Connect with us

Noticias

De qué trata el libro de Patricia Cerda sobre Gabriela Mistral

Published

on

Gabriela Mistral hizo su último viaje al Valle del Elqui en 1954. A su tierra natal llegó con su querida Doris Dana y su secretaria, Gilda Péndola. El 9 de septiembre arribó al puerto de Coquimbo con la salud debilitada, pero con ansias de reencontrarse con su hermana Emelina y la tumba de su madre, Petita.

Así se inicia Lucila, el último libro de Patricia Cerda que llegó a librerías el 1 de marzo de este año, de la mano de Ediciones B. En 297 páginas, la autora e historiadora penquista hace viajar al lector entre el presente de la poeta y su vertiginoso pasado, marcado por la enseñanza autodidacta, los amores truncados y el ascenso como una de las escritoras más importantes de su generación y de la historia.

Desde Berlín, Alemania, Patricia Cerda se conecta con Culto a través de Zoom. Con un semblante tranquilo y la voz segura, cuenta cómo fue conociendo a Lucila Godoy, la única persona que realmente conoció a Gabriela Mistral.

Patricia Cerda

– Después de Violeta y Nicanor, después de Ercilla y las contradicciones del Imperio, llega Lucila. ¿Por qué escribir ahora sobre la poeta?

También está Mestiza, Rugendas. Hay un proyecto detrás de eso. La verdad es que era como obvio que en algún momento tenía que llegar a Gabriela Mistral. No sé por qué no lo hice antes. Creo que tenía que tener la madurez suficiente y el oficio suficiente. Tenía que estar preparada para ella, creo que después de escribir sobre Violeta y Nicanor, sobre Ercilla, yo ya estaba preparada para entender a Gabriela Mistral, a la que declaro que no conocía. Solo sabía que era un gran personaje de nuestras letras, una mujer muy respetada, nuestra Premio Nobel, sabía que es un orgullo nacional y que lo es cada vez más. Me lancé y me encontré con un personaje muy interesante del que supe, desde el primer momento, que iba a aprender mucho.

Lucila, libro de Patricia Cerda

–¿Cuál fue el aspecto que más le llamó la atención al conocer a Lucila Godoy, más allá de Gabriela Mistral?

La imagen más fuerte que yo tenía era de tres mujeres solas en el Valle del Elqui, pobres, solas, arreglándoselas en una sociedad machista, donde los hombres se van y ellas crean un fuerte matriarcado. Una de ellas es Lucila, a quien al final hay que entenderla con esas otras dos mujeres. Ella nunca se vio sola, ella siempre está muy relacionada con su madre y con su hermana. Eso fue lo que más me llamó la atención, esas tres mujeres y yo vi que esa era la novela. Por eso me fui a ficcionalizar su último viaje, porque ahí está de nuevo la premio Nobel, Gabriela Mistral, reencontrándose con Lucila y con sus raíces.

–¿Qué hay de verdad y qué hay de ficción en esta novela?

Los datos personales de ella son fidedignos. Por supuesto que toda esa comunicación, las cosas que pasan en ese viaje, casi todo ahí, es ficción. Las conversaciones con sus excompañeras de colegio. Por ejemplo, hay un capítulo que se llama La Mateada del Tambo, que es ella tomando mate con sus amigas. Eso se sabe porque existe la tradición, pero lo que se conversó ahí es ficción, pero basándome en el estilo mistraliano.

Las relaciones de la poeta son vigas centrales de la novela. Sin embargo, Gabriela Mistral en su época tuvo muchos roces con los intelectuales chilenos, como Carlos Ibáñez del Campo, Amanda Labarca y Pablo Neruda, así como con personajes internacionales, quienes sentían resquemor por la chilena debido a su pensamiento americanista.

