Connect with us

Noticias

Las preocupaciones de la vicepresidenta de la CPC

Published

on

En las últimas tres semanas, la tensionada relación entre el gobierno y los empresarios registró un nuevo capítulo. Sin embargo, Susana Jiménez, la vicepresidenta de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), intenta poner “paños fríos” al áspero debate entre los privados y el oficialismo, aunque desliza su preocupación por el crispado escenario que se ha generado durante las ultimas semanas.

¿Estamos mejor como país que hace dos años, como lo ha dicho el ministro de Hacienda, Mario Marcel?

Es una discusión un poco estéril, porque estamos con un crecimiento plano. No hay mucho que celebrar. Desde el punto de vista de PIB per cápita, estamos muy estancados. Venimos saliendo de inflaciones altas y es bueno que eso se haya logrado controlar. Tenemos una situación de desempleo que es compleja y la ocupación no ha logrado recuperarse. También tenemos 2,5 millones de personas que trabajan en la informalidad. Entonces, más que hacer comparaciones, hay que mirar para adelante y decir cómo salimos de este estancamiento. Ahí es donde tanto la autoridad, el mundo gremial y el sector privado tenemos que poner las fichas. Eso es lo que el país necesita y no estas discusiones.

¿Cómo califica la gestión del gobierno en este primer tiempo?

Ellos presentaron un programa de gobierno que adelantaba una visión de por dónde debía ir el desarrollo económico, que se reflejó posteriormente tanto en su postura frente al primer borrador constitucional como en las reformas presentadas. Por lo tanto, está dentro de lo que uno se esperaba, dado el programa que tenía el gobierno al iniciarse.

¿Cree que fue un exceso del gobierno haber celebrado el crecimiento de 0,2% en 2023?

No veo que haya una causa por la cual celebrar. Es un país que está estancado económicamente, con una inversión que cayó el año pasado y caerá este año de nuevo, con perspectivas de crecimiento de PIB tendencial que no superan el 2%. Es un país que no es el mismo del que fue en décadas atrás. Más que andar celebrando cifras que son muy magras, lo que hay que hacer es una agenda de verdad para que el país sea lo que todos esperamos: un país que crece, que se desarrolla, que crea nuevos empleos, en que hay más emprendimientos formales… eso al final se traduce en calidad de vida para la gente.

¿Cree que el ministro Mario Marcel no ha hecho lo suficiente?

El ministro Marcel ha empujado una agenda basada principalmente en una necesidad de mayor recaudación, que apunta a recaudar a través de alzas de impuestos en un entorno económico que lo hace muy complejo. En un país en que las empresas pagan impuestos más altos que en la OCDE y en que hay muchos espacios de eficiencia del gasto público que hay que aprovechar mejor, hay que ir a buscar esos recursos donde no se están pagando, como en la evasión, como en la informalidad, y no seguir cargando en la mano a aquellos que hoy día ya pagan. Hay un diagnóstico de cómo resolver esa necesidad de recursos que no se condice con la situación económica y social del país.

¿Es decir, el gobierno tiene un diagnóstico equivocado de la realidad?

El gobierno tiene una agenda que amerita revisión, dado el resultado que ha tenido en estos dos años, con bajo crecimiento, de alto desempleo… Amerita que su programa y agenda sean revisadas a la luz de la realidad.

El empresariado presentó una serie de reformas para combatir la informalidad. ¿No resolver este tema puede ser una bomba de tiempo para las finanzas públicas, para el sistema de pensiones…?

La preocupación nuestra respecto a la informalidad, situación que vive uno de cada tres trabajadores, dice relación con las personas, porque los trabajos informales son normalmente mucho más inestables, más precarios, que no tienen ninguna cobertura de riesgo ante ninguna de las situaciones que a todos nos ocurren: accidentes, enfermedades, desempleo… tampoco ahorran para la pensión y estadísticamente tienen ingresos mucho más bajos que las personas que tienen empleos formales. Esto es algo que no es bueno para la ciudadanía, para los trabajadores y trabajadoras.

También desde el punto de vista económico hay un impacto en todos aquellos negocios y emprendimientos que sí son formales y que se les compite deslealmente. Las empresas informales no pagan impuestos, no cotizan en la seguridad social de sus trabajadores, etcétera. Entonces, hay un impacto en la economía, en el crecimiento económico, en la productividad y también eso impacta las arcas fiscales. Se recauda menos y se gasta más, porque igual es gente que tiene que acceder a todas las prestaciones y garantías de beneficios sociales porque no acreditan ingresos.

