Connect with us

Noticias

2023 cerró con 1.635 fallecidos en accidente de tránsito

Published

on

“Accidentes de tránsito dejan una persona fallecida y otra en riesgo vital”. “Colisión frontal entre furgón y camión deja un muerto en ruta de la madera”. “Accidente de tránsito deja a un motorista fallecido en la cuesta Barriga”.

Estas son solo parte de las cientos de historias que el año pasado enlutaron las vías y carreteras de Chile. Y es que, según cifras de Carabineros, durante 2023 ocurrieron 78.238 siniestros viales, dejando como consecuencia 1.635 personas fallecidas y más de 20 mil lesionados. Aunque, eso sí, los datos presentan una leve disminución si se compara con lo registrado durante 2022, cuando se anotaron 86.050 siniestros (-9,1%) y 1.745 fallecidos (-6,3%) a nivel nacional.

Para el capitán de la Séptima Prefectura de Carabineros de Santiago, César Sandoval, tal reducción ha sido valorada por la institución, sobre todo porque comprueba que las medidas de prevención y fiscalización en materia vial han dado resultado. No obstante, dice, en ningún momento eso los deja tranquilos.

Hay un promedio total de 400 siniestros viales diarios y cuatro muertes por día. Eso no deja de ser menor, sobre todo cuando comprendemos las causas que llevan a este resultado, donde el exceso de velocidad es quien lidera la lista: mayor velocidad, menor control del vehículo”, afirma.

A las causas también se suman el no estar atento al momento de conducir y el consumo de bebidas alcohólicas. Tales situaciones, según el capitán, han provocado que las muertes por exceso de velocidad sigan aumentando, rondando más de la mitad de los casos. Ante eso, afirma, se ha hecho necesaria la educación a la comunidad y concientización respecto de los accidentes y convivencia vial. Sobre todo, considerando el aumento del parque automotriz en Chile, que hoy registra 6 millones de vehículos a nivel nacional. Solo en Santiago (RM) se registran 2,8 millones.

Hace un año el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) promulgó la ley que crea el Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI), norma que a través de fiscalización de cámaras en distintos puntos de la ciudad busca reducir en un 30% las fatalidades producto de siniestros viales, es decir 600 muertes al año. Incluso, en países donde se ha implementado esta tecnología se han observado reducciones de hasta 40% en los fallecimientos.

¿La razón? Según la secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), Luz Renata Infante, a través de este tipo de fiscalización y automatización de infracciones, acompañada de una comunicación a la ciudadanía sobre el objetivo de salvar vidas, “es posible modificar las conductas de las personas conductoras de forma efectiva”.

29 DE ENERO 2023/SANTIAGO
En horas de la mañana se registró la colisión entre dos vehículos particulares en la intersección de las calles San Francisco y Alonso de Ovalle, en el centro de Santiago.
FOTO: LUKAS SOLIS/AGENCIAUNO

Pero la norma aún no entra en vigencia. Incluso, en las últimas semanas el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) retiró de Contraloría los tres reglamentos que permiten su puesta en marcha. Aunque según expertos en la materia hay otros puntos de la reglamentación que no están del todo claros que deben precisarse. Por ejemplo, en qué ejes de la RM se instalarán los puntos de fiscalización.

“Deben ser ejes donde se acumulen más choques o atropellos, porque lo que uno quiere es salvar vidas. El MTT tiene identificados tales lugares, que muchas veces no son calles troncales, como San Pablo o avenidas como Tobalaba, donde se identifica a diario exceso de velocidad, y también los ejes intercomunales o periféricos que muchas veces no tienen correcta fiscalización y además presentan gran número de ciclistas o peatones”, afirma el académico del Departamento de Urbanismo de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile Rodrigo Mora.

El investigador del Instituto de Estudios Urbanos UC y Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS), Giovanni Vecchio, sostiene que es fundamental que la fiscalización se centre en grandes avenidas como Andrés Bello, en horarios donde los vehículos tienden a aumentar la velocidad, y grandes estaciones de metro donde se concentra población que, por ejemplo, va camino a trabajar.

Asimismo, el experto apunta a la educación hacia la comunidad, “indicando los puntos que están siendo monitoreados para que la efectividad se vea en la práctica, la gente baje la velocidad porque sabe que será fiscalizada”, además de repensar la manera en que se ordena la ciudad. “Por mucho que uno señale la velocidad máxima de una calle urbana, muchas veces no se respeta porque su diseño se sigue pareciendo al de una autopista”.