“Esos fueron descubrimientos a partir de sus cartas. Como una carta que le mandó a Armando Donoso y que salió en el periódico. Hubo quejas de los españoles y ella tuvo que salir arrancando. Ella tenía que ser muy cuidadosa con sus enemigos chilenos, ya que había enemigos por todas partes que podían salir en cualquier momento. No dice que ella es madre de Yin Yin por temor a que le quiten todo, se hubieran quedado sin ningún apoyo, una paria y entonces claro, ella no podía ser sincera. Ella tenía que ser cuidadosa. Entonces había un juego entre la honestidad de poeta y el cuidado social, digámoslo así, de no dejar que alguien sepa de su vida cotidiana”, explica Patricia Cerda.

Pablo Neruda, 1968. Foto: Evandro Teixeira.

Pablo Neruda sale varias veces mencionado en la novela. Un personaje que aparece como un muchacho de 16 años, quien en Temuco visita a Mistral y le muestra sus poemas. Cuarenta años más tarde, este le ofreció el Premio Stalin, el que la poeta rechazó por su animadversión al comunismo y sus creencias religiosas. “Ella sentía que tenía que cuidarse de él, de hecho ella lo vio un poco detrás de esa intriga cuando se tuvo que ir de España. Ella vio que él estaba muy bien relacionado políticamente, nada menos que con la Unión Soviética”.

Amanda Labarca, docente, escritora y activista feminista, también miraba con recelo a Lucila Godoy y posteriormente a Gabriela Mistral. La carrera de profesora autodidacta que emprendió esta última, sus trabajos como directora de colegios y su influencia en la educación chilena, y luego mexicana, abrieron la distancia entre ambas figuras.

“El tema es que son muy cercanas en lo que hacen y eso llama a rivalidades. Amanda Labarca sentía resquemor de Gabriela Mistral, por donde llegó sin hacer la carrera que hizo ella, eso le molestó. Eso significó para Gabriela Mistral tener que cuidarse, porque el ambiente era hostil”, comenta Patricia Cerda.

La autora de Lucila es clara al distinguir los aliados de los pitutos. Gabriela Mistral, a lo largo de su vida, cultivó relaciones claves que la ayudaron a convertirse en una reconocida artista. Uno de ellos fue Bernando Ossandón, fundador del diario El Coquimbo, quien fue el primero en confiar en el trabajo de la maestra Lucila Godoy, invitándola a escribir en su periódico.

Patricia Cerda describe, por ejemplo, el estrecho vínculo que la unía con el expresidente Pedro Aguirre Cerda, su estrecha amistad con Palma Guillén y con las autoras Delmira Agustini, Alfonsina Storni, Victoria Ocampo o Juana de Ibarbourou. “Ellas sentían que tenían que apoyarse, luchar contra el espíritu del cuerpo de los escritores que era muy fuerte y que tendía a excluir a las mujeres. De hecho, ya había sufrido una marginación en la Antología de la Nueva Poesía Chilena. Por eso también fue crucial el encuentro de Montevideo”.

Gabriela Mistral en el Instituto Vásquez Acevedo, donde fue invitada al curso latinoamericano de vacaciones, realizado en Montevideo, Uruguay en 1938. A su lado están Alfonsina Storni y Juana de Ibarbourou.

“En esta novela yo aprendí la diferencia entre los aliados y los pitutos. Los aliados son esas personas que ven talentos y quieren apoyarte por esos talentos. En cambio, los pitutos son personas que te apoyan porque tú eres conocida, porque quieren hacerte un favor o pagarle un favor a alguien”, compara la escritora.

Uno de los grandes aliados de Mistral fue Pedro Aguirre Cerda. “Ella arrendó una casa preciosa, que también visité, en Coquimbito, donde escribió los Sonetos de la Muerte. En un paseo ella llegó al pueblito donde vivía Pedro Aguirre Cerda y ahí se conocieron, estuvo en su casa, se hizo amiga de él y de Juanita Aguirre, su esposa. Ella lo visitaba ahí y él conoció los talentos de Mistral. Fue muy importante cuando la empiezan a proponer para el Premio Nobel. El primero que se suma a esta propuesta es Pedro Aguirre Cerda, o sea, fundamental. Es su aliado más importante en chileno”, profundiza la autora.

