Connect with us

Noticias

Coitus interruptus: un relato de Jaime Bayly

Published

on

Barclays y su mujer están haciendo el amor la víspera de su cumpleaños. Es una forma anticipada de celebrar el aniversario. Barclays es considerado un amante delicado y servicial. Él cree que está complaciendo a su esposa.

De repente, se queda dormida y empieza a roncar.

Sorprendido, Barclays intenta despertarla, continuando con sus ataques, redoblando sus ataques, tratando de poseerla con más fuerza. No es, sin embargo, un amante apasionado o vigoroso. No sabe amar con dureza, con espasmos de violencia, golpeando o tirando de los cabellos de su mujer. Es un amante suave, muy suave, tan suave que su mujer se ha quedado dormida en medio de una sesión erótica.

Retirándose cuidadosamente del cuerpo de su esposa, Barclays se pregunta:

“¿Se ha quedado dormida porque ya no me quiere?” ¿Se aburre cuando hacemos el amor? ¿Soy un amante tan insípido que la pongo a dormir?

Hace doce años que viven juntos y es la primera vez que ella, Silvia, su mujer, se queda dormida en un intercambio amoroso, provocando una especie de coitus interruptus.

“¿Será que ha bebido demasiado vino y por eso ahora está roncando a mi lado?” Barclays se pregunta.

No es la primera vez que una mujer se queda dormida en medio de una refriega erótica con él. Hace muchos años, cuando cumplió treinta y cinco, Barclays y su primera esposa Casandra dieron una fiesta en un hotel que terminó a las seis de la mañana. A plena luz del día, se dirigieron a su casa en las afueras. Casandra estaba bastante borracha, Barclays no había tomado nada de alcohol. Había sido una noche feliz, habían bailado con una alegría insólita, habían sentido el cariño de sus amigos. Por eso parecía una extensión natural que hicieran el amor, ya de día, los perros ladrando en el jardín, los gatos maullando en la cocina, pidiendo comida. La esposa de Barclays accedió a brindarle una sesión de sexo oral. Al poco tiempo de haberla puesto en marcha, se quedó dormida, con la cabeza apoyada en la entrepierna de su marido. Humillado, Barclays pensó:

-Se quedó dormida porque ya no me quiere. Se ha quedado dormida porque ya no le interesa jugar conmigo.

Ahora, a su segunda esposa Silvia, mucho más joven que él, Barclays le suele preguntar, cuando quiere hacer el amor:

-¿Quieres jugar conmigo?

Ella nunca se niega, siempre está lista para jugar, incluso cuando no tiene el anillo de protección anticonceptiva, se arriesga a jugar con Barclays. Y en general juegan con inventiva y audacia, con picardía y franqueza, disfrutando bastante, compartiendo sus secretos. Con su primera esposa, más señorial y conservadora, Barclays no podía permitirse las travesuras y desmanes que se permite con su segunda y actual esposa, dispuesta a complacerlo en posiciones ortodoxas y sobre todo heterodoxas, aquellas reservadas a los más licenciosos o los mas matones.

Sin embargo, ahora Silvia, en vísperas de su cumpleaños, se ha quedado dormida, profundamente dormida, y Barclays cuestiona sus dotes de amante delicada, servicial, suave, muy tierna.

“Más que un amante, soy un analgésico”, piensa.

Al día siguiente no se comenta el incidente, quizás porque Silvia no lo recuerda, o lo recuerda modestamente. La esposa de Barclays abre sus regalos y les agradece con emoción. La niña de once años, su hija, está en la escuela. Almuerzan en el restaurante favorito de Silvia. Barclays solo bebe agua, pero ella se permite unas copas de vino.

Aunque parezca un momento feliz, Silvia está furiosa, furiosa de verdad. Ella no está enojada con Barclays, gracias a Dios. No está enfadada con sus padres, que están lejos. Está enfadada, muy enfadada, con la criada. Está tan molesta que le dice a Barclays:

-Quiero despedirla. Ella ha arruinado mi cumpleaños.

