Connect with us

Noticias

Justicia de Brasil condena a Bolsonaro a pagar más de 9.000 dólares por ataques a periodistas

Published

on

Un tribunal brasileño condenó este jueves al expresidente Jair Bolsonaro en segunda instancia pagar una indemnización de 50.000 reales brasileños (más de 9.200 dólares) por daños inmateriales a los periodistas.

La Cuarta Sala de Derecho Privado del Tribunal de Justicia de Sao Paulo confirmó la sentencia dictada por un tribunal anterior, aunque ha reducido a la mitad el importe de la indemnización.

El equipo legal de Bolsonaro, que deberá revertir este pago al Fondo Estatal para la Defensa de los Derechos Difusos, cuyo fin es promover la reparación de los daños causados ​​al medio ambiente o a los derechos de carácter artístico o colectivo, Ha argumentado que “nunca hubo censura” y que sus palabras no se referían a todo el oficio, “sino a determinados profesionales”.

En abril de 2021, el Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Sao Paulo (SJSP) presentó una demanda contra el expresidente para que dejar de ofender, deslegitimar y descalificar la profesión periodísticaademás de filtrar datos personales de los reporteros.

El coordinador jurídico de la SJSP, el abogado Raphael Maia, sostuvo que las declaraciones de Bolsonaro ocurrieron “de manera hostil, irrespetuosa y humillante, con uso de violencia verbal, expresiones groseras, peyorativas, homofóbicas, xenófobas y misóginas”.

“(Estos) van más allá de su derecho a la libertad de expresión e implican un acoso moral colectivo contra todas las categorías de periodistas, atentando contra la libertad misma de prensa y la democracia, ya que tienen el poder de infundir miedo a los profesionales de la prensa”el Señaló.

#Justicia #Brasil #condena #Bolsonaro #pagar #más #dólares #por #ataques #periodistas
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Radiografía a las deudas del CAE

Published

on

Cuando se tramitó la Ley del Crédito con Aval del Estado, dice Sergio Bitar, exministro de Educación del Presidente Ricardo Lagos, hubo algo que no imaginaron: la gran cantidad de morosidades que el sistema tendría luego de 18 años de implementación.

Esa evasión de pagos del CAE se refleja en cifras. La Tercera accedió -a través de una solicitud por Ley de Transparencia- a los registros de la Comisión Ingresa de los 895.852 créditos en etapa de pago, desde los inicios de la política -en 2006- hasta diciembre del año 2023. El crédito lo pidieron 511 mil mujeres y 384 mil hombres. Lo hicieron para estudiar principalmente en institutos profesionales (38,98%) y en universidades privadas (33,18%).

Así, según este registro, 410 mil créditos están en etapa de ejecución de garantía. Es decir, el punto al que se llega cuando el alumno deja de pagar más de tres cuotas y no regulariza con el banco su situación.

Pasado ese punto, el banco demanda al estudiante. También le solicita al Estado de Chile ejecutar la garantía que puso en cada crédito. El dinero para pagarles a los bancos sale de las arcas del Mineduc y el estudiante pasa de ser acreedor del banco, a un acreedor de la Tesorería General de la República.

De esas 410 mil garantías ejecutadas, 137 mil (el 33,48%) son por alumnos que desertaron antes de terminar su carrera.

El desglose de las garantías ejecutadas revela, además, que el 52% de los créditos emitidos para estudiantes de Centros de Formación Técnica (CFT) e Institutos Profesionales (IP) se encuentran en ejecución de garantía. De ellos, el 64,3% egresaron de su carrera.

Le siguen en el listado las universidades privadas que no son parte del Cruch, con un 41,5% de sus créditos en ejecución de garantía. Más abajo, con mejor comportamiento, aparecen las universidades estatales del Cruch, con un 33,6%, seguidas de las privadas del Cruch, con un 30,6%.

Los deudores que están al día con sus cuotas, en cambio, representan el 30,26% de todos los créditos en etapa de pago. También se observa que 50.154 (5,60%) personas lo han terminado de pagar por completo.

El doctor en economía y académico de la Usach Víctor Salas ha advertido el fenómeno del cese de pagos del CAE. Dice esto luego de constatar que las personas que no pagan su crédito rozan la mayoría:

-Es un fracaso total. Esa cifra no puede ser. Esto le trae costos muy altos al Estado.

Si hubiese que representar el perfil de quien no paga en un solo estudiante, sería hombre. De cada 100 de ellos que pidieron el crédito, 48 lo dejaron de pagar hasta la fase de ejecución de garantía. Ese número baja a 44 en el caso de las mujeres.

Los hombres también deben más. Del universo de personas que tienen cuotas atrasadas, los hombres promedian 46 cuotas de atraso, versus las 40 de las mujeres. El monto de los 410 mil créditos con garantía ejecutada promedia 240 UF para los hombres, frente a las 228 UF de las mujeres.

Pero hay algo más. Al relacionar el universo de créditos solicitados por tipo de institución de educación superior con la cantidad de garantías ejecutadas, se obtiene que los CFT (52,09%) e IP (52,09%) son los planteles donde más se abandona el pago del CAE. Vale decir: de cada 10 créditos solicitados allí, cinco cayeron en ejecución de garantía.

En el mundo de los IP, el Instituto Arcos encabeza la lista de planteles con más morosos. De todos los créditos otorgados para estudiar allí, el 62,5% fueron abandonados. Le siguen el Valle Central (62,29%), Los Leones (59,8%) y La Araucana (58,6%).