Gabriela Mistral y Pedro Aguirre Cerda

Juan Manuel Godoy fue el gran amor de Gabriela Mistral. Su sobrino en la vida pública y su querido hijo en el hogar. Yin Yin fue fruto de una aventura que la escritora vivió en Italia. Patricia Cerda relata la dura pérdida de Mistral cuando este se suicida, suceso clave en su vida personal y en su obra. “Hay una tremenda contradicción ahí. Yo la entiendo, entiendo que no haya querido contar que fuera su hijo, porque la hubieran demolido (…) Hay un registro, una entrevista que dio Doris Dana a Paulina de Allende-Salazar, cuando vino a Chile. Ahí ella contó que Mistral era la madre de Yin Yin y dice que el padre era un affaire que tuvo con un italiano”.

Gabriela Mistral y Yin Yin

La pareja de Gabriela Mistral, Doris Dana, quien vivió con ella ocho años antes de su muerte, fue una de las principales receptoras del apasionado amor de la oriunda de Vicuña. “Ella cuando se enamoraba era intensa, y enamorarse era un momento en que pensaba mucho sobre ella misma, repasaba mucho sus sentimientos en estas cartas. La profundidad a la que ella podía llegar en sus sentimientos la sorprendía a ella misma. Creo que ella se enamoraba del alma”.

Patricia Cerda incluye también el amor con el escritor chileno Manuel Magallanes Moure, que se cultivó siempre desde la distancia a través de cartas. Además, menciona a uno de los primeros amores de Gabriela Mistral, el humilde Romelio Ureta.

Un año le tomó a la autora nacional seguir los pasos de Gabriela Mistral. En Lucila, como en sus otras novelas, la narración poética se mezcla con los datos, donde nada sobra y todo aporta. La historiadora no abusa de los hechos, como tampoco de las descripciones. Va al grano con un texto directo, sin rodeos, sin misterios.

– ¿Qué características de Gabriela Mistral identifica en usted?

Si ella me llegó tan hondo es por algo. Creo que la rebeldía, ese deseo, las ganas profundas de saber y de profundizar en los temas que le gusta. Ese deseo de trascendencia, pero lo más importante de todo, el querer evolucionar. Para mí escribir es evolucionar y en eso, yo creo que si algo tengo en común, es que ambas sentimos que escribir es evolucionar y tenemos la obligación de desarrollar todos nuestros talentos.

– ¿Ambas se hubieran llevado bien?

Creo que sí, porque yo no hubiera entrado a competir con ella, me hubiera acercado a aprender. Me hubiera acercado a ella a crecer. Hubiera sido Palma Guillén. De ella se aprendía mucho, Gabriela podía ser muy generosa. Hubiera sido su discípula.

Patricia Cerda

#qué #trata #libro #Patricia #Cerda #sobre #Gabriela #Mistral
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

La jugada para el destrabar Ministerio de Seguridad Pública

Published

on

Una nueva propuesta para destrabar la discusión del proyecto que crea el Ministerio de Seguridad Pública puso sobre la mesa el gobierno, luego de que esta mañana se viviera una tensa jornada en la comisión especializada de los diputados, que está a cargo definir los contenidos de la iniciativa.

Si bien la orgánica de la nueva cartera pensada para liderar el combate de la delincuencia ya fue votada por la Comisión de Seguridad Ciudadana, aún falta por resolver cuáles serán las nuevas atribuciones del Ministerio del Interior. Ese fue el tema que hoy dio paso a un duro enfrentamiento en la sesión matinal de la instancia.

En este punto, que ya es parte de una discusión sobre normas adecuatorias, La Moneda propuso que la secretaría de Estado, que hoy dirige Carolina Tohá (PPD), asumiera en forma explícita el rol de “jefe o jefa de gabinete”, a cargo de la coordinación y la supervisión estratégica del programa de gobierno, a modo de compensar el inevitable debilitamiento del Ministerio del Interior, en la medida que todas las atribuciones de orden público y seguridad serían traspasadas a una nueva cartera.

Aunque este rol de coordinación, supervisión y de jefatura de gabinete operaba muchas veces en la práctica, no tenía un respaldo legal, por lo que el ministro del Interior siempre dependía del empoderamiento de facto que le daba el Presidente de la República. De hecho, en el pasado, no todos los titulares del Interior han gozado de poder político real.