En julio de 2023 el MTT llevó a cabo un plan piloto en la RM que buscaba probar y definir las tecnologías de las cámaras que se utilizarían para las fiscalizaciones una vez listos los reglamentos de Ley CATI. En ese contexto, 11 empresas -nacionales y extranjeras- manifestaron su intención de participar e instalaron los instrumentos en 13 zonas de distintos puntos de la capital: Av. Irrarázaval con José Benavente; Américo Vespucio Poniente con Cristóbal Colón; Av. Bilbao con Manquehue Sur; Av. Bilbao con Sebastián Elcano (dos, una en cada sentido); Américo Vespucio Poniente con Vitacura; Av. Bilbao con Latadía; Vicuña Mackenna con Santa Isabel; Av. Bilbao con Los Leones; Av. Bilbao con Vespucio Sur Vista Norte; Macul con Los Plátanos (dos, una en cada sentido) y Américo Vespucio Oriente con Vitacura.

Como sea, hasta la fecha no se han entregado datos del funcionamiento ni resultados del plan piloto. Es más, conocedores de la medida afirmaron a este medio que las tecnologías fueron probadas y se comprobó su funcionamiento. No obstante, los datos son reservados puesto que siguen en estudio y serán utilizados para un próximo piloto presupuestado para el primer semestre de 2024.

#cerró #con #fallecidos #accidente #tránsito
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Cómo limpiar a fondo una parrilla antes y después de un asado

Published

on

Mentalmente, las y los parrilleros están listos para sacrificarse por el resto: enfrentarse al desafío de sortear el humo, soportar las altas temperaturas y las heridas de guerra que dejan los restos de carbón ardiente estallando a diestra y siniestra. Pero la pregunta que nos hacemos aquí es: ¿estarán también sus parrillas listas?

Y con eso no solo nos referimos a que se encuentren con sus partes completas o no les falte gas o carbón, sino que además a que estén limpias e higienizadas. Porque una parrilla que mantiene restos de viejas preparaciones va acumulando material que, eventualmente, podría ser dañino para la salud, un riesgo que incluye la posibilidad de devenir en cáncer.

“Todo eso quemado que se va juntando en la parrilla corresponde a grasas y restos orgánicos, principalmente de las carnes, como las nitrosaminas, los benzopirenos y las acrilamidas”, explica el cocinero y divulgador de ciencia Heinz Wuth. Si se ingieren frecuentemente, “todos podrían tener efectos cancerígenos en el largo plazo”.

El problema, sostiene Wuth, es que mientras más tiempo permanecen estos restos en las rejillas, más complejos se hacen de retirar. “Esta materia que se acumula se va polimerizando con el tiempo y forma una estructura súper resistente. Es como si con los días la grasa se hiciera más dura y resiliente”.

Podríamos decir que el asado a la parrilla es parte del folclor nacional. Una tradición llena de costumbres y prácticas que se repiten con la fuerza de la inercia. Tanto así, que muchas de éstas ni siquiera tienen sentido. ¿Cuántos por acá recurren, una vez que se prende el fuego, a la mitad de una cebolla para limpiar la parrilla?

Lamentamos decir que eso no sirve absolutamente de nada.

“Es verdad que la cebolla quita suciedad”, dice Heinz Wuth, “pero hay que entender que es un vegetal que tiene azúcares. Y cuando se la pasa por los fierros intentando limpiarlos, esos azúcares también se quedan pegados en la parrilla. Este jugo lo único que provoca es que todo se queme más”, lo que al mismo tiempo hace que esa parrilla sea potencialmente más tóxica.

Pero, ¿de dónde vienen todos estos mitos? El crítico gastronómico y columnista de Práctico, Álvaro Peralta, cree que estas ideas se deben a la falta de información e infraestructura que solía haber en torno a la parrilla. “Hace treinta años, con menos sequía, no había el tiempo que tenemos ahora, que nos permite hacer asados durante casi todo el año. Recién en septiembre se desempolvaban y había casi que resucitarla. Tampoco recibíamos tanta influencia desde Argentina, entonces todo valía para limpiarla; había que ingeniársela”.

No: la cebolla no sirve de nada.