Las tasas de informalidad están en el 27%…

Es un nivel muy alto comparado con los países de la OCDE, y es alto comparado con países con ingresos similares al de Chile. Nos preocupa desde ese punto de vista. Cuando se proponen reformas en todos los ámbitos, a veces ha faltado tener a la vista esta realidad. Lo digo porque cuando se piensa subir impuestos a las personas, de alguna manera se está afectando la decisión de esa persona informal de ser formal. Cuando se busca elevar las cotizaciones para las pensiones, medida con la que estoy de acuerdo, también tiene un impacto en la informalidad.

La pregunta es cómo compensamos con otras políticas públicas el hacer atractiva la formalidad. La informalidad muchas veces es una opción que está provocada porque hay malos incentivos. En ese sentido, una de las varias propuestas que nosotros hicimos esta semana tiene que ver con las pensiones y los atractivos a la formalidad.

La propia ministra del Trabajo, Jeannette Jara, atribuyó los mayores grados de informalidad en la economía a que se paga poco en la formalidad…

Las estadísticas dicen lo contrario. En los empleos formales se tienen ingresos más altos y, además, se tiene toda esta protección frente al desempleo, frente a los accidentes, a los accesos a capacitación y a los servicios bancarios… y, además, se ahorra para la pensión.

“Más Narbona, menos Craig”, dijo el Presidente la semana pasada al ejemplificar en los empresarios Jean Paul Luksic Fontbona y Andrónico Luksic Craig la diferencia de estilos que hay en la discusión pública. ¿Le parece correcto que el Presidente haga ese tipo de alusiones? ¿Fue un exceso?

(Se toma una pausa antes de responder) No es conveniente nada que tienda a tensionar más el ambiente en un país que tiene suficientes problemas como para quedarnos en estos dimes y diretes. No es sano. El mundo empresarial contribuye día a día con su actividad, generando puestos de trabajo, generando valor, bienes y servicios. Los empresarios también están en posición, desde su experiencia, de dar opiniones en el debate público. Personalizar estos debates no es conducente porque tenemos problemas más importantes de los cuales hacernos cargo.

¿Contribuyen este tipo de declaraciones a la hora de buscar acuerdos con los empresarios?

Puedo hablar desde este gremio y sus ramas. Hemos tenido una buena relación con todos los ministros. Hemos sido recibidos a dialogar y hemos planteado nuestras legítimas diferencias, siempre respetuosamente. Por lo tanto, esperamos que las conversaciones sigan en esa línea.

Cualquier otra intencionalidad habría que preguntársela al gobierno. Desde nuestra parte, la posición no ha variado. Seguimos con convicción opinando legítimamente en los temas de política pública. Es importante escuchar la voz del mundo empresarial.

Sin embargo, las declaraciones de lado y lado en las últimas tres semanas, incluido el capítulo “paguen mejor” de la ministra Jara, revelan una álgida tensión entre el gobierno y los empresarios. ¿A qué atribuye esta tensión?

Es difícil decir qué está detrás de una secuencia de afirmaciones. Eso es una realidad y eso nos preocupa. Dicho eso, nuestra postura no ha cambiado. Nosotros estamos interesados en ser escuchados y en poder contribuir al debate público. Tensiones más, tensiones menos, éstas derivan de una visión de desarrollo que a veces no es compartida. Por ejemplo, el programa de gobierno en ninguna parte mencionaba el término “crecimiento económico”, cuando nosotros creemos que la evidencia ha sido clara en demostrar que el crecimiento económico es el que genera calidad de vida para las personas, es el que genera el 80% de la mayor recaudación del Fisco, no así las reformas tributarias. Tenemos la convicción de que el crecimiento económico es importante, que hay que incentivar la inversión y que el rol de las empresas es fundamental, un motor para el desarrollo socioeconómico del país.

Esa visión no estaba plasmada en el programa, tampoco está contenida en las reformas más refundacionales de este gobierno, pero estimo que la realidad se termina por imponer. Cuando se tiene un país golpeado por un bajo crecimiento, por un alto desempleo, por una caída de la inversión, lo que se necesita es incorporar esa visión, dialogar y redirigir algunas reformas, porque si no vamos a terminar en una situación de estancamiento, de parálisis, y no va a salir ninguna reforma cuando hay varias en que se requiere avanzar. En pensiones necesitamos hacernos cargo de que haya un mayor ahorro. Hagámonos cargo de eso y no de agendas que a veces son más ideológicas.