El problema es que la derecha había suspicacias de dotar especialmente a Tohá de los nuevos superpoderes, dada su cualidad de presidenciable del oficialismo, condición de la fue ungida esta semana por el propio Presidente Gabriel Boric.

“Es esta una suspicacia infundada. En todo caso para facilitar la aprobación del proyecto el Gobierno tiene toda la disposición para que las nuevas tareas que asumiría el Ministerio del Interior se apliquen a contar del próximo período presidencial”, dijo el ministro secretario general de la Presidencia, Álvaro Elizalde (PS).

El titular de la Segpres añadió que “constituye una necesidad imperiosa la aprobación del proyecto de ley que crea el Ministerio de Seguridad. Es esta una iniciativa que forma parte del fast track legislativo en materia de seguridad y esperamos que el texto sea aprobado con celeridad por la Cámara”.

“Se ha suscitado una controversia inconducente e innecesaria. Los cambios institucionales, como es el caso de la creación de un nuevo ministerio con una responsabilidad tan importante como es la seguridad pública, requiere de una mirada de largo plazo más allá de la coyuntura política. El Gobierno considera fundamental avanzar en la creación del Ministerio de Seguridad y, ello exige definir y precisar las tareas del Ministerio del Interior”, comentó Elizalde.

Antes de que el gobierno lanzara este ofrecimiento para despejar las sospechas opositoras, los diputados de oposición presentaron una indicación para eliminar el traspaso de nuevas potestades a Interior, la cual fue rechazada, gracias a que el diputado Andrés Jouannet (Amarillos) se alineó con la postura de La Moneda.

No obstante, cuando se estaba discutiendo la proposición alternativa de la oposición, Jouannet no estaba en la comisión. A esa hora de la mañana, la sala de la Cámara estaba también sesionando en paralelo.

Frente a esa situación, el presidente de la Comisión de Seguridad, Andrés Longton (RN), intentó apurar la votación dada la minoría oficialista, pero el diputado Raúl Leiva (PS) comenzó a alargar su intervención para ganar tiempo.

Longton intentó apurarlo: “Vote por favor”.

Pero Leiva le contestó: “Cuando hablo, usted se calla”.

“Lo censuro… Lo privo del uso de la palabra”, replicó el legislador de RN, dando paso a un tenso cruce verbal.

El conflicto, sin embargo, ayudó al oficialismo, ya que Jouannet alcanzó a llegar a votar y darle el voto decisivo al oficialismo.

Revisa a continuación el video con el tenso intercambio entre los diputados.

#jugada #para #destrabar #Ministerio #Seguridad #Pública
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

¿David Beckham está en Chile?

Published

on

¿David Beckham está en Chile? ¿Qué anda haciendo el ex capitán de la selección inglesa y el Manchester United y actual copropietario del Inter de Miami, donde brilla Lionel Messi? Las preguntas surgen espontáneamente al ver las sugerentes imágenes que circulan, por estas horas en las redes sociales.

Las señales son directas. Muestran el tatuaje característico del exmediocampista en la mano derecha, con el nombre de su esposa, Victoria, y la frase Dream Big Be Unrealistic, que se inmortalizó en homenaje al rapero Jay Z, en situaciones que le ubican en lugares relacionables con Chile. De hecho, una maleta contiene una etiqueta que da cuenta del desplazamiento entre el aeropuerto de Heathrow y el de Pudahuel, en Santiago.

A Beckham también se le muestra cenando en un restorán del sector alto de la región Metropolitana y recorriendo el cerro San Cristóbal en bicicleta. Hasta ahí, un panorama más detallado y concreto parece imposible. Incluso se puede llegar a alimentar la idea de que, en su rol de dueño del club estadounidense, podría estar en el país siguiéndole la pista a alguna de las figuras que actúan en el país para que se transforme en compañero de Messi.

La maleta de David Beckham.

Sin embargo, la realidad es otra. Se trata, efectivamente, de una campaña publicitaria de una marca de cerveza (Stella Artois) con la que, efectivamente, Beckham está vinculado.