En esos planteles, los campos de estudio con más garantías ejecutadas respecto a los beneficiarios son las Ingenierías (34.947 morosos, el 47,23% de los beneficiarios), Enfermería (17.720 morosos, el 53,94%), Administración (34.947 morosos, el 47,64%), Construcción (12.176 morosos, el 57,20%) y Trabajo Social (11.467, el 53,43%).

Entre esos cinco campos de estudio, los morosos (89.525) suman más registros que la gente que está con el CAE al día en toda la matrícula de los IP (86.977). Entre los cinco, promedian un 17,27% de deserción entre morosos.

En otro análisis, si se observan los cuatro IP que tienen más de 30 mil estudiantes con CAE, el ranking de morosos lo lidera el AIEP. El 53,5% de sus créditos cayeron en ejecución de garantía. Le siguen el DUOC UC, con un 49,94%, el Santo Tomás (48,9%) y el Inacap (47,2%).

En los CFT el panorama es similar. Los dos CFT con mayor cantidad de alumnos con CAE, el Santo Tomás (29.700) y el Inacap (23.400) suman entre ellos el 81% de créditos otorgados a este tipo de instituciones. El porcentaje de garantías ejecutadas de ambas instituciones llega al 51,6% y 50,8%, respectivamente. Es decir, 53 mil estudiantes en solo dos instituciones que dejaron de pagar para siempre su CAE.

Las carreras relacionadas a Salud son las más morosas entre CFT: 17 mil garantías ejecutadas. Son un cuarto de todas las morosidades en esas instituciones. El 50,29% de los CAE otorgados a esos estudiantes terminaron con garantía ejecutada. El 22% de los morosos en ese campo son desertores.

Tanto los CFT como los IP tienen una mayor cantidad de abandono de pagos, a pesar de que sus cuotas del crédito son de un monto menor al resto de las instituciones. Al calcular con la UF del 31 de diciembre de 2023, la cuota de los créditos con pagos al día de los CFT ascendía a $27.458. Es la más baja entre todos los tipos de instituciones. La segunda de menor valor es la de los IP, con $38.675. La más alta: la de las universidades privadas que no son del Cruch, con $69.809.

Juan Pablo Guzmán, rector del IP y CFT Santo Tomás, también es coordinador de la Comisión de Trabajo sobre Financiamiento de Vertebral, la asociación de IP y CFT.

Lo que dice Guzmán es que hay que considerar las diferencias socioeconómicas de los alumnos entre instituciones: el 71% de su matrícula corresponde a los primeros tres quintiles de ingreso.

A esto, Guzmán le suma otra explicación: Dice que el cuestionamiento público al CAE trajo un declive en los pagos.

-Si analizamos las cifras de la Comisión Ingresa, al cierre del 2020, la morosidad del CAE de egresados de universidades privadas era de 38%, y de CFT e IP era de 44%. A 2023, en cambio, esta cifra creció a un 50% y un 60%, respectivamente.

Lo otro que dice es que estas garantías ejecutadas no son gratis para ellos. El diseño del CAE obliga a las instituciones a financiar entre un 60% y un 90% del crédito de aquellos deudores que deserten de sus carreras. “Desde el inicio del sistema, los pagos por este concepto acumulan UF 15,8 millones. Llegaron a un máximo anual de UF 2,5 millones en 2021 y han comenzado a declinar, llegando a UF 2,0 millones en 2023″, apunta. Y suma: “Considerando las características del financiamiento CAE, en que existen suspensiones de cobro por desempleo, posibilidad de cuotas no mayor a 10% de la renta y una tasa de interés del 2%, cuesta mucho entender los niveles de morosidad que se observan en el sistema respecto de otras formas de crédito”.

En el caso de los campos de carreras universitarias con más garantías ejecutadas, en el ranking se empinan Teatro, Prevención de Riesgos y Música. Aunque al observar los campos con más de 10 mil solicitantes del crédito, aparecen Pedagogía (45,84%), Trabajo Social (43,63%) y Derecho (43,19%).

La universidad con mayor tasa de deudores con garantía ejecutada es la Arcis. De las 1.380 personas que pidieron CAE, 922 (66,8%) lo dejaron de pagar para siempre. Le siguen la Academia de Humanismo Cristiano (57%) y la Universidad del Mar (53,1%).

Víctor Salas tiene una explicación para las tasas tan altas de deudas entre los CFT e IP.

-Los estudiantes que entran a esas instituciones lo hacen porque no les piden puntaje, son cortas y les permiten salir pronto. El problema es que esas instituciones reciben alumnos a destajo, sin exigencias. Piensa que hay IP que en un momento llegaron a tener 100 mil alumnos. Y es probable que, por eso, sus ingresos futuros no sean los esperados. Por ende, acaban con poca capacidad de pago y abandonando el crédito.

Lo que dice Salas se condice con cifras.

Las IES (instituciones de educación superior) que tienen mejor comportamiento de pago son las universidades. El 36,79% de los deudores está al día. De cada cien deudores en una universidad privada del Cruch, 43 está siendo regular en sus pagos. Le siguen las universidades estatales del Cruch, con 38 cada cien, y las privadas, con 34.

De todas los planteles, la U. Andes y la PUC tienen el mejor comportamiento de pago. De cada 100 estudiantes que pidieron el crédito allí, 55 y 53 están al día, respectivamente. Desde allí, la tasa de pagadores al día desciende. Los que peor pagan son las universidades de Playa Ancha (25%), Humanismo Cristiano (24%), Los Lagos (21%) y la Arcis (16%)

Los estudiantes de las universidades privadas que no están en el Cruch poseen el peor comportamiento de ese tipo de planteles. El 41,53% de los alumnos que piden el CAE abandonan su pago.