La empleada es una señora cubana de sesenta años. Su nombre es María. Llegó a las seis de la mañana, lavó los platos, limpió la cocina y preparó el desayuno para la niña. Al lavar los platos, la señora María arrojó dos recipientes grandes que contenían sopa de pollo en el fregadero de la cocina. El día anterior, en la víspera de su cumpleaños, Silvia se había pasado horas preparando esa sopa de pollo. Ella había estado deliciosa. Lo había preparado con mucho cuidado. Un recipiente de sopa era para ella. El otro era para el perro y el gato que viven en su casa.

-¡Cómo puedes ser tan descuidado de tirar mi sopa de pollo a la basura! dice Silvia, furiosa, realmente furiosa.

En la casa de los Barclays, la señora María se ha hecho famosa por tirar más cosas de las que debería considerar basura. Una vez tiró una lasaña que Barclays guardaba en la nevera, lo que provocó una crisis familiar. Ahora ha tirado al vertedero la sopa de pollo de la esposa de Barclays, agriando su cumpleaños.

“Vamos a comprar una sopa de pollo en este restaurante”, sugiere Barclays a su esposa.

-¡No! -ella dice-. ¡No hacen mi sopa de pollo aquí ni en ningún lado! ¡Es delicioso! ¡Pasé horas haciéndolo!

Cabreada como hacía mucho tiempo que no estaba de tan mal humor, la mujer de Barclays escribe un mensaje de texto en términos virulentos a la señora María. Si bien no la despide, la amonesta severamente.

Luego lamenta que la empleada peruana Tania siga en Lima porque no le dieron visa para entrar a Estados Unidos.

-Tania nunca hubiera tirado mi sopa a la basura- dice.

Hace un tiempo, los Barclays despidieron a la empleada cubana María por tirar demasiadas cosas a la basura y por dejar su cheque mensual sobre la mesa de la cocina para que la peruana Tania lo viera y descubriera que ganaba menos que ella. Barclays pensó que dejar la cuenta era un error imperdonable, una provocación deliberada para despertar los celos de Tania. Por eso la despidieron y se quedaron solos con Tania. Entonces Tania viajó a Lima para actualizar su visa, pero no se la renovaron, se la negaron, así que, derrotados, los Barclays volvieron a contratar a doña María.

¿Podrían los Barclays vivir sin sirvientas? Sí, por supuesto. Pero tendrían que levantarse a las seis de la mañana, prepararle el desayuno a la niña, llevarla a la escuela, que está lejos de la isla donde viven. Tendrían que lavar los platos, limpiar la cocina, hacer las compras, fregar los baños. Tendrían que recoger a la niña del colegio a las tres de la tarde. Como no quieren hacer nada de eso porque son vagos y malcriados, los Barclay necesitan a la Sra. María y no pueden permitirse el lujo de despedirla solo porque tiró la sopa de pollo.

En su cumpleaños, Silvia está feliz porque ha recibido flores de su suegra Dorita y su cuñado Octavio, pero al mismo tiempo está sorprendida porque su cuñado Julián no la ha saludado. Cada dos horas, Barclays le pregunta:

– ¿Ya te saludó Julián?

Pero Julián no la saluda. Pasa la tarde, llega la noche, llega la medianoche y Julián no la saluda. Aparentemente está molesto con Silvia.

“¿Por qué se habría molestado mi hermano?” Barclays se pregunta.

Las hijas mayores de Barclays, hijas de su primera mujer Casandra, tampoco han saludado a Silvia, aunque eso no sorprende ni a Barclays ni a Silvia. Son cordiales, pero distantes. Al día siguiente, la hija mayor envía un correo electrónico muy cariñoso, saludando a Silvia.

Días antes de su cumpleaños, Silvia fue con su esposo a un centro comercial, donde compró sus regalos, toda ropa muy linda. Es una mujer razonablemente libre, cómoda y tal vez feliz. Pero ella se ha quedado dormida haciendo el amor. Y han tirado su sopa de pollo a la basura. Y ella está molesta, extrañamente molesta. Tan molesto que Barclays se pregunta:

“¿Será que ya no es feliz viviendo conmigo y que el incidente de la sopa de pollo es solo la punta del iceberg de su infelicidad?”

