el desarrollo agrícola en tierras fértiles, pero sin agua, generando un enorme efecto riqueza.

Churchill decía que el pesimista ve una dificultad en cada oportunidad. Chile tiene enormes oportunidades cuyo aprovechamiento exige salir del pesimismo. No para reemplazarlo por un optimismo voluntarista. Nada de eso. En vez del pesimismo, sencillamente ambición.

#Columna #Ignacio #Briones #vez #del #pesimismo
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Al menos un muerto y casi una decena de heridos por última oleada de ataques con drones ucranianos contra refinerías rusas

Published

on

Al menos una persona falleció y casi una decena más han resultado heridas como consecuencia de los últimos ataques con drones perpetrados el viernes por las Fuerzas Armadas ucranianas en el sur de Rusia y en la península de Crimea, informaron las autoridades rusas.

Dos personas han sido heridas durante un ataque contra una refinería de petróleo en la región de Krasnodar, en la que como resultado se ha originado un incendio, ya extinguido según el centro regional de respuesta a crisis.

Otra agresión con drones sobre la región ha afectado a una planta industrial de la misma ciudad, así como a una estación de autobuses ubicada en la ciudad de Yuzhni. En consecuencia, un trabajador de la instalación ha perdido la vida y al menos otras cuatro personas han sufrido heridas de diversa consideración por la caída de restos del dron.

Medios locales informaron además de que han ardido las instalaciones de la base aérea local de la ciudad de Yeisk, utilizada por el Ejército ruso para lanzar ataques aéreos contra Ucrania.

Asimismo, se ha notificado la presencia de drones sobre la ciudad de Afipski, cerca de Krasnodar, lugar en el que hay otra refinería.

El Estado Mayor ucraniano ha comunicado, y así lo ha recogido la agencia alemana de noticias DPA, que el objetivo de los referidos ataques eran, en efecto, refinerías de Yeisk, Afipski, Krasnodar y Astracán, y también su arsenal, que incluía drones de combate rusos.

En total, según el Ministerio de Defensa de Rusia, hasta 114 drones ucranianos han sido derribados en ataques combinados, 70 de ellos sobre Crimea y el mar de Azov.

En particular, estos drones tenían como objetivo la ciudad portuaria de Sebastopol en Crimea. No obstante, el gobernador regional Mijail Razvozhayev ha asegurado que han sido “destruidos con éxito”.

También se han destruido varias embarcaciones teledirigidas ucranianas cargadas con explosivos, según fuentes rusas, aunque esta información no ha podido ser corroborada de manera independiente.

Del mismo modo, las fuerzas de defensa antiaérea rusas han derribado un dron sobre la región meridional de Volgogrado y han interceptado otros dos vehículos aéreos no tripulados en el distrito Surazhski de la región de Briansk.

Por su parte, Rusia lanzó contra suelo ucraniano cuatro misiles de crucero, todos ellos interceptados, según la Fuerza Aérea ucraniana.

#menos #muerto #casi #una #decena #heridos #por #última #oleada #ataques #con #drones #ucranianos #contra #refinerías #rusas
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Rescatan a hombre desde automóvil sepultado por la nieve camino a Valle Nevado

Published

on

Efectivos de la Tenencia Farellones de Carabineros, junto a personal municipal de Lo Barnechea y de vialidad de Valle Nevado, lograron rescatar a un hombre cuyo automóvil resultó sepultado esta tarde tras un deslizamiento de nieve.

El hecho se registró en el km7 (curva 9) de la Ruta G-251, que une Farellones con Valle Nevado, cuando el vehículo fue arrastrado cerca de 50 metros por la nieve, tras lo cual se perdió contacto con su ocupante por varias horas.

El operativo comenzó a las 19.45 de este viernes, cuando personal de la Tenencia Farellones fue informado del suceso.

Al respecto, el coronel Gerardo Aravena, de la Prefectura Santiago Andes, indicó que “Carabineros, de manera inmediata, activa sus protocolos de búsqueda y rescate, y apoyados por personal de vialidad de la Municipalidad de Lo Barnechea y del mismo centro invernal Valle Nevado, logran llegar después de un arduo trabajo” al lugar.

Agregó que esto implicó el uso de maquinaria pesada para poder despejar la ruta, que presentaba una gran cantidad de nieve acumulada.

En el lugar, sostuvo la autoridad policial, se verificó en primera instancia la presencia de un minibús que se encontraba aislado con 11 personas en su interior, que correspondían a turistas y trabajadores del centro invernal.