En el detalle, las carreras con más garantías ejecutadas de esas IES son las relacionadas a la Pedagogía (17 mil morosos, el 35,65 del total de beneficiarios de ese campo), Enfermería (10.915 morosos, el 29,6%), Psicología (9.513 morosos, el 36,6%), Derecho (8.396, el 34,6%) e Ingeniería (7.064, el 34,67%). Entre las cinco, promedian un 30,4% de deserción entre los morosos.

Cristian Nazer, rector de la Universidad Finis Terrae y presidente de la Corporación de Universidades Privadas, dice que esto impacta también las arcas de sus planteles cuando deben costear el crédito de los que pidieron el CAE y desertaron en los primeros tres años.

-Eso se traduce en una limitante en la capacidad de las instituciones para invertir en infraestructura, tecnología y otros recursos esenciales para la enseñanza -dice el rector-. Sin los ingresos esperados, las universidades enfrentan dificultades para mantener y mejorar sus instalaciones y equipos, lo que impacta negativamente en la calidad de la educación que pueden ofrecer.

Hay otras causas que explican el declive en el pago del CAE.

El diseño original del CAE, dice Salas, fue perdiendo sentido con el paso de los años, a pesar de que se mantiene muy similar.

-El primer quiebre fue la entrada de la gratuidad. Eso cambió todo. El CAE estaba pensado para que los quintiles más bajos entraran a la educación superior. Pero con la gratuidad ellos empezaron a entrar por los puntajes de las pruebas de admisión. A pesar de eso, no hubo modificaciones en su estructura. Por eso, dice, los quintiles 4 y 5 hoy representan el 55% de los beneficiarios del CAE.

Esto tiene sustento al revisar el registro de créditos. El primer y segundo quintil, los más vulnerables económicamente, son los que menos pagan. El 50,18% de los créditos otorgados a personas de esos quintiles terminan con garantía ejecutada. A medida que aumenta el quintil, baja el cese de pagos.

Lo otro que dice Salas fue que con el correr de las demandas estudiantiles y la incorporación de la gratuidad se empezó a asentar la idea de que el CAE era una idea equivocada y fallida. Eso hizo prosperar el interés por dejar de pagarlo. Esto se acentuó, comenta, con las promesas de campaña del Presidente Gabriel Boric y la actual administración sobre “condonar” el crédito.

Cristian Nazer, el presidente de las universidades privadas, dice que sus estudiantes están “menos motivados a pagar puntualmente sus cuotas” desde esos anuncios. Juan Pablo Guzmán, en tanto, advierte un dato sobre esto.

-Si analizamos las cifras de la Comisión Ingresa, al cierre del 2020, la morosidad del CAE de egresados de universidades privadas era de 38%, y de CFT e IP era de 44%. A 2023, en cambio, esta cifra creció a un 50% y un 60%, respectivamente.

El desinterés por pagar el crédito tuvo otro aliciente: la ley Chao Dicom, que decretó que las deudas educativas, como el CAE, no se publicaran en el boletín comercial.

Katherine Pueyes es abogada en el estudio Defensa Educación. Comenta que ellos impulsaron la creación de esa ley. Agrega que han ayudado a cientos de clientes -desde 2018- a cumplir un objetivo: dejar de pagar su CAE y que su deuda se condone de manera judicial.

Pueyes y su grupo se amparan en una idea: creen que el CAE es una deuda injusta.

-La gente se da cuenta cuando sale al mercado de que las condiciones no son las que nos prometieron cuando firmas el beneficio -asegura-. Además, la gente siente que es un abuso. Al momento en que firmas el CAE tienes 18 años y estás entre la espada y la pared, porque necesitas estudiar. Llegas y firmas. No tienes otra opción.

Pueyes argumenta algo más.

-A nosotros los clientes nos dicen que dejaron de pagar porque no les alcanzaba. Pero también hay desertores que adeudan el CAE que no están contentos.

Pueyes comenta parte de su estrategia: dice que alientan a que los deudores del crédito no paguen hasta que se ejecute su garantía. Creen que el mejor escenario es que el acreedor sea la TGR, ya que permite generar convenios con montos bajos, o sencillamente retienen dineros de devoluciones de impuestos.

Sergio Bitar asume que esta estrategia no fue contemplada en el diseño original del CAE, ya que era imposible preverlo.

-En todos los negocios del mundo hay abogados que hacen negocios con el riesgo del mercado. Es una forma de obtener ingresos. No es para ayudar al alumno en problemas- responde.

El subsecretario de Educación Superior, Víctor Orellana, sostiene que el hecho de que haya tantos morosos del CAE tiene consecuencias graves para las arcas del Estado. Las garantías que se han ejecutado le han costado más de un billón de pesos al Erario nacional.

-Hasta el cierre del año 2023, el CAE le ha significado cerca de $9 billones al Fisco. De ellos, el 66% corresponde a compra de créditos y el 34% a otros pagos y subsidios adicionales a los bancos, entre los que destaca el pago de casi $ 1,5 billones por recargas resultantes de los procesos de licitación y cerca de $1,2 billones en ejecución de garantías en favor de los bancos por estudiantes que han caído en situaciones de mora prolongada.

Orellana dice algo más.

-El Presupuesto 2024 considera en total más de 832 mil millones para sostener la operación del CAE, equivalentes al 23% de todo el Presupuesto para la Educación Superior. Estas cifras explican por qué se hace necesario terminar con este sistema de financiamiento y crear uno nuevo, más eficiente, que alivie a un Estado que ha tenido que desembolsar millonarias cifras para hacerse cargo de las deudas.

El hecho de que haya 410 mil garantías ejecutadas del CAE, extiende Salas, tiene consecuencias financieras para las arcas del Estado. A la larga, dice, el tesoro público ha tenido que pagar por todas las carreras universitarias morosas.