Al caer la noche, Barclays se despide de su mujer y de su hija menor y se dirige al televisor. Silvia sigue de mal humor. Tal vez por eso se dirige a la academia de kárate. Es posible que necesite dar puñetazos y patadas para desahogar sus frustraciones. Además, en la academia tiene dos amigas lesbianas, ambas argentinas, que la adoran. Después de la dura sesión de artes marciales, los tres van a cenar a un restaurante japonés. Puede que sea el momento más feliz del cumpleaños de Silvia. Barclays se pregunta:

-Si ella es más feliz con sus amigas lesbianas que conmigo, ¿será que mi mujer es lesbiana y está a punto de enterarse?

Cuando Barclays regresa a casa a la medianoche, Silvia todavía está en el restaurante con sus amigos. Ella regresa poco después. Ella está borracha y feliz.

¿Mi esposa será alcohólica? Barclays se pregunta. ¿O está en camino de serlo?

Ya en la cama, Barclays se abstiene de preguntar:

-¿Quieres jugar conmigo?

En unos minutos, Silvia se queda profundamente dormida.

#Coitus #interruptus #relato #Jaime #Bayly
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Video muestra cómo las abejas al ser atacadas en una colmena

Published

on

Se sabe que las abejas japonesas usan sus alas para proteger sus colmenas de las hormigas intrusas, pero no se habían reportado previamente observaciones detalladas de este comportamiento y su importancia ecológica.

Yugo Seko, Kiyohito Morii y Yoshiko Sakamoto, científicos del Instituto Nacional de Estudios Ambientales de ese país, fotografiaron este comportamiento con una cámara de alta velocidad y obtuvieron grabaciones detalladas de abejas japonesas rotando sus cuerpos y alejando a las hormigas con sus alas.

Este comportamiento es muy diferente del comportamiento defensivo observado previamente entre las abejas melíferas en otras partes del mundo, en el que las abejas usan la presión del viento de sus alas batientes para expulsar a las hormigas.

Es importante destacar que el comportamiento de golpe de alas observado en este estudio implica un contacto directo entre las abejas melíferas y las hormigas intrusas. Se descubrió que este nuevo comportamiento de golpe de alas era el principal método utilizado por las abejas melíferas japonesas para defenderse de las hormigas intrusas.

Los resultados de este estudio aportan información importante sobre la evolución de los comportamientos defensivos de las abejas en varias regiones del mundo. Los resultados se publicaron en la edición del 9 de julio de 2024 de Ecology, una revista académica publicada por la Ecological Society of America.

Las colmenas contienen grandes reservas de larvas, pupas y miel, lo que las convierte en fuentes de alimento atractivas para los enemigos naturales. Las hormigas son uno de esos enemigos, y la intrusión de hormigas a veces puede causar daños devastadores a las colonias de abejas melíferas.

Estudios anteriores en otros países han demostrado que las abejas melíferas evitan la entrada de hormigas dándoles la espalda y agitando sus alas para ahuyentarlas con la presión del viento. Este comportamiento se conoce como “soplado en abanico” y se ha observado entre especies y subespecies de abejas melíferas en varias regiones.

Por otro lado, la abeja melífera japonesa (una subespecie de la abeja melífera oriental), que es endémica de Japón, presenta un comportamiento defensivo diferente en el que las abejas espantan a las hormigas mediante el contacto directo con sus alas.

Aunque este comportamiento era conocido anecdóticamente entre algunos apicultores, no parece haber habido estudios académicos que hayan examinado la importancia ecológica de este comportamiento basándose en observaciones detalladas.

Detalle del registro de los científicos.

Para observar de cerca el comportamiento defensivo de las abejas japonesas contra las hormigas intrusas, los científicos enfocaron una cámara de alta velocidad en las abejas obreras mientras respondían a las hormigas japonesas del pavimento que se acercaban a la entrada de la colmena.