“De acuerdo con la versión de ellos, había una persona que había sido arrastrada por un desplazamiento de nieve ocurrido horas antes” agregó.

Los funcionarios policiales y el personal de vialidad comenzaron una búsqueda por la ladera del cerro y lograron identificar el lugar exacto donde se encontraba el vehículo, iniciando labores -con palas y diversas herramientas- para remover la nieve que lo cubría.

“Logran llegar a este, verificando que en el interior se encontraba la persona desaparecida, a quien rescataron del lugar y trasladaron al centro invernal de Valle Nevado con la finalidad de ser atendida por especialistas médicos para verificar su estado de salud”, indicó el prefecto Aravena.

Según imágenes del rescate, el hombre se encontraba en aparentes buenas condiciones de salud y con una gran emoción por haber sido rescatado, lo que manifestó en un gran abrazo dado a un funcionario policial.

#Rescatan #hombre #desde #automóvil #sepultado #por #nieve #camino #Valle #Nevado
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Columna de Rodrigo González: El Club de los Vándalos: Érase una vez en las Carreteras

Published

on

Las películas sobre motociclistas tienen mala fama. Varias pertenecían al cine de bajo presupuesto, sus guiones eran mínimos y los actores solían ser menos conocidos que las marcas de los vehículos que conducían. Aun así, vale recordar que un joven Jack Nicholson se curtió en al menos tres de estas producciones antes de hacerse famoso en otra de ellas (Busco mi destino, 1969) y Marlon Brando, el padre espiritual de los actores del método en EE.UU., protagonizó la primera de ellas, El salvaje (1953).

Esta película es justamente la que mira por televisión Johnny (Tom Hardy) cuando decide fundar un club de motociclistas en un suburbio de Chicago en el año 1963. Se llamará Los Vándalos y será la guarida de muchos ante los avatares de la vida, ya sean ellos padres de familia de profesión camionero como el propio Johnny, mecánicos anti-sistema en el caso de Cal (Boyd Holbrook), inmigrantes con arranques lunáticos como Zipco (Michael Shannon) o frustrados policías con apetito por comer insectos en el caso de Cockroach (Emory Cohen).

Todos estos son parte de la disfuncional galería de freaks que protagonizan El club de los vándalos, película en que tal vez el único real outsider es Benny (Austin Butler), un renegado de aspecto impecable y salido de otro mundo. Desde el primer minuto en que lo ve en un bar de mala muerte, Benny será el objeto del deseo de Kathy (Jodie Comer), la narradora de esta magnífica cinta de Jeff Nichols (Mud, Loving).

Creada deliberadamente en un estilo de narración que recuerda a Buenos Muchachos de Martin Scorsese (el inicio es idéntico), El club de los vándalos también se propone ser una crónica de un modo de vida estadounidense que se corrompió al ritmo de las crisis del propio país. Eso también se ve en el largometraje de Scorsese, aunque si es por crónicas al respecto habría que recurrir por enésima vez a la referencia de El padrino, de Francis Ford Coppola.

La película recalca desde el inicio que se inspiró en el libro del fotógrafo Danny Lyon (interpretado aquí por Mike Faist), quien en los 60 y 70 documentó a través de entrevistas y fotos la vida, pasión y muerte de esta banda de buenos y malos muchachos. El problema, como pasa con todas las organizaciones que crecen, es que la pureza original comenzó a corromperse y degradarse. Es ahí cuando Johnny, el gran líder, y Benny, el gran rebelde, se enfrentan a la ordinaria miseria humana de quienes los rodean.

Jeff Nichols pinta una primera parte que es algo así como un gran óleo de una Norteamérica soñada para luego hacer el trabajo sucio de mostrar las alcantarillas de una banda de motoqueros co-optada por pseudo-líderes de gatillo fácil y apetito mafioso.

El arco narrativo que va de la feliz representación de Estados Unidos a una sociedad donde la violencia todo lo resuelve está muy bien logrado. Ahí hay épica. O al menos conciencia de sí mismo. Finalmente hay que reconocer que una propuesta así sólo se sostiene con carisma y, en ese sentido, el triángulo compuesto por Austin Butler, Jodie Comer y Tom Hardy es de los hallazgos más notables del cine reciente.

#Columna #Rodrigo #González #Club #los #Vándalos #Érase #una #vez #las #Carreteras
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.