-El Fisco debe comprar esta deuda a través de una glosa del Ministerio de Educación. Esa deuda el Estado la compra a los bancos pagando el interés del 6% de cada crédito. De aquí a algunos años puede convertirse en una carga muy difícil de pagar para el Estado.

La Asociación de Bancos fue consultada para esta nota, pero declinó participar.

Sergio Bitar asume que todos estos costos colaterales no fueron calculados. Esgrime una razón.

-Se suponía que las cifras iban a ser menores. Mucho menores. El detalle de esa cifra no existe, ya que nunca se han calculado. Era muy incierto todo. Dependía del empleo futuro, de la calidad de la universidad, de los conocimientos del alumno. No se puede calcular con anticipación fenómenos que son cambiantes. Pero aún así era viable y se calculaba que iba a ser una cifra manejable.

El Presidente Ricardo Lagos se refirió a esto en la Comisión Investigadora del CAE el 2018 a través de un documento. Dijo que el débil sistema de acreditación que se aprobó el 2006, que daba pie a que una institución pudiera ser parte de este crédito, es la causa de este problema.

“Esto posibilitó que una parte de los recursos llegara a instituciones de carácter no selectivas, que admitían un gran número de alumnos provenientes de las familias más vulnerables y que no tenían la capacidad para formar adecuadamente a sus estudiantes, por lo cual ellos posteriormente han visto muy dificultado su acceso al mercado laboral. Claramente estas consecuencias de la implementación del CAE, nunca estuvieron en las cabezas de quienes lo diseñaron, ni de las autoridades que aprobamos esta alternativa”.

Bitar cree que es hora de modificar el CAE y avanzar hacia otro modelo de financiamiento. Por eso, dice, ha estado reuniéndose con el subsecretario de Educación Superior para aportar en el diseño de una nueva solución.

Eso sí, Bitar aún defiende el CAE. Dice que el doblar la matrícula de educación superior es un logro cuyo impacto no se mide con dinero.

-¿Cuál es el costo de dejar afuera 300.000 jóvenes a un país? Un joven con educación abre nuevos horizontes y transforma una sociedad. Un criterio de contador no sirve para esto, porque entonces ningún país se desarrolla. Era la mejor fórmula que teníamos en ese momento. Y era un compromiso que los jóvenes pobres pudieran estudiar en la universidad si es que tenían mérito. Y yo creo que en buena parte de eso se cumplió.

#Radiografía #las #deudas #del #CAE
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

La historia de la empresa que causa más “Nvidia”

Published

on

Nada podría definir mejor la envidia hoy que el sentimiento que exhiben aquellos que, con las manos vacías, miran a quienes compraron acciones de Nvidia hace dos años o antes.

El 14 de junio de 2022, el papel de esta empresa tecnológica se transaba en 15,84 dólares. Este viernes 14 de junio, cerró en US$131,88. La inversión de esos “nvidiables” aventajados se multiplicó en más de 8 veces. Y los de quienes compraron hace cinco años, aumentó un 3.500%. Esto llevó la capitalización de mercado de la compañía de Santa Clara, California, a US$3,24 billones, la tercera más grande del mundo, sólo superada por los US$3,29 billones de Microsoft y US$3,26 billones de Apple (aunque incluso hace nueve días superó a la empresa de la manzana mordida y se ubicó momentáneamente segunda). La cifra equivale a casi diez veces el PIB de un año de Chile.

Muchos se preguntan el porqué de este boom y ponen en duda que se prolongue por mucho tiempo, como ha ocurrido con varias de estas explosiones bursátiles en la historia reciente y más aún en esta época de revolución tecnológica, donde ha habido empresas que han llegado a ser las más grandes del mundo y luego se han desinflado, como ocurrió con Cisco Systems en la década del 2000. Otros creen que este auge se mantendrá, al menos por unos años, mientras no surjan competidores que puedan destronar la ventaja productiva de Nvidia.

Al menos hasta ahora, Nvidia es la empresa de moda de Silicon Valley y de Wall Street, aunque no todos entiendan claramente lo que hace. Porque, claro, su historia de 31 años parte como una productora de microprocesadores o chips gráficos para videojuegos. Pero hoy ha superado esa descripción gracias a la veloz irrupción de la inteligencia artificial (IA) como la nueva frontera tecnológica que pretenden explotar también las otras grandes del rubro.

Dos de los chilenos más reconocidos de Silicon Valley son quizás los más indicados para explicar en simple lo que hace Nvidia y que le ha permitido ser tan apetecida: la economista y data scientist María de los Ángeles “Cuky” Pérez y el ingeniero eléctrico Ricardo Baeza-Yates.

Nvidia hoy es el líder productor de GPUs. Estos son los chips que se utilizan para el procesamiento de datos para la inteligencia artificial. Dado el boom que está teniendo esta tecnología, Nvidia estaba en una increíble posición para privilegiarse de este incremento exponencial en los chips”, explica la exdirectora de Data Science de Airbnb y hoy directora de empresas.

“Ellos son los que saben cómo hacer este chip GPU, que es una tecnología protegida, con mayor densidad, mayor velocidad, etc. O sea, tienen el mejor producto de chip gráfico del mundo y eso les da una ventaja enorme, porque no hay nadie que compita con ellos”, complementa el director de Investigación del Instituto de IA Experiencial de Northeastern University y miembro del DATA Lab del Khoury College of Computer Sciences.

La compañía de Santa Clara, sigue haciendo chips gráficos. La diferencia es que estos semiconductores no son sólo para videojuegos o diseños arquitectónicos, sino que otorgan una facilidad mayor para el desarrollo de la IA, debido a su amplia capacidad y velocidad. “Es el chip que permite entrenar y ejecutar más rápido modelos de redes neuronales”, añade Baeza-Yates.