Curioso y triste: generaciones tras generaciones haciéndolo mal. Para peor, el uso de la cebolla o el limón no son las únicas malas prácticas. Martín Cosmelli es asador y experto en carnes, fundador del restorán de carnes hamburguesas Beasty Butchers. A su juicio, son varios los errores que se suelen cometer al momento de limpiar una parrilla. Y uno de ellos es pensar que las altas temperaturas que se alcanzan durante el asado bastan para eliminar las impurezas.

“Hay muchísimas bacterias que sobreviven a altas temperaturas. Además que, de esa manera, quedan los residuos carbonizados pegados. Ojalá que esos residuos sean solo de la comida anterior y no de otros animales que se asomaron por la parrilla”, sostiene con algo de malicia.

Para Cosmelli, no preocuparse de limpiar la parrilla como corresponde es tan imperdonable como hacer un bistec en una sartén sin lavar desde el fin de semana anterior. Y una parrilla sucia, dice, genera dos grandes problemas: la ya mencionada falta de higiene y la pérdida de transferencia calórica.

Esto último sucede porque “hay materia que separa la superficie de lo que estamos cocinando, haciendo que sea más difícil hacer un buen sellado o llegar al punto correcto en nuestra preparación”, argumenta el asador.

A pesar de todo esto, hay ciertos parrilleros que se rehusan a limpiar en profundidad sus parrillas. Algunos apelan a cuestiones técnicas, como que la grasa que queda impregnada en los fierros sirve de antiadherente, evitando que las carnes o vegetales no se pegan mientras se asan. Aunque esto sea cierto, Heinz Wuth dice que no es suficiente excusa para no limpiar la parrilla, “porque el riesgo va más allá”.

Para el divulgador científico, toda esta falta de cultura se solucionaría si “conociéramos la suciedad” que se va acumulando en los fierros. En 2019, el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer, publicó una guía de cinco pasos básicos para cocinar a la parrilla y disminuir los riesgos de contraer esta enfermedad. Suena dramático y puede serlo. Según la directora senior del Programa de Nutrición del establecimiento, Alice Bender, “asar carne, roja o blanca a altas temperaturas forma importantes substancias cancerígenas”.

Una de esas substancias corresponde al hidrocarburo aromático policíclico, que se genera cada vez que una materia orgánica se quema. Rashmi Sinha, investigadora principal de la División de Epidemiología y Genética en el Instituto Nacional del Cáncer, detalla que estos hidrocarburos se elevan con el humo cada vez que la grasa que bota la carne entra en contacto con las llamas o las brasas.

Por eso es que Heinz Wuth de paso alerta sobre los riesgos de comer carnes muy quemadas. “Ese tostado, esas marcas oscuras, es simplemente carne quemada. Y es lo menos recomendable. Hay que saber diferenciar las carnes que están hechas para asarse bien cocidas, durante seis u ocho horas, como podría ser la plateada o el tapapecho, de otras como el lomo, el abastero, el filete o el lomo vetado, que son los cortes típicos de asado y que tienen mucha fibra. Si esta se cuece mucho, queda como un alambre de cobre que raspa el estómago. Del dorado al quemado hay solo un paso”.

Es importante, entonces, deshacerse de todos los residuos, sobre todo de aquellos quemados que se van acumulando, muchas veces en sectores poco visibles. Es un error preocuparse de limpiar sólo la parte superior de la rendija o de los fierros. El aseo debe ser profundo, por muy difícil que parezca.

No importa si la parrilla es a carbón, a leña, a gas o eléctrica; la clave es limpiar en profundidad después de usarla. Y siempre hacerlo aprovechando el calor ,que mantiene los restos de carne blandos y, por ende, más sencillos de remover.

Hay quienes, además, recomiendan limpiarla antes de cada uso. Esto puede ser necesario si la parrilla lleva mucho tiempo inutilizada y sin un cobertor que la proteja del polvo u otras impurezas que puedan caer sobre ella. De hacerlo, será necesario prender el fuego para ablandar los restos que puedan estar adheridos. Y no se te ocurra pensar en la cebolla.

El cuero de pollo tampoco es muy efectivo, según Heinz Wuth, porque se achicharra rápidamente con el calor e impide hacer un trabajo profundo. Lo que se recomienda, en cambio, es utilizar elementos abrasivos que permitan raspar las rendijas o fierros. Álvaro Peralta señala que, a diferencia de unos años atrás, hoy se puede encontrar todo tipo de utensilios para este tipo de labores.

Una opción, sugerida por Wuth, es comprar una piedra tipo pómez, que se vende específicamente para la limpieza de parrillas. También se pueden encontrar espátulas, escobillas y virutillas que cumplen la misma función.