Eso sí, la compañía se ha esforzado por mantener el misterio. “Se piensa que pudo venir a vacacionar, grabar un documental o que pudo venir como figura de un importante spot publicitario de la mano de una icónica marca internacional. Mientras que algunos internautas comentan que está en el país dado un próximo acuerdo relacionado con el Inter de Miami y algún jugador o equipo de fútbol de nuestro país”, plantea, como una forma de mantener la expectación.

#David #Beckham #está #Chile
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Vallejo confirma que Yáñez se va antes de formalización

Published

on

Este miércoles, en medio de una entrevista televisiva, la ministra de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, finalmente confirmó que el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, dejará el cargo antes de su formalización, programada para el 7 de mayo.

El jefe policial enfrentará cargos por su eventual responsabilidad en el delito de omisión de apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves y homicidio, durante su gestión como encargado de Orden y Seguridad en el estallido social.

En diálogo con Mega, la secretaria de Estado fue inquirida por el contenido de una nota de El Mostrador que plantea que la máxima autoridad de la policía uniformada negoció con La Moneda dejar el mando días después del aniversario institucional, este sábado 27 de abril.

“El general Yáñez evidentemente va a participar en el aniversario de Carabineros”, afirmó la titular de la Segegob.

Y seguidamente apuntó al “criterio Tohá”, que indica que aquellas autoridades que sean formalizadas deben dejar sus cargos: “Ahora, nosotros tenemos un criterio político, no procesal, que es independiente del nombre o de la autoridad (…) básicamente es una definición política del gobierno que busca no distraer a instituciones clave, en este caso para la seguridad, frente a eventuales formalizaciones o procesos de formalización de quienes están a cargo de esas instituciones”.

El general director de Carabineros, Ricardo Yáñez. Foto: Javier Salvo/Aton Chile.

Más adelante en la entrevista, al ser consultada nuevamente si Yáñez dejará el cargo previo a su formalización, Vallejo respondió: “Evidentemente el criterio aplica frente a escenarios de formalización y el criterio es que dejen sus cargos, por lo tanto, eso responde a su pregunta”.

Y luego agregó: “Ahora, el momento exacto lo van a saber cuando decidamos comunicarlo. No vamos a adelantar la fecha de ese escenario”.

La ministra apuntó que esta definición es “independiente del caso, independiente de lo que opinemos sobre la formalización, independiente de cómo termine, incluso, o cómo se apliquen medidas cautelares o no, es una distracción para el funcionamiento de instituciones clave, que su principal autoridad, que además su remoción depende del Presidente de la República, siga en sus funciones”.

“Esto es un criterio político para todos, incluido el general director”, enfatizó.

Antes, en una entrevista matinal con radio Universidad de Chile, Vallejo negó que Yáñez haya pactado su salida con La Moneda en razón del “criterio Tohá”.

“No. Nosotros tenemos un criterio que es de público conocimiento. En algún momento se trató de criticar mucho a la mensajera, a la ministra del Interior, pero se ha catalogado como el criterio Tohá. O la doctrina, incluso. Ella, lo que hizo la ministra fue manifestar la posición de gobierno frente a las formalizaciones que tuvieran que enfrentar alguna autoridad de gobierno, algún cargo de confianza del gobierno. Y en ese sentido, nosotros vamos a estar manteniendo ese criterio en todo momento, y no solamente respecto al caso del general director”, sostuvo la vocera.

Ricardo Yáñez, general director de Carabineros. Foto: Javier Salvo/Aton Chile.

Luego, en una actividad en Maipú, la ministra ahondó en su reflexión al volver a ser consultada por el tema y recalcó que el criterio “no es para juzgar o evaluar o una forma de evaluar negativamente la relación con las personas o catalogar el juicio en el que están siendo investigados o procesados”.

“Es para permitir que las instituciones de las cuales están a cargo estas personas no tengan ninguna distracción en su funcionamiento y permitan un buen desarrollo”, dijo.

#Vallejo #confirma #Yáñez #antes #formalización
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.