Connect with us

Noticias

Qué riesgos tiene compartir fotos de tus hijos en redes sociales

Published

on

Arturo nació en 2002 y desde entonces su vida ha sido documentada por sus padres y familiares a través de las redes. Como centenario, está acostumbrado a que circulen en formato digital fotos suyas y de quienes lo rodean. “Crecí en la génesis de Facebook, en un álbum compartido por todos”, reflexiona. “No tenía juicios al respecto, o que me afectaría”, agrega.

Las fotos de Arturo eran típicas: el primer día de clases, actos escolares, cumpleaños, paseos en familia, los regalos de las abuelas. Sin turbulencias hasta que en la transición hacia la adolescencia, comenzó a sentirse incómodo con las capturas fotográficas que no dejaban de subir sus padres. “Estaba en proceso de descubrir el cuerpo”, apunta, “el niño-hombre que debe preocuparse por lo físico. Las imposiciones eran fuertes”.

Entonces Arturo decidió acercarse a los padres. Quería que quitaran las imágenes que afectaban su autoestima.

“Él pidió que siempre lo consultaran”, dice su madre Victoria, “porque no le gustaba cómo se veía. Estaba gordito y no quería más fotos”. El pedido de Arturo se hizo extensivo al resto de la familia, en particular a la abuela paterna que, orgullosa de su nieto, había convertido su cuenta de Facebook en un registro detallado de su crecimiento y sus actividades con fechas y lugares.

El antiguo álbum de fotos familiar con instantáneas descoloridas que registraban cada paso de los más pequeños de la casa al que solo tenían acceso la familia, allegados y eventualmente amigos, así como la vieja costumbre de las fotos de los seres queridos en la cartera, son sus propios formatos. de un museo de la vida moderna en los siglos XIX y XX. En países industrializados como Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido o Japón, tres de cada cuatro niños menores de dos años tienen material fotográfico online.

Sharenting, término anglosajón que combina compartir con crianza, es una práctica propia de esta era hiperconectada, que consiste en la creación de un archivo suscrito a las redes sociales, preferentemente Facebook e Instagram, registrando diferentes momentos cotidianos de la vida de los niños.

Eventualmente, ¿qué tiene de dañino una manifestación de afecto y orgullo paterno en la descendencia? En primera instancia, nada, salvo que la huella digital del menor esté perfectamente trazada con posibilidad de uso malicioso por parte de terceros, incluyendo robo de datos y manipulación de imágenes.

La empresa de servicios financieros con sede en Londres Barclays estima que para principios de la próxima década, cuando al menos un par de generaciones hayan sido parte de este hábito digital, el fraude en línea basado en esa información podría superar los $870 millones, además de producir 7,4 millones de casos de identidad robada.

Según los registros de la empresa de seguridad de Internet AVG, los padres de niños menores de seis años publican 2,1 piezas de información a la semana, mientras que la actividad disminuye a medida que los niños crecen. De los seis a los 13 años, las imágenes y otros datos se reducen a 1,9 semanales. A partir de los 14 años es menos de una vez por semana, con 0,8.

A partir de 2016, Francia toma la delantera en el control del sharenting. Se pueden imponer multas de hasta 45.000 euros y un año de cárcel por publicar fotos íntimas de niños sin su permiso.

En Estados Unidos, el 58% de los padres considera que no hay problema en publicar fotos de los retoños sin su autorización, según datos de la empresa de seguridad McAfee. Pero los niños no piensan lo mismo. “Mamá, ya hablamos de eso. No puedes publicar fotos mías sin mi consentimiento”, se quejó la hija de Gwyneth Paltrow, ante una imagen de ella con gafas de esquí, subida por la actriz. “¡Pero ni siquiera puedes ver tu cara!”, defendió la famosa madre. mini drama disponible en línea.

Cuando se trata de personas conocidas que suben fotos familiares íntimas que involucran a menores, ¿es un acto de mercantilización?

Más sobre piensa digitalmente

“No sé si llamarlo así”, responde el psicólogo Carlos Morales, coordinador del centro de infancia de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, “pero sí me parece que los que son personajes públicos, Los influencers, tienen una responsabilidad importante en lo que proyectan, al naturalizar la exposición de la vida privada de un niño.