Una tercera solución, más artesanal si se quiere, es recurrir al papel aluminio. Éste, al ser maleable, se puede arrugar y formar una especie de pelota que es capaz de adaptarse a los distintos espacios que se deban limpiar. Wuth dice que el limpiador más eficaz es “aquel que tiene la mejor base de contacto”.

Después de raspar la parrilla con la herramienta abrasiva de elección, y una vez que la rejilla esté más fría al tacto, tanto Wuth como Cosmelli recomiendan utilizar desengrasantes químicos para remover los restos más adheridos. Pero ojo, debes fijarte que corresponda a un producto acorde al material del cual está hecha tu parrilla.

Si tu parrilla esté muy carbonizada, la solución, dice Cosmelli, es utilizar un desincrustante químico.

Luego de utilizar cualquiera de estas soluciones químicas, es importante enjuagar, ya sea con agua fría o utilizando un paño absorbente húmedo, procurando retirar todos los restos sobrantes.

Finalmente, hay que preocuparse de secar bien y mantener la parrilla en un lugar seco, idealmente cubierta bajo techo o protegida con algún cobertor de material respirable. Esto para evitar la humedad, que puede ser particularmente dañina para parrillas de hierro fundido. Wuth explica que, a diferencia del hierro enlozado, el material puro es propenso a la oxidación. Por eso se recomienda que luego de limpiar y secar, se le aplique una pequeña capa de aceite.

Álvaro Peralta recuerda que los tambores, en el caso de una parrilla a carbón o a leña, también se deben limpiar después de utilizar, ya que la brasa restante va a mermar la combustión del siguiente asado, además de que “con el viento puede ensuciar la comida”.

Por otro lado, Cosmelli dice que es beneficioso, al menos una o dos veces al año, hacerle una mantención a la parrilla, “dependiendo del uso que le demos”. Asimismo se deben revisar con cierta frecuencia los componentes, “como los cables en una parrilla eléctrica y los flexibles en caso de una a gas”. Las de carbón también se debe revisar el fondo, “porque se va desgastando con el contacto con la brasa”.

Como dice Wuth, para la limpieza de una parrilla hay que invertir tiempo, hacerlo un hábito y realizarlo de forma rigurosa. “Se trata de la comida que uno come y le da a sus invitados. Hay que asegurarse de que lo que uno cocina sea rico y seguro. Y la seguridad se cumple con una buena higiene”.

*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 1 de marzo 2024. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

#Cómo #limpiar #fondo #una #parrilla #antes #después #asado
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

El millonario premio que buscan Jarry y Tabilo en el Chile Open

Published

on

Nicolás Jarry y Alejandro Tabilo están en los cuartos del final del Chile Open, con grandes expectativas de seguir avanzando. De hecho, ambos buscarán el paso a semifinales y la posibilidad de enfrentarse entre sí en esa ronda.

El jueves, Nico dio cuenta con bastante autoridad del argentino Federico Coria, por 7-6 (4) y 6-2, mientras que ayer Ale superó a su amigo Tomás Barrios, por 6-2 y 7-5, en un partido de alto nivel, que le permitió por primera vez superar la barrera de los 1.000 en el ranking ATP.

En ese sentido, ambos jugadores nacionales esperan coronar la semana levantando el título. Jarry va por el bicampeonato, mientras que Tabilo buscará alzarse por primera vez con la corona y de paso embolsarse un millonario cheque.

Las dos principales raquetas nacionales han tenido un arranque con resultados destacados. De hecho, el zurdo nacido en Toronto conquistó su primer ATP en Auckland, mientras que el nieto de Jaime Fillol consiguió llegar a la final del Argentina Open, donde derrotó a figuras como Stanislas Wawrinka y Carlos Alcaraz. Este último, el mejor triunfo de su carrera.

Por el hecho de encontrarse en cuartos final del ATP 250 de Santiago, ambos jugadores aseguraron US$ 19.995. Es decir, 19,3 millones de pesos. De avanzar a la siguiente ronda, el premio se incrementa a US$ 34.510 (33,4 millones de pesos). Y justamente esa posibilidad la tendrán hoy, cuando Nicolás Jarry se mida frente al francés Corentin Moutet y Alejandro Tabilo haga lo propio ante el italiano Luciano Darderi.