¿Cómo podría calificar la sensación que queda en el empresariado tras este capítulo, o de “secuencia de declaraciones”, como usted lo calificó? ¿Hay un sabor amargo, hay hastío, perplejidad?

Es una combinación de estar un poco perplejos, porque no reflejan las conversaciones que mantenemos en las reuniones, y también preocupados, porque esperamos que eso no sea un cambio de postura del gobierno y sigamos intentando buscar mínimos comunes que le permitan al país desarrollarse.

¿Teme que esta crispación, que incluye al mundo político, vaya creciendo a medida que se acerquen las elecciones?

Los períodos electorales son complejos en ese sentido y, vuelvo a reiterar, con mayor razón no hay que tensionar más el ambiente, hay que buscar cómo avanzamos. Eso significa dialogar más, ser respetuosos en las posiciones y constructivos. Me preocupa que el tema electoral pueda generar más polarizaciones y que eso derive en que no haya ningún avance. Mientras no hay avance, en realidad uno retrocede.

Hay empresarios que en privado y en público han dicho que los gremios empresariales deben tener un tono mucho más duro en el segundo tiempo del gobierno. ¿Cuál es el tono que debe adoptar el empresariado en este segundo tiempo?

Lo cortés no quita lo valiente. Hemos sido muy claros, muy transparentes en privado y en público con nuestras posiciones. Lo fuimos con la versión anterior de la reforma tributaria en que dijimos claro y fuerte que no estaban dadas las condiciones para seguir elevando la carga tributaria a quienes hoy pagan, que hay que buscar recursos para mayores beneficios sociales, pero sí haciendo más eficiente el gasto y también enfocándose en esos espacios donde no se están pagando los debidos impuestos, como es la evasión y la informalidad.

Eso lo hemos dicho en todos los tonos y lo vamos a seguir diciendo. Por lo tanto, es muy importante las formas, el respeto. Con eso se respetan no solo a las personas, sino también a las instituciones. Estas merecen ese respeto. Sin embargo, eso no quita que podamos decir fuerte y claro qué es lo que creemos que es bueno o malo para el país.

El ministro Marcel acaba de proponer que el alza de impuestos a las rentas personales afecte a los ingresos sobre $ 4,5 millones y no a los sobre $ 3,2 millones originales. ¿Siguen pensando que no debe haber alza de impuestos en el pacto fiscal?

Efectivamente, lo seguimos pensando así. La modificación que hizo ahora el ministro lo acerca a lo que era la propuesta original que fue rechazada en el Congreso, pero sigue insistiendo en subirles el impuesto a los profesionales, a los ejecutivos, a los trabajadores, que tienen ingresos y que hoy pagan sus impuestos. No es el camino adecuado. Hay que hacer un esfuerzo mucho mayor en hacer más eficiente el gasto. Hay que poner más fichas en el crecimiento, en la eficiencia del gasto, en la lucha contra la evasión, y no subir los impuestos que ya están siendo bastante agobiantes para todos los trabajadores y empresas formales.

¿Cree que habrá reforma de pensiones en este gobierno?

Puede haber una reforma en la medida que aspiremos a aprobar aquello en que hay consenso. Donde hay consenso es en los diagnósticos que se hicieron en las respectivas comisiones de pensiones: que hay que subir la tasa de cotización, que hay que aumentar la capitalización individual para que haya más ahorro, que hay que abordar las lagunas y la informalidad también es clave. Aunque sea complejo políticamente, también es bueno decir que le hacemos un flaco favor a las mujeres jubilándolas antes que a los hombres, porque tienen pensiones más bajas.

Metamos más competencia, quizás se requieren cambios regulatorios para asegurar mayores retornos de esos ahorros; avancemos en eso. Pero no hacer nada porque se decidió ir con una reforma mucho más profunda y refundacional, es un error; vamos a volver a perder cuatro años.

#Las #preocupaciones #vicepresidenta #CPC
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Elijah Oliveros-Rosen: “Es claro que las tensiones geopolíticas en el mundo están aquí para quedarse un tiempo”

Published

on

Hace ocho meses Elijah Oliveros-Rosen asumió como el nuevo economista jefe para mercados emergentes de la clasificadora de riesgo internacional Standard & Poor’s (S&P). Desde su oficina en Nueva York, el especialista enumera los riesgos que podrían enfrentar las economías emergentes y América Latina a raíz de las recientes tensiones en el Medio Oriente, y calibra la importancia de una escalada del precio del petróleo para la región.