Las imágenes mostraron que las abejas se acercaron a las hormigas y giraron sus cuerpos mientras batían sus alas, espantando así a las hormigas (Figura 1).

Los científicos bautizaron a este comportamiento “palmadas con las alas”. A continuación, para evaluar si las abejas japonesas también realizan palmadas con las alas a otras especies de hormigas, registraron las respuestas de las abejas japonesas a la introducción de tres especies de hormigas nativas (la hormiga japonesa sin reina Pristomyrmex punctatus, la hormiga japonesa del pavimento Tetramorium tsushimae y la hormiga japonesa de la madera Formica japonica) cerca de la entrada de la colmena.

Abeja melífera japonesa.

Las palmadas con las alas fueron el comportamiento realizado con mayor frecuencia por las abejas japonesas en respuesta a las tres especies de hormigas (Figura 2). Esto sugiere que las palmadas con las alas es el principal comportamiento utilizado por las abejas japonesas para defenderse de las hormigas intrusas.

Según la investigación, no está claro si otras variedades de abejas melíferas realizan el comportamiento de batir las alas. Sin embargo, los resultados, en combinación con informes anteriores de todo el mundo, indican que varias especies y subespecies de abejas melíferas emplean diferentes comportamientos para defenderse de la intrusión de hormigas, y por lo que el estudio especula que esta diferencia podría estar relacionada con diferencias en el riesgo de depredación por hormigas (Figura 3).

En las regiones donde las abejas muestran un comportamiento de soplado en abanico, las especies de hormigas nativas incluyen las llamadas “hormigas agresivas” que se acercan a las colmenas para cazar abejas adultas. Por lo tanto, el soplado en abanico, en el que las alas de las abejas no entran en contacto directo con las hormigas, es probablemente un medio eficaz para reducir el riesgo de depredación por parte de las abejas, aunque con un alto costo de energía.

Por otro lado, dice la investigación, en Japón, donde el comportamiento de batir las alas es predominante, se cree que el riesgo de depredación por parte de las hormigas es bajo porque pocas especies de hormigas nativas cazan activamente a las abejas adultas.

Los científicos creen que en esta región se desarrolló un comportamiento de aleteo más eficiente desde el punto de vista energético como adaptación al menor riesgo de depredación por parte de las hormigas.

#Video #muestra #cómo #las #abejas #ser #atacadas #una #colmena
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

MOP recibe ofertas para concesión Ruta 5 Santiago Los Vilos

Published

on

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) recibió dos ofertas técnicas para la nueva concesión de la Ruta 5 Santiago-Los Vilos, que considera una inversión cercana a los US$1.275 millones. Las empresas que presentaron ofertas fueron las españolas Sacyr y Vías Chile.

Esta obra apunta a mejorar la conectividad entre las regiones Metropolitana, Valparaíso y Coquimbo, y beneficiará a unas 800 mil personas, según detalló el MOP en un comunicado. El 14 de agosto se van a conocer las ofertas económicas y en el cuarto trimestre se adjudicaría la obra.

“Estamos contentos de ver como avanza el proceso de licitación de esta gran obra, que nos permitirá mejorar la conectividad, servicio y seguridad, para todas las personas que transitan por este tramo de la Ruta 5 y también para quienes viven en torno a esta ruta. Esta es una buena noticia también para el fortalecimiento de la alianza público-privada, la economía y la generación de empleo”, dijo la ministra de Obras Públicas, Jessica López.

Y agregó que “este fue el primer llamado a licitación realizado durante el gobierno del Presidente Gabriel Boric y se suma a la cartera de nuevas concesiones que estamos impulsando actualmente. Tenemos contemplados 24 proyectos para llamar a licitación de aquí al término del gobierno, por una cifra de US$17.000 millones”.

El inicio de construcción de estas obras está contemplado para el cuarto trimestre de 2028, y se espera que esté terminada a fines de 2031.