Naturalmente, con el avance de las rondas, las cifras se van incrementando. Así el finalista podrá conseguir un cheque por US$ 58.705 (56,8 millones de pesos). Mientras que el campeón se llevará US$ 100.640 (97,4 millones de pesos). En total, el torneo reparte US$ 742.350 (718,8 millones de pesos). Es decir, casi 25 mil dólares más que en la edición pasada, que conquistó Nicolás Jarry.

El ATP 250 de Santiago es uno de los tres certámenes de esta categoría en Sudamérica, tras Córdoba, que este año se despidió, y Buenos Aires, que arrastra una larga tradición dentro del circuito.

En el caso del primero, la bolsa es inferior al evento chileno, pues entregó un pozo de US$ 640.705, mientras que el campeón, Luciano Darderi, el rival de Tabilo anoche, se quedó con un premio de US$ 85.535.

En tanto, el ATP de la capital argentina supera al cordobés, pero no alcanza a sobrepasar al chileno, pues este año entregó una cifra de US$ 728.185.

El campeón, Facundo Díaz Acosta, se quedó con una cantidad de US$ 97.745. Mientras que Nico Jarry, el finalista, recibió un premio de US$ 57.015.

Eso sí, a diferencia de los otros torneos de la gira, su cuadro fue bastante similar al del ATP 500 de Río de Janeiro, ya que lograron convocar a grandes figuras del circuito como Alcaraz, Wawrinka y Marin Cilic. Este último había sido invitado a Santiago. Sin embargo, se lesionó tras su partido en el Argentina Open, por lo que debió restarse de toda la gira sudamericana.

Asimismo, en el caso de Santiago, la principal complicación es que compite con tres ATP 500 la misma semana y además en superficie dura, por lo que muchos tenistas optan por ir a buscar más puntos, dinero y preparación para Indian Wells, a la semana siguiente.

#millonario #premio #buscan #Jarry #Tabilo #Chile #Open
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Dónde ver en vivo a Nicolás Jarry en el Chile Open

Published

on

Nicolás Jarry tendrá que enfrentarse esta tarde al francés Corentin Moutet por los cuartos de final del Chile Open.

El Príncipe (22°) venció en la segunda ronda del ATP 250 de Santiago al argentino Federico Coria (88°) en dos sets por 7-6 y 6-2, pasando a la siguiente fase, con el objetivo de retener su título conseguido el año pasado.

Ahora, en cuartos de final, se enfrentará a Corentin Moutet (140°), quien venció a Thiago Agustin Tirante (100°) en tres sets por 6-3, 6-7 y 6-2, pasando a la ronda de los ocho mejores por primera vez en el año.

Jarry y Moulet se han enfrentado en tres ocasiones, una en el circuito ATP y dos por Challengers. La última ocurrió el año pasado en el ATP 500 de Halle, donde el chileno ganó en la ronda de los 32 mejores por dos sets de 6-3 y 7-5.

Dónde ver en vivo a Nicolás Jarry en el Chile Open. Foto: Agencia Uno.

El partido de Nicolás Jarry (22°) y Corentin Moutet (140°) se juega esta tarde de viernes 1 de marzo, cerca de las 19:30 horas, dependiendo de los otros encuentros previos que se disputen en el Court Jaime Fillol.

El ganador del duelo se tendrá que enfrentar en semifinales al vencedor del cruce entre Alejandro Tabilo (51°) y Luciano Darderi (80°).

El partido entre Jarry (22°) y Moutet (140°) se puede ver en vivo por todas las señales de TNT Sports y también por los servicios de streaming Star+ y Estadio TNT Sports.

Las señales son:

TNT Sports 2

  • VTR: 165.
  • DirectTV: 631.
  • Entel: 242.
  • Claro: 190.
  • GTD/TELSUR: 71.
  • Movistar: 486.
  • Tu Ves: 504.
  • Zapping:104.

TNT Sports 3

  • VTR: 46 – 854 en HD
  • DirecTV: 632 y 1632 en HD
  • Entel: 220.
  • Claro: 189 (SD)
  • GTD/TELSUR: 82.
  • Movistar: 484 y 930 en HD.
  • Tu Ves: 505.
  • Zapping: 96 en HD.

TNT Sports HD

  • VTR: 855.
  • DirectTV: 1631.
  • Entel: 243.
  • Claro: 490.
  • GTD/TELSUR: 845.
  • Movistar: 931.
  • Zapping: 99.

#Dónde #ver #vivo #Nicolás #Jarry #Chile #Open
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.