“Es claro que las tensiones geopolíticas en el mundo están aquí para quedarse un tiempo y la elección en Estados Unidos podría tener un impacto en qué tan elevadas son esas tensiones geopolíticas”, afirma Oliveros-Rosen, quien estima que el crecimiento de Chile podría ser más alto en el corto plazo.

“La balanza de riesgos se ha incrementado un poco más hacia el alza por los datos económicos que hemos visto en los primeros meses del año y por el precio del cobre. Es decir, la probabilidad de un crecimiento más alto para Chile se ha incrementado”, sostiene.

¿Cómo evalúa las reacciones de los mercados frente a las tensiones en Medio Oriente del fin de semana pasado?

-La reacción en variables como el precio del petróleo y las tasas de interés quizá no fue tan dramática como se esperaba. Una posible explicación es que ha habido un intenso esfuerzo por no escalar el conflicto y el mercado está reflejando eso. Pero queda claro que la incertidumbre sobre lo que va a ocurrir con el conflicto y lo que va a ocurrir con variables como los precios energéticos es más alta hoy que la semana pasada.

Es decir, las tensiones y volatilidades en los mercados van a seguir de la mano de lo que suceda en términos geopolíticos en esa zona…

-Exacto. Se va a ver muy influenciado con lo que ocurra en el Medio Oriente. Pero también hay que considerar lo que está ocurriendo fuera del conflicto, como es el accionar de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. La Fed ha tenido un impacto mucho más grande en estas últimas dos semanas en las tasas locales que el efecto que ha tenido el conflicto en Medio Oriente. Estamos observando muy de cerca la evolución de expectativas sobre el rumbo de las tasas de la Fed, las que han cambiado; ha tenido un impacto importante en tasas en América Latina y en otros países emergentes.

Hoy hay expectativas de que las tasas de interés en Estados Unidos se mantengan altas por más tiempo de lo esperado. Incluso, hay quienes apuestan a una primera baja recién en 2025. ¿Cuál es su pronóstico?

-En nuestro último pronóstico publicado prevemos que los recortes de la Fed comenzarán en junio o julio próximos. De todas formas, la evolución de los datos macroeconómicos en Estados Unidos ha sido más fuerte de lo que esperábamos y ha habido datos de inflación un poco más altos, lo cual incrementa el riesgo de que la Fed empiece bajar la tasa de interés un poco más tarde en el resto del año. Ha cambiado la balanza de probabilidades a una acción más hacia fines de año que en junio o julio. Es básicamente un empuje en el “timeline” y no un cambio en el perfil.

Pero las tensiones en el Medio Oriente probablemente seguirán. ¿Cómo podría afectar a mediano plazo a los mercados emergentes y a América Latina?

-Hay tres canales. El primero es la aversión al riesgo. Si el conflicto escala aún más y crea aversión al riesgo y aprieta las condiciones financieras, los activos de mercados emergentes serán más impactados que los activos de mercados desarrollados.

El otro efecto es en las cadenas de valor. Lo que suceda en el mar Rojo (ruta mundial clave para el comercio mundial de petróleo y gas) y el escalamiento del conflicto con los hutíes (grupo rebelde chiita apoyado por Irán) es importante. La duración del conflicto importa mucho. Gran parte de los contratos de comercio están hechos a un año y se revisa cada año el precio de los seguros de esos flujos de comercio. Lo que puede suceder ahí es que se incrementen los costos por transitar en el mar Rojo y, como consecuencia, los precios que paga el consumidor.

También está el tema de los precios energéticos que aún no se han visto afectados justo después del conflicto. De todas formas, el precio del crudo sí ha estado subiendo y el Brent acumula un alza en torno al 16% durante el año. Los países más vulnerables a precios energéticos altos son los importadores netos de energía y en los mercados emergentes tenemos muchos de esos ejemplos, como Chile. Otros países están en Asia, como Tailandia, Filipinas y China. Eventualmente en esos países el impacto puede ser un poco más dramático en términos de crecimiento e inflación.

Además, frecuentemente, cuando el precio del petróleo sube por razones de una aversión al riesgo, se fortalece el dólar. Entonces hay impacto de precios más altos, pero en moneda local son aún más altos. Por ejemplo, si el Brent ha subido un 16% este año, en pesos chilenos ese incremento es de un 25%; hay un doble impacto ahí.