Nvidia nació en 1993 de la mano del ingeniero eléctrico taiwanés Jen-Hsun (Jensen, para los americanos) Huang, hoy un rockstar de chaqueta de cuero de Silicon Valley que viaja por el mundo evangelizando sobre las ventajas de la IA. Lo acompañaban sus colegas estadounidenses Chris Malachowsky y Curtis Priem. Los tres venían de la industria de los microprocesadores y se asociaron con la intención de levantar una startup que proveyera de chips gráficos a la industria de los videojuegos, pues veían ahí una oportunidad de negocio que se avizoraba de gran crecimiento.

Mientras levantaban financiamiento de fondos de capital de riesgo como Sequoia Capital, buscaron un nombre. Y el cómo llegaron a él tiene dos versiones: uno, que buena parte de los archivos que compartían los socios para sus ideas de producto llevaban la sigla NV, por “next version”; y otra que la misma sigla NV quería decir “next vision” (visión futura). A ella le sumaron VID en referencia a video (por su producto de tarjetas gráficas para computadoras). Y a la siga de alguna palabra que uniera tales conceptos llegaron al latín “invidia” (envidia, en castellano), a la que le restaron la i.

Pero en los años 90 la compañía era una más entre las muchas que desarrollaban tarjetas y chips para gráfica, como Silicon Graphics. Su fundador Huang contó hace una semana en Taipei que incluso estuvo a punto de hundirse en sus primeros años, pues tuvo que llamar al CEO del fabricante de videojuegos Sega para decirle “que necesitaba que les pagara el total (de lo que le debían) o Nvidia quedaría fuera del negocio”. Durante esa década, los productores de chips gráficos competían duramente, porque los gamers más sofisticados exigían mejores animaciones y más velocidad para jugar.

En 1999, Huang desarrolló la llamada GPU, quizás el santo grial de lo que vendría después, para mejorar la visualización de las imágenes en las computadoras, como una alternativa a la CPU.

La CPU (unidad central de procesamiento) es “un chip con muchos núcleos de procesamiento que opera como el motor informático o el cerebro de la computadora, adecuado para una gran variedad de tareas, especialmente aquellas para las que la latencia o el desempeño por núcleo son importantes, como la navegación web”, explica el sitio web de Intel, rival de Nvidia. “La GPU (unidad de procesamiento de gráficos) es un procesador formado por muchos núcleos más pequeños y especializados que, al trabajar juntos, aumentan el desempeño en forma considerable y que están especialmente diseñados para un fin concreto”, agrega.

El paso de la CPU a la GPU es el hito fundacional del exitoso camino de Nvidia. Porque pese a que la función de la GPU siguió siendo mejorar los elementos visuales cada vez más realistas de los videojuegos, evolucionaron hasta convertirse en procesadores de otros usos, como la IA. Pero para eso faltaba un tiempo.

En los 2000, Nvidia aún ofrecía chips gráficos e incluso colaboró en el desarrollo de las consolas Xbox de Microsoft y Playstation de Sony. Gracias a ese trabajo, se convirtió en una compañía de US$ 1.000 millones. En ese tiempo, invertían en el desarrollo de la plataforma CUDA (sigla en inglés para Arquitectura Unificada de Dispositivos de Cómputo), un conjunto de herramientas para sacarle más partido a la GPU y que creó la base para aplicaciones como el blockchain y la IA.

El gran salto entonces se produjo casi de manera casual. Incluso se han creado leyendas en torno al hito que cambió el futuro de la firma, como que alguien de la empresa escuchó que un científico de datos había comentado en el chat de un videojuego que sus programas corrían más rápido usando el chip gráfico. Huang contó su historia: En 2012, Alexnet, una red neuronal convolucional (plataforma que usa datos tridimensionales para clasificar imágenes o reconocer objetos), fue entrenada mediante la GPU de Nvidia. “Allí partió el big bang: Nvidia arriesgó todo al duplicar su apuesta en la IA y en el deep learning (aprendizaje profundo)”, sacrificando su anterior apuesta por el rentable negocio de la gráfica en telefonía móvil. En pocas palabras, se encuentran con la noticia de que los chips gráficos se pueden usar para “entrenar” redes neuronales. Deep learning, entonces, son redes neuronales con muchos niveles que solamente se pueden utilizar con muchos datos y más capacidad de cálculo.

Desde ese momento, todos sus esfuerzos se centraron en mejorar el desempeño de sus chips GPU, enfocándose en las ventajas que prometía la IA. Y pese a que la travesía fue empinada y costosa, pues implicó desembolsar cerca de US$14 mil millones en inversión, recién a fines del 2022 la idea de la IA comenzó a hacerse patente en el valor bursátil de Nvidia, que inició su multiplicación hasta las exorbitantes cifras actuales.

Es hace dos años cuando se erige como gran detonante de su desempeño la llamada “IA generativa”, que es aquella cuyos sistemas “aprenden a imitar texto, imagen o video basados en datos generales que han visto en el pasado”, explica Baeza-Yates. Ejemplos de ella son ChatGPT como una IA generativa de texto o Midjourney y Sora, como IA generativa de imágenes o video. Y el éxito que ha tenido ChatGPT -es la aplicación más rápida de la historia en llegar a 100 millones de descargas- fue quizás uno de los mayores impulsores de la demanda por los chips que ofrecía Nvidia.

Desde ese punto de quiebre que la acción de la empresa de Santa Clara no ha parado de subir, porque todas las grandes tecnológicas quieren un chip como el que ellos ofrecen. Y paralelamente están trabajando en lograr un producto similar, que termine con la dependencia de Nvidia.