¿Deben consultar los padres a sus hijos cuando suben sus imágenes a las redes? Evidentemente considerando la edad de los niños para exponer este tipo de asuntos, Morales cree pertinente. “Tiene que estar mediado por una conversación, alguna explicación que permita a los niños, y sobre todo cuando son mayores, participar de la decisión de sus padres de compartir determinadas imágenes”, apunta.

A juicio de la psicóloga, es necesario que los padres visualicen las implicaciones “para ese sujeto niño o niña” del contenido a exponer. “Quizás para un padre, para una madre, puede ser súper divertido compartir la situación de un niño”, explica, “pero para el hijo, la hija, representa vergüenza, pudor. Aquí es donde la conversación sobre lo que se publica es importante para considerar la experiencia del otro”.

Como reportera, Cecilia tuvo acceso hace una década a información de la Policía de Investigaciones que recomendaba no subir fotos de niños “porque los pederastas se aprovechaban de esas instancias para falsificar imágenes”. En ese momento, ella era madre por primera vez, tomó una decisión drástica con su pareja: no subir fotos del bebé. Cuando alguien de su entorno publicó unas imágenes, el reclamo no se hizo esperar. “Pero luego nos dimos cuenta de que era una psicosis”, asume. “No te imaginas que como familia no puedes mostrar el crecimiento de tus hijos. Cuando eres primerizo, vives con mucho miedo”.

Como padres de la Generación X, Cecilia y su pareja no son nativos digitales y, por lo tanto, esa debilidad se ha convertido en una fortaleza al controlar con mayor rigurosidad las interacciones y el acceso a sus redes. “No están abiertos a todo el mundo, sino a los más allegados”, subraya.

Entre las normas de Cecilia, quien también es madre de una niña, “no hay imágenes de piluchos”. “Venimos de una época en la que supuestamente era divertido tomar fotos mientras te bañaban”, recuerda. “Tampoco los exponemos a ser ridiculizados. No subimos cosas graciosas, sino fotos con la familia para comentar que lo pasamos bien, que fue entretenido y el cariño. O fotos de antes y después para ver cómo crecen, basura. Para nosotros, Instagram y Facebook son álbumes de fotos donde compartimos el amor por los niños. No subimos nada a Twitter”.

Precisamente la red, que acaba de comprar Elon Musk, es susceptible de situaciones contraproducentes en este ámbito. “Lo he visto mucho en Twitter”, dice el psicólogo Carlos Morales. “Por querer visibilizar una situación de bullying, los padres acaban contando la historia íntima de su hijo. Entonces el niño se convierte en un fetiche, en una bandera reivindicativa”, dice.

El profesional observa un par de fenómenos asociados al sharenting. El primero está relacionado con creer “que todo se tiene que resolver en el ámbito público”, lo que imposibilita gestionar los conflictos en el ámbito privado. La segunda arista implica la necesidad de que los adultos “mantengan su narcisismo parental, queriendo mostrarse competentes con sus habilidades para reproducirse, y hacerlo a través de estos medios de reconocimiento para validarse y asegurarse”.

“Dejar a los menores en una situación en la que son objeto de extensión del narcisismo por parte de sus padres puede afectar y diluir la personalidad de los niños y adolescentes”, dice Carlos Morales.

La psicóloga recomienda a los padres mantener las cuentas en un ámbito privado y revisar periódicamente las personas con acceso a las redes sociales. “Si quieres usar tus redes para transmitir determinados mensajes porque incides en un tema determinado”, profundiza la psicóloga, “tienes que evaluar si tiene sentido incorporar temas de la vida personal a esa red”.

Morales insiste en consultar con los niños sobre el material a compartir y evaluar los efectos que esto pueda tener a corto, mediano y largo plazo. “Las redes tienen memoria, y algo que ahora parece inocuo, inocente, puede tener consecuencias”, advierte. “Tampoco se trata de ser paranoico con las redes, porque son parte de la cultura. Pero es importante hacer un uso responsable y reflexivo de la información que compartimos”, aconseja.