“Esta obra es sumamente importante porque aumenta la seguridad vial con nuevas estructuras en beneficio de los usuarios y de la comunidad al dotar, por ejemplo de más pasarelas, ciclovías y calles de servicio. Además contempla rebajas importantes en los valores de los peajes como Pichidangui y el Melón”, destacó el director general de Concesiones, Juan Manuel Sánchez.

El proyecto involucra un tramo de la Ruta 5 que comienza en el km 10,8 y que corresponde a la salida norte de Santiago, en la comuna de Quilicura y que termina en la comuna de Los Vilos. La nueva concesión incorpora el túnel El Melón. Se estima que en su etapa de construcción va a generar unos 7.300 empleos promedio al mes.

Además, considera la ampliación de pistas entre el enlace Buenaventura y el enlace Batuco-Liray, así como también desde Batuco-Liray hasta el enlace sur del Túnel El Melón. Contempla 19 nuevos puentes y 31 pasarelas peatonales nuevas, y se van a reemplazar 38 pasarelas existentes. Se incorporarán pórticos free flow emplazados en las áreas en las que hoy existe peaje, excepto el de la plaza de peaje Las Vegas que se desplazará antes del Túnel La Calavera.

Esta obra va a permitir a los usuarios disminuir los tiempos de viaje, al ampliar las pistas en algunos tramos.

#MOP #recibe #ofertas #para #concesión #Ruta #Santiago #Los #Vilos
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Receta: cómo hacer un ramen sencillo

Published

on

Hace no tantos años se hacía difícil presagiar que una sopa con fideos, hecha normalmente a base de fermentado de porotos y muchas verduras, se convertiría en un plato mundialmente tan exitoso. Pero el ramen, esa preparación tan japonesa, de un sabor intenso que en Occidente no se encuentra, siguió los mismos pasos del sushi: primero se volvió popular y luego se comenzó a adaptar a las costumbres locales.

Al menos así ocurrió en Chile, donde ahora proliferan restoranes que sirven un ramen sin umami —ese gusto que le entrega el miso, la pasta de soya fermentada— o sin apenas productos del mar, las dos banderas principales de este plato.

Es que el ramen no es una comida sencilla, ni por sabor, ni por practicidad —¿se come con palitos, con cuchara, con ambos o con nada?— ni tampoco al momento de prepararlo, pues consiste en muchos y largos pasos, que deben estar minuciosamente coordinados para que coincidan al momento de servirlo.

Pero al mismo tiempo no deja de ser un plato reconfortante y deseable durante el invierno, cuando el cuerpo pide un buen caldo para terminar el día y acostarse bien temperado por dentro. Acá, entonces, nuestro simulacro de ramen, con el que cualquier japonés se espantaría pero que a nosotros nos alcanza para creernos más internacionales.

  • 2 litros de caldo de verduras o de pollo
  • 3 filetes de pollo deshuesados
  • 4 cucharadas de salsa de soya
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 300 gramos de fideos de cocción rápida (sin agregar sazonador) o fideos de arroz
  • 2 cebollines picados finamente
  • 4 huevos
  • 200 gr de champiñones
  • 1 zanahoria picada en bastones finos
  • Sésamo
  1. Poner el caldo en una olla, agregar las zanahorias, la salsa de soya, el aceite de sésamo y los champiñones laminados. Llevar a ebullición, bajar el fuego y cocinar por diez minutos.
  2. Saltear las pechugas de pollo con ajo y sal en un sartén hasta que queden doradas. Cortar en láminas y reservar.
  3. En otra olla con agua hirviendo, cocer los huevos por seis minutos. Pasado el tiempo, sacarlos y ponerlos en un recipiente con agua y hielo para detener su cocción.
  4. En la olla con el caldo, agregar los fideos, subir el fueg y cocer por el tiempo que diga su empaque o hasta que estén blandos. Apagar el fuego y dejar reposar unos minutos.
  5. En pocillos hondos, servir primero el caldo con los fideos y luego un huevo abierto, láminas de la pechuga de pollo, cebollín picado, bastones de zanahoria y sésamo.

#Receta #cómo #hacer #ramen #sencillo
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.