¿Hay otros posibles impactos?

-Otra razón de la importancia del precio del petróleo para los mercados emergentes es porque en la canasta del IPC de esos países los energéticos tienen una ponderación más alta que en los países desarrollados.

Por ejemplo, si consideramos los precios en la canasta de los energéticos, tanto de lo que se paga en casa (electricidad y gas) como en el transporte (gasolina) en Estados Unidos, esta ponderación es de alrededor del 6,9% de toda la canasta. En la media de los países emergentes es del 10%. De hecho, Chile está justo en el 10%. Pero hay países como Polonia o Hungría en que son dos o tres veces más altos que en Estados Unidos, 18% o 20%. Entonces, el impacto de los energéticos es mucho más grande en la inflación en los emergentes que en países desarrollados. Por eso hay que poner mucha atención a la evolución del conflicto, por su impacto en los precios del petróleo.

¿Cómo proyecta el 2025 para los mercados emergentes, tanto en términos de tensiones geopolíticas como de variables económicas y políticas? Es posible además que Donald Trump vuelva a ser electo a fin de año en Estados Unidos…

-No tenemos pronósticos sobre lo que va a pasar con el conflicto en Medio Oriente, pero lo que sí es claro es que las tensiones geopolíticas en el mundo están aquí para quedarse un tiempo y la elección en Estados Unidos podría tener un impacto en qué tan elevadas sean esas tensiones geopolíticas. El escenario base es que las tensiones geopolíticas siguen presentes en 2025, siguen impactando a los mercados emergentes y la gran pregunta es cuánto.

Pese a los efectos del alza del precio del petróleo, el valor del cobre se mantiene alto, lo que puede ser importante para un país exportador de esta materia prima como Chile…

-El cobre ha sido uno de los commodities que más ha subido este año. Hay factores de oferta y factores cíclicos detrás, como el optimismo económico que incrementa la demanda de commodities en general. Pero el tema más importante es el estructural. En China hemos visto un ligero cambio en lo que produce: más vehículos eléctricos, más paneles solares, más baterías de litio, más tecnologías. Estas van a demandar más cobre u otros metales estratégicos. Este factor estructural es muy positivo para los precios y pone un buen piso en términos de precios de cobre en los próximos años.

Chile ha salido relativamente exitoso del ajuste de su economía y ha tenido un crecimiento por sobre lo esperado en el inicio del año. ¿Cuál es su evaluación de lo que está pasando con la economía chilena?

-Chile está en el final del ajuste de la “fiesta” del 2022 y 2021. Chile es una de las economías de América Latina que tuvo una contracción del consumo privado y la inversión en 2023. Hoy estamos pasando a un escenario en el que van a crecer ambos en 2024, impulsados por una tasa real más baja, lo que ayuda a incrementar la inversión y el consumo.

Habíamos proyectado un crecimiento del 2% para Chile este año, pero hubo un crecimiento más fuerte de lo esperado a principios de año. En los próximos meses vamos a reanalizar nuestras expectativas de crecimiento para este año. Para el próximo año proyectamos un crecimiento del 2,7%, más cerca del potencial de Chile, que creemos está cerca del 3%.

Prevén, entonces, un crecimiento más saludable para el 2025…

-Exacto. El riesgo, considerando todo lo que está pasando con el cobre y todo lo que está pasando con el arranque del año en la economía, es al alza.

En octubre del año pasado, Standard and Poor’s confirmó la clasificación crediticia de Chile en “A”, pero bajó la perspectiva a largo plazo (outlook) de “estable” a “negativo”. Muchos interpretaron en ese momento que eso era el primer paso para que S&P bajara la clasificación de riesgo de Chile. ¿Ha cambiado ese escenario?

-Las calificaciones soberanas son temas más de largo plazo, institucionales, de crecimiento. Vamos a ver en los próximos 12 meses o 24 meses cuál es el horizonte en el cual se reanaliza la calificación.

De todas formas, tal como me comentaba, las perspectivas para Chile en el corto plazo son más al alza que lo estimado hace unos meses atrás…

-Sí. El último par de meses la balanza de riesgos se ha incrementado un poco más hacia el alza por los datos económicos que hemos visto en los primeros meses del año y por el precio del cobre. Es decir, la probabilidad de un crecimiento más alto para Chile se ha incrementado.

¿Cómo visualiza el desempeño de Chile en el largo plazo?

-Para la economía chilena no tener consensos políticos es una debilidad, por ejemplo. Chile ya está pasando este ajuste de su economía y estamos viendo para los próximos años, adicionalmente, qué tanto puede beneficiarse de ser parte de la economía verde.

#Elijah #OliverosRosen #claro #las #tensiones #geopolíticas #mundo #están #aquí #para #quedarse #tiempo
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Recaudación del impuesto a la herencia se duplica en 2022-2023 frente al bienio previo

Published

on

Uno de los focos que ha estado presente en los últimos años en la Gestión de Cumplimiento Tributario del Servicio de Impuestos Internos (SII), es cerrar lo más posible los forados que dan pie a la elusión. Un punto de fiscalización, en ese sentido, han sido los contribuyentes de grandes patrimonios y su comportamiento tributario en cuanto a la declaración y pago de los impuestos a la herencia y a las donaciones.

Para que una persona sea clasificada como de alto patrimonio debe tener un ingreso para los últimos tres períodos tributarios mayor a US$150 mil, un patrimonio personal superior a US$1 millón o un patrimonio por familia base por sobre los US$2 millones.

El SII cifra en 92.226 las personas de alto patrimonio en Chile, según la nómina vigente. Durante 2023 el análisis de este segmento por parte del SII apuntó a controlar los riesgos de incumplimiento en dos temáticas: el traspaso intergeneracional de patrimonio (herencias y donaciones), y la declaración y pago del impuesto global complementario.

En la primera de ellas, desde 2021 el SII modificó el modelo de declaración y fiscalización del impuesto a las Herencias, Asignaciones y Donaciones, habilitando el formulario electrónico 4412 que permitió simplificar y facilitar este proceso para los contribuyentes, reduciendo los tiempos para su tramitación, lo que ha tenido un efecto creciente respecto de las declaraciones presentadas por este impuesto, así como los montos pagados.

Antes de 2021, la declaración del impuesto a las herencias se basaba en un modelo semipresencial de declaración, en el que se debía acreditar y presentar ante la Dirección Regional los documentos para todas las partidas del formulario en todas las declaraciones, sin excepción, donde un fiscalizador debía recibir, validar y revisar todas las declaraciones presentadas.

En cambio, ahora, el SII explica que, con la aplicación del Modelo Integrado de Gestión del Cumplimiento Tributario, y teniendo en cuenta una solución estructural en el ámbito de la declaración y el control, “se estableció el actual formulario que permite presentar la declaración completamente en línea, sin que se exija documentación en el momento de la declaración, sino que se deben presentar únicamente ante el caso de fiscalización u otro requerimiento del SII”.

En el ámbito de la fiscalización de estos impuestos, el servicio sostiene que “los cambios realizados han permitido que los análisis se consideren dentro de la matriz de riesgos tributarios del SII, con lo cual es posible priorizar proporcionalmente las acciones de fiscalización al riesgo del contribuyente, lo que además agiliza también el proceso completo de declaración y fiscalización, comparado con el modelo antiguo de declaración y revisión”.

Carolina Saravia, subdirectora de Fiscalización del SII.

La subdirectora de Fiscalización del SII, Carolina Saravia, explicó que “la declaración y pago de este impuesto (herencia y donaciones) ha sido reforzado mediante acciones del propio Servicio, que incluyen desde el envío de correos electrónicos para contribuyentes herederos determinados según modelo de riesgo, hasta la publicación en sii.cl de información detallada sobre el impuesto a las herencias y el impuesto a las donaciones”.

Saravia refleja en números los efectos del cambio en el proceso de declaración en herencia: “El impacto del cambio de modelo de declaración y fiscalización de este impuesto llevó a que se pasara de $73.730 millones, correspondientes al monto pagado por el impuesto a las herencias en 2020, previo a la implementación del nuevo sistema, a $182.683 millones pagado por impuesto a las herencias en 2023″.

Del total del impuesto de herencias girado, el 75% está asociado a causantes catalogados como Altos Patrimonios. Sus herederos pagaron un monto aproximado de más de $137 mil millones en 2023.

Si se analiza el período 2020- 2021 y se comprara con 2022 -2023, con el cambio ya en marcha, el número de giros emitidos para el impuesto a la herencia pasó de 15.931 a 48.676, triplicándose. En cuanto a la recaudación, esta subió de $187.972 millones a $392.494 millones, más que duplicándose.

No obstante, entre 2022 y 2023 hay un alza más acotada, de 8,5% en el número de giros emitido. “Este nuevo mecanismo de declaración, que facilitó el proceso para los contribuyentes permitió que, durante 2022, que fue el primer año de funcionamiento pleno del nuevo sistema se declararan y pagaran incluso algunos impuestos que estaban pendientes de periodos anteriores. A partir de 2023, comenzamos a observar una normalización de las declaraciones y los montos pagados a través de este nuevo sistema, tendencia que debería mantenerse en los próximos años”, subrayó Saravia.

El SII menciona que para el caso de las donaciones se observa una evolución similar a las de herencia, marcando un peak de montos pagados en 2022, primer año de funcionamiento en régimen del nuevo sistema. “El aumento sostenido en la declaración y pago de este impuesto hace presumir que la estrategia ha ido mostrando resultados positivos tanto en términos preventivos, con diversas acciones de información y también por parte de las acciones de fiscalización desarrolladas por el SII, en temáticas como el traspaso intergeneracional de patrimonio, especialmente en relación a los contribuyentes de Altos Patrimonios”, aseguró Saravia.

El año pasado hubo 4.590 giros emitidos, con un monto pagado de $47.337 millones. De ese total, cerca de un 98% corresponde a contribuyentes de Altos Patrimonios.

En el período 2020-2021, previo a los cambios, hubo 3.392 giros emitidos, mientras que entre 2022 y 2023 el número subió un 181%, totalizando 9.539 giros. En montos, se pasó de $56.437 millones a $138.799 millones.

Los expertos tributarios afirman que esta fuerte alza se debe al factor que describe el SII, pero también a los cambios normativos que estuvieron presentes en la rechazada reforma tributaria del actual gobierno y que ahora también siguen presentes en el proyecto de cumplimiento de obligaciones tributarias.

Rodrigo Winter, socio del Área Legal y Tributaria de PwC Chile, afirmó que el rechazado proyecto “modificaba algunas normas del impuesto a las herencias y donaciones relativas a la base imponible de ciertos bienes como los inmuebles y la diferente base imponible que aplica entre sociedades de personas y de capital, motivo por el cual muchos contribuyentes optaron por realizar donaciones antes de que entrara en vigencia el rechazado proyecto”. También dijo que “contemplaba un impuesto al patrimonio. Ello implicó que algunos contribuyentes donaran activos a su descendencia, adelantando el impuesto de herencia y pagando impuesto a las donaciones, a fin de no estar afectos a dicho impuesto”.

Javier Jaque, socio líder de CCL Auditores Consultores, indicó que a su juicio son dos factores los que explican el aumento: “El primero es el plan de fiscalización y la automatización por parte del SII y para el impuesto a la herencia, mientras que como segundo elemento destaca la reforma tributaria planteada a inicios del gobierno de Gabriel Boric, donde se planteó modificaciones en el impuesto a la donación”. En tanto, Ignacio Gepp, socio de Puente Sur, destacó que “la administración tributaria parece haber abandonado su pasividad respecto a la fiscalización del impuesto a la herencia, y avanzar hacia un modelo proactivo, donde se acercan a los herederos para hacer presentes sus obligaciones tributarias”.

#Recaudación #del #impuesto #herencia #duplica #frente #bienio #previo
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Cómo fue el show de Karol G en el Estadio Nacional

Published

on

Los alrededores del Estadio Nacional se han convertido esta tarde de viernes, en el primero de tres conciertos consecutivos de la estrella pop colombiana Karol G, en una especie de camerino al aire libre donde el público femenino se maquilla, se peina y se compra sombreros rosas, para estar a la altura de la cita y la imagen de la ídola. Se nota la presencia policial, en tanto el Metro anunció el cierre temporal durante la jornada de la estación que conduce hasta el coliseo de Ñuñoa. Había recelos desde la organización de que, dado el carácter urbano del show, surgieran intentonas de doblegar los accesos como ha sucedido con otros espectáculos urbanos en el Nacional, el regreso de Daddy Yankee en 2022, por ejemplo.

Pero la audiencia femenina acude bajo la intención de divertirse, cantar y bailar, y con perspectiva transgeneracional. Desde niñas hasta mujeres adultas acuden al tour Mañana será bonito, que promociona el álbum homónimo del año pasado, donde la colombiana confirma sus talentos y diferencias dentro del urbano. Si en la superficie canta lo mismo que sus colegas hombres -el carrete, la borrachera, el sexo con filtro triple equis-, en el fondo es una romántica que despliega una voz expresiva y dulce, a gran distancia de la guturalidad en sordina de los intérpretes masculinos.

19 DE ABRIL 2024 KAROL G EN EL ESTADIO NACIONAL SANTIAGO CHILE FOTO PEDRO RODRIGUEZ

Con 25 minutos de retraso para un montaje que se expande por tres horas, Karol G se suma a la corriente latina de espectáculos bajo narrativa, divididos en actos. La colombiana propone literalmente un cuento con animaciones que consideró prólogos para cada segmento, con una voz en off narrando las aventuras de Carolina, una sirena “nadando por los mares y volando por los cielos, bella y dulce”, con amistades como Sofía la serpiente. De pronto, según la narración y sin dar mayores detalles, la vida de Carolina se puso triste “y su corazón se congeló”.

Surgió entonces, la figura de una sirena desde el fondo del escenario, con la banda femenina repartida en ambos costados, hasta la aparición de la pop star nacida en Medellín, con look y figura despampanante cantando TQG, el éxito junto a Shakira. Sin dar tiempo a respiro, empalmó con Besties, acompañada de la primera corrida de fuegos de artificio. Karol G ya tenía todo el gigantesco escenario y la pasarela que se adentra en la cancha completamente dominada, bailando con gracia natural y compenetrada con la cámara que la siguió durante la noche, para proyectar rostro y figura por las pantallas gigantes.

19 DE ABRIL 2024 KAROL G EN EL ESTADIO NACIONAL SANTIAGO CHILE FOTO PEDRO RODRIGUEZ

“Hey Chile -dijo como introducción a Mi cama-, estaba loca por llegar aquí a tener esta noche con ustedes, no miento”. “Chile -agregó- fuiste vital para los primeros años de mi carrera”. Luego anunció que regresaría en el tiempo para cantar El Barco, de su tercer álbum KG0516 (2021), seguida de la explícita X si volvemos (“es una porno, a mí me encanta cómo lo hacemos”).

Con Tusa demostró buen guión apelando a los hombres presentes, dándoles el crédito del éxito del tema. “Ustedes pusieron número uno la próxima canción”, aseguró, para luego abordar con el cuerpo de baile tres plataformas que ascendían y descendían en distintos tiempos, en un gran momento coreográfico, acorde a un espectáculo de categoría mundial.

“Yo creo que ustedes han esperado mucho por esta próxima canción”, introdujo para cantar Amargura con su intro de guitarra triste, desatando un karaoke de proporciones con versos como “estás vacilando con otra”.

En el segundo acto, la voz en off proclamó que “en los momentos más oscuros puede surgir esperanza”. En este caso, un hada que acude en ayuda de la sirena Carolina, encarnada en una mariposa. Carolina está triste y no se sabe muy bien por qué. “Eres toda una mamasota”, la anima el hada. Aparece un tiburón y lo domina. Se anuncia La Bichota y el escenario cambia de color a un rosa intenso, casi rojo, hasta que apareció un gigantesaco tiburón en escena con Karol G convertida en La Bichota, en medio de llamaradas y metralla de láser cubriendo todo el estadio, con la asistencia portando pulseras multicolores sincronizadas. Nuevo vestuario incluyendo un peto con la bandera chilena enmarcada en un corazón. Nuevas coreografías. Más fuegos artificiales y llamaradas, más sexo como canta en Sejodioto -”hacer el amor con otro”-, seguida de Punto G con su guitarra entre reggae y funk.

19 DE ABRIL 2024 KAROL G EN EL ESTADIO NACIONAL SANTIAGO CHILE FOTO PEDRO RODRIGUEZ

Hizo varias pausas leyendo los carteles del público, para después sorprenderse cuando la audiencia se anticipó en la sexy y melancólica Carolina. “Como sé que les gusta la fiesta y el perreo -anunció después-, vamos a bailar la siguiente canción”, arremetiendo con Gatúbela.

El tercer acto bajó los cambios con la melancólica Ocean -”cada detalle tuyo es mejor que el anterior”-, seguidas de Pero tú, Mercurio, A ella y Créeme. El diseño del cuarto pasaje, prometía al cierre de esta edición, el retorno de la fiesta, el baile, el karaoke y el goce de un número de categoría planetaria con sello latino, protagonizado por una estrella que piensa en grande porque el talento, las canciones y el encanto están de su parte, ampliando los márgenes de un género bajo acusaciones reiteradas de chatura. Con voz y carisma, Karol G es la excepción.

#Cómo #fue #show #Karol #Estadio #Nacional
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.