Si quieres un chip, tienes que esperar meses, porque no hay otro que lo venda y hay mucha demanda”, cuenta Antonio Díaz, gerente general de la consultora en IA Unholster.

Es tal la capacidad de uno de estos chips, que el propio Huang da un ejemplo en el último reporte financiero para explicarlo: “dos computadoras HGX con GPU Hopper de Nvidia, que juntos cuestan US$500 mil, pueden reemplazar 1.000 nodos de servidores CPU, que cuestan US$10 millones, para IA, informática científica o cargas de trabajo de procesamiento de datos”.

Antonio Díaz es uno de los “nvidiables” que compró acciones de esta compañía hace cerca de dos años y admite que “se han valorizado”.

Nvidia tiene una ventaja significativa: su TCO (total cost of operation). El TCO de Nvidia es tan bajo que la competencia aún no logra producir un chip como ella; toda la competencia actual no es suficientemente barata como para competirle. Ha creado tanta tecnología, tan delante de los demás, de forma tan masiva, que se ha convertido en un generador de flujo tan grande como nunca se ha visto entre las tecnológicas y por tanto nunca se han visto los retornos que ha entregado Nvidia”, explica.

El último gran salto de las acciones de Nvidia ocurrió luego de que el pasado 22 de mayo anunciara sus resultados: vendió US$26 mil millones, un 262% más que hace un año, y sus ganancias crecieron un impresionante 628% a casi US$15 mil millones, superando todas las expectativas del mercado. El negocio de centro de datos, el principal motor de la empresa gracias a la IA, tuvo ingresos por US$22.500 millones. Y en todo el 2023, los ingresos habían aumentado un 126% hasta US$60.922 millones, mientras que la utilidad había subido un 581% a US$29.760 millones.

Otros inversionistas, que no se han arriesgado con esta apuesta, la ven más como una muestra de “la parafernalia o locura desatada” por la IA, que creen que es injustificada, dado que aún debe demostrar que su uso es monetizable. “La empresa en tres meses ganó todo su patrimonio. Tiene una utilidad del 50% de su facturación, tiene un ROE (rentabilidad sobre patrimonio) del 400%. Es absurdo. Estoy lleno de dudas por lo que vale”, advierte Tomás Casanegra, inversionista y director de empresas.

Antonio Díaz, al igual que Baeza-Yates, está consciente de los riesgos a los que se expone esta empresa: de producción, de competencia y geopolíticos.

Los chips todopoderosos llamados hoppers no los fabrica Nvidia, sino que entrega su diseño, bajo las mayores condiciones de seguridad del mundo, para que lo maquile la taiwanesa TSMC, la mayor fabricante global de chips, que hace ese trabajo con casi todas las productoras de semiconductores. De hecho, fabrica el 80% de los microprocesadores del mundo.

“TSMC podría querer una mayor parte de la torta”, especula Casanegra.

Además, está la amenaza de la copia, de que las otras gigantes de la tecnología logren un producto parecido, similar, igual o incluso mejor. “A todos los fabricantes de cualquier cosa sus competidores lo alcanzan rápido. Hacerte el lindo en esta industria es muy complicado, porque te van a copiar”, advierte Casanegra. En Wall Street ya creen que AMD, la empresa que lidera Lisa Su, prima del CEO de Nvidia, está cerca de lograrlo, como dijeron este lunes analistas de Morgan Stanley.

Y la tensa situación de Taiwán con China ensombrece cualquier futuro, más todavía si se especula con un ataque militar del gigante continental sobre la isla, que podría dejar al mundo sin chips y, por tanto, sin más desarrollo de IA. “En el diseño de semiconductores, los chinos están lejos”, cuenta Díaz, por tanto, no podrían abastecer al mercado si Taiwán deja de hacerlos.

Mientras AMD, Intel Google, Meta, Amazon o Tesla no logren un chip tan avanzado como el de Nvidia, el geopolítico es quizás el mayor riesgo para que este auge se mantenga en el mediano plazo. Pero en el intertanto, no hay nada que detenga su multimillonaria escalada. “La narrativa claramente no está ni cerca de su final, o probablemente ni siquiera cerca de su punto máximo. Aún (sus acciones) están baratas”, dijo el analista Stacy Rasgon, de Bernstein, tras conocer sus resultados trimestrales el mes pasado. Tal como él, todos los bancos de inversión de Wall Street recomendaron comprar la acción “nvidiable”.

#historia #empresa #causa #más #Nvidia
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

La preocupación por los lapsus de Biden: ¿Hay un plan B del Partido Demócrata en la carrera por la Casa Blanca?

Published

on

Era el 10 de junio y Joe Biden, el Presidente de Estados Unidos, asistía a un concierto por la celebración del Juneteenth en la Casa Blanca. A su alrededor todos bailaban, incluida la vicepresidenta, Kamala Harris, pero él, vestido de impecable traje azul, está quieto mirando hacia adelante. Todos se mueven, bailan y aplauden, pero él sólo sonríe por 30 segundos completos.

El hecho se hizo viral, y se podía ver a Biden quieto, con mirada perdida, en redes sociales y portales internacionales. Y es que este nuevo gaffe -como llaman los estadounidenses a los errores o meteduras de pata- nuevamente levantó suspicacias acerca del estado del mandatario demócrata que, a todas luces, competirá por la reelección contra su predecesor, el republicano Donald Trump.

El millonario expresidente tampoco está libre de meteduras de pata, e incluso no tienen muchos años de diferencia. Mientras Biden terminaría su segundo mandato con 86 años, Trump lo haría con 82, considerando que este viernes cumplió 78. Pero las del actual presidente son más rimbombantes.

Aquel momento vivido en Washington no fue el único de los últimos meses. Para el 20 de mayo, Biden aseguró que un rehén de Hamas estaba en la Casa Blanca durante la celebración del Mes de la Herencia Judía Estadounidense. Según el mandatario, el estadounidense-israelí Hersh Goldberg-Polin, actualmente cautivo de Hamas, se encontraba en la casa de gobierno. “Mi administración está trabajando sin descanso para liberar a los rehenes que quedan. Y hoy está aquí con nosotros Hersh Goldberg Polin”, dijo, para luego retractarse.

El presidente estadounidense Joe Biden reacciona, el primer día de la cumbre del G7, en Savelletri, Italia, el 13 de junio de 2024. Foto: Reuters

En entrevista con Yahoo Finance el 14 del mismo mes, el mandatario señaló que la inflación estaba “en el 9% cuando llegué”, repitiendo algo que había dicho a CNN. Cuando asumió, y según el Índice de Precios al Consumo, este indicador se encontraba en el 1,4% interanual al momento de asumir, en enero de 2021.

En abril, mientras daba un discurso apoyado por un teleprompter, leyó “hacer una pausa”, pero era una indicación y no algo para decir en voz alta. En febrero, en tanto, se refirió erróneamente al Presidente egipcio, Abdel Fattah El-Sisi como “el presidente de México”. Irónicamente, en dicha conferencia de prensa el mandatario estadounidense rebatió un duro informe del abogado Robert Hur en el que se describía a Biden como un “anciano con mala memoria”.

Un día antes, señaló que había sido vicepresidente de Barack Obama durante la pandemia del Covid-19. “Y cuando yo era vicepresidente, las cosas iban un poco mal durante la pandemia”, inició. “Lo que ocurrió fue que Barack me dijo: ‘Ve a Detroit y ayuda a arreglarlo’”. El último mes de Biden como vicepresidente fue enero de 2017, años antes de la crisis sanitaria mundial.

Otra alarma la desató The Wall Street Journal, que el 4 de junio publicó un reportaje en el que aseguró que durante una reunión con líderes del Congreso, el mandatario habló tan bajo que pocos le entendieron; debió leer notas para resaltar puntos obvios; hizo pausas muy largas entre idea e idea, y cerró los ojos durante tanto tiempo, que algunos pensaron que se había “desconectado”.

S. Jay Olshansky, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Illinois en Chicago, bajó el perfil a estos asuntos al asegurar a Reuters que “todos cometemos errores, y la probabilidad aumenta con la edad. Eso no tiene nada que ver con el juicio”. Según el académico, “ninguno de nosotros sobreviviría a una cámara de vigilancia 24 horas al día, siete días a la semana”.

Existe otro último supuesto fail, el más reciente de todos, que ha sido materia de debate en Estados Unidos. Se trata de un video viralizado en redes sociales donde se ve a los líderes de las siete economías más importantes del mundo, reunidos en el G7 en Italia, con un Biden aparentemente perdido.

Fue durante la realización de un aterrizaje en paracaídas que, mientras los líderes mundiales aplaudían mirando de frente, el mandatario estadounidense se giró hacia su izquierda, sin aplaudir, y comenzó a alejarse del grupo. Levanta el dedo pulgar, y la anfitriona, la premier italiana Giorgia Meloni, cruza por enfrente de todos los presentes para tocarle el hombro y hacer que retome la concentración en quien parece ser un miembro del Ejército italiano.

Joe Biden da la espalda a los líderes del G7 durante el aterrizaje de un paracaidista.

La respuesta gubernamental llegó de la mano del vicesecretario de Prensa de la Casa Blanca, Andrew Bates, quien disparó en redes sociales: “Los medios de Murdoch (en referencia al magnate de las comunicaciones y principal accionista de Fox News y el New York Post) están tan desesperados por distraer de la trayectoria de Joe Biden que simplemente mienten”.

Según el funcionario, mostraron “un marco artificialmente reducido para ocultar a los espectadores que acababan de ver una demostración de paracaidismo” y que su giro sorpresivo y solitario se debió a que estaba “felicitando a uno de los paracaidistas”.

Este viernes, CNN aseguró que “los medios de comunicación de derecha utilizaron un video engañosamente recortado para afirmar de forma maliciosa que el Presidente Joe Biden se alejó durante un evento con otros líderes mundiales en la cumbre del G7″. El citado medio añadió que “en el video completo, sin editar, Biden se apartó brevemente para saludar con el pulgar a varios paracaidistas que habían aterrizado detrás del grupo, junto con un montador de paracaídas que estaba arrodillado en el suelo para recoger uno de los paracaídas y la bandera francesa”.

Independiente de aquello, y llevando los errores a cifras, un informe realizado por el Daily Caller detalló que solo durante este año, Joe Biden ha cometido al menos 148 fails, según pudieron leer de los registros oficiales de la Casa Blanca.

Clyde Wilcox, profesor de Gobierno en la Universidad de Georgetown, planteó a La Tercera que “Joe Biden siempre ha cometido errores verbales y siempre ha tartamudeado. Pero está empeorando un poco, sobre todo cuando está cansado”.

Y añadió: “Sin embargo, Trump es mucho peor. Mira el video en el que habla de una batería y de un tiburón en un barco…”. Se refiere a un mitin en Nevada donde el eventual candidato republicano aseguró que “ellos” están impulsando una iniciativa que obligaría a los fabricantes de barcos a utilizar motores eléctricos, lo que no ha ocurrido de momento. Luego, lejos de una crítica a la política medioambiental o de combustibles, el exmandatario se desvió totalmente del tema.

Joe Biden cae al escenario durante la ceremonia de graduación de la Academia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos de 2023 en el Estadio Falcon, el 1 de junio de 2023, en Colorado Springs, Colorado. Foto: Archivo

“Por cierto, muchos ataques de tiburones últimamente, ¿te has dado cuenta, muchos tiburones?”, inició. “Hoy he visto a algunos tipos justificándolo. Bueno, en realidad no estaban tan enfadados. Le mordieron la pierna a la joven por el hecho de que estaban, no estaban hambrientos, sino que malinterpretaron quién era ella. Esta gente está loca. Él dijo que no hay ningún problema con los tiburones. Simplemente, no entendieron realmente a una mujer joven nadando ahora. Realmente fue diezmada y otras personas hacen muchos ataques de tiburón”. Y luego retomó su discurso sobre los motores eléctricos.

Si bien no es la primera vez que se refiere a este último tema, sí lo es cuando se refiere a tiburones. Además, la confusa traducción se dio en un estado en el que ni siquiera hay salida al mar.

De momento, todo apunta a que será Joe Biden el abanderado del Partido Demócrata, porque cuenta con el apoyo de casi la totalidad de la tienda política. Las encuestas pronostican una batalla cerrada, donde la última Reuters/Ipsos dio una distancia marginal de dos puntos porcentuales al abanderado republicano. Pero, ¿y si Biden decide abandonar?

En conversación con La Tercera, John Zogby, fundador y presidente de Zogby International, una de las encuestadoras con más prestigio en EE.UU., señaló que “a diferencia de los partidarios de Donald Trump, la mayoría de los votantes del Presidente Biden lo eligen porque desprecian la otra opción. La combinación de demócratas que quieren que sea elegido más los que temen a Trump mantiene su apoyo sólido”.

Y añadió que si bien “hay muy poco entusiasmo por el actual presidente”, también existen “pocas posibilidades de que se le niegue la nominación debido a su dominio en las primarias”. “Pero siempre está el imprevisto, algún acontecimiento que podría obligarlo (o a Trump) a abandonar”, reconoció.

Donald Trump asiste a una manifestación y celebración de su cumpleaños en el Centro de Convenciones del Condado de Palm Beach, en Florida, el 14 de junio de 2024. Foto: Reuters

El último sondeo Reuters/Ipsos reveló un detalle que podría ser clave. Con un 41% de las preferencias decantadas hacia Trump, y 39% para Biden, otro 20% señaló que no había elegido un candidato aún. Esto, en opinión de Zogby, es clave de cara a los últimos meses de campaña, especialmente considerando el debate entre ambos, programado para el 27 de junio en CNN.

“Creo que el debate será crucial. Están tanto los votantes indecisos como lo que llamamos los “double-haters”, es decir, el 20% aproximadamente al que realmente le disgustan ambos candidatos. Cualquier error, declaración equivocada o comentario escandaloso podría inclinar la balanza en lo que es una carrera básicamente empatada. No serán necesarios muchos cambios de opinión para inclinar la balanza”, señaló el experto electoral.

Por otro lado, cabe hacerse la pregunta sobre si existe un plan B entre las filas demócratas en caso de que Biden decidiera dar un paso al costado. Si bien es poco probable, pues el candidato a la reelección dominó las primarias presidenciales demócratas, medios locales siguen especulando al respecto.

Si se retirara, pese a contar con la abrumadora mayoría de los 3.936 delegados necesarios para asegurarse la nominación demócrata, el nombre a reemplazarlo debería ser elegido en la Convención Nacional Demócrata. Esta se celebrará en agosto, puntualmente en la ciudad de Chicago.

Hay algunos nombres que se sondean, como el de la vicepresidenta Kamala Harris o el del gobernador de California, Gavin Newsom, quien ha tenido un alza en las encuestas. “Newsom (o cualquier otro) podría convertirse en nominado solo si algo obliga a Biden a abandonar la carrera. Ahora mismo, Biden tiene delegados más que suficientes, además del apoyo y la infraestructura del partido para dominarlo”, dijo a este periódico John Zogby.

El gobernador de California, Gavin Newsom, habla en una conferencia de prensa, el 9 de febrero de 2022, en Oakland. Foto: Archivo

Si bien Harris es la opción lógica no solo por su cercanía a Biden, sino también por haber sido la primera vicepresidenta mujer, afroamericana y surasiática -lo que acercaría el voto afro y el joven-, hay una lista de posibles sustitutos.

El ya citado Gavin Newsom, cercano tanto a Biden como a Harris, promete como uno de los con más proyección en las filas demócratas. Pero también está la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer. Además de hacerse con el control de la legislatura estatal en las elecciones de mitad de mandato de 2022, es una fuerte defensora del derecho al aborto, incluso instando a Biden que avance en dichas políticas.

Amy Klobuchar, senadora de Minnesota, también ha aparecido en esa carrera soterrada como posible sucesora de Biden. De hecho, en las primarias de Nuevo Hampshire y en línea con el argumento de que ni Biden ni Trump convencen totalmente, Klobuchar superó al mandatario y a la senadora Elizabeth Warren, de Massachusetts.

A menos de cinco meses de las elecciones, y con la carrera todavía abierta, cada detalle parece ser de vital importancia para asegurar la estadía o el regreso de los candidatos a la Casa Blanca. Y pese a que los gaffes ya habían sido tema de análisis durante la anterior campaña presidencial, pareciera que esta vez la atención mediática es incluso mayor.

#preocupación #por #los #lapsus #Biden #Hay #plan #del #Partido #Demócrata #carrera #por #Casa #Blanca
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.