#Qué #riesgos #tiene #compartir #fotos #tus #hijos #redes #sociales
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Puerto Natales: suspenden licencia de imputado por accidente

Published

on

Este sábado, la Fiscalía de Magallanes y la Antártica chilena informó sobre los resultados de la formalización del presunto responsable de un siniestro vial ocurrido el pasado 20 de febrero.

De acuerdo con lo informado por la fiscal jefe de Puerto Natales, Romina Moscoso el presunto responsable causó lesiones graves a la víctima del accidente.

“La determinación jurídica de los hechos estableció que era conducción de vehículo motorizado bajo la influencia de sustancias psicotrópicas o estupefacientes, con un resultado de lesiones graves”, explicó la fiscal.

Y añadió: “Conforme a ello y a las circunstancias de comisión de este delito, se solicitó al tribunal medidas cautelares. En primer término, la suspensión provisoria de su licencia de conducir, que era de carácter profesional. En segundo término se solicitó el arraigo regional, para asegurar la comparecencia del imputado a los actos del procedimiento”.

Asimismo, se fijó un plazo de siete meses para la investigación del siniestro vial. El tiempo fijado para indagar lo ocurrido, responde a que “es necesario generar un acompañamiento a la víctima en su evolución clínica”.

#Puerto #Natales #suspenden #licencia #imputado #por #accidente
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Senapred solicita evacuar sector Catrianche por incendio

Published

on

La tarde de este sábado, el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred) solicitón evacuar el sector Catrianche en Nueva Imperial, Región de La Araucanía, por incendio forestal.

Desde el organismo alertaron a la ciudadanía a través del Sistema de Alerta de Emergencia (SAE).

En la alarma llamaron a “actuar con calma y acatar las indicaciones de la autoridad y de los equipos de respuesta”.

Según informó la Corporación Nacional Forestal (Conaf) el siniestro es de intensidad alta y tiene rápida velocidad de propagación, hasta ahora ha consumido 17 hectáreas de vegetación.

En la contención de las llamas están trabajando un técnico, cinco brigadas, un camión skidder, dos aviones cisterna, un avión Hércules C-130 y un avión de coordinación.

#Senapred #solicita #evacuar #sector #Catrianche #por #incendio
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Noticias

Columna de Diana Aurenque: ¿Por qué permanecer en la ciudad?

Published

on

En Porqué nos quedamos en la provincia, Heidegger justificaba su rechazo a aceptar una cátedra en Berlín, a la vez que proponía una romantizada y cuestionable relación entre filosofía y tierra. Hoy, no hay que estar de acuerdo con él para reconocer que las grandes ciudades han perdido atractivo. Pero, antes de emigrar a provincia, quizás sea razonable preguntarnos por qué permanecer en la ciudad, y no solo por el aumento de los delitos e inseguridad; baste recordar también los altos costos de vida, tiempos de desplazamiento, falta de áreas verdes, etc. ¿Por qué seguir en la ciudad?

Por mucho tiempo, la ciudad fue el lugar paradigmático para el desarrollo del empleo y el comercio; epicentro de una amplia gama de servicios (agua potable, luz, transporte, etc.). Pero, además, era también donde el individuo podía desarrollarse más libremente, optar por formas de vida distintas de las ligadas al origen: estudiar, aprender un oficio o una profesión, contar con posibilidades de desarrollo cultural, científico, artístico… Para Aristóteles, por ejemplo, la polis (ciudad-Estado) era precisamente el lugar donde el ser humano podía desarrollar su posibilidad más propia, a saber, aquella capacidad racional que se nutre de diálogos y reflexiones, que argumenta con otros y se cuestiona sobre los grandes asuntos humanos (y no solo humanos). Es en la ciudad donde surgen academias, bibliotecas, museos y todos esos espacios “civilizados”, es decir, extranaturales.

Aristóteles erraba al pensar que la posibilidad de plenitud excluía a extranjeros, mujeres o niños, o que solo se identificaría con la vida citadina. Con todo, parece aún correcto algo que observó: en ella desarrollamos una capacidad especial.

Para sostener el ajetreo urbano es imprescindible contar con condiciones materiales; con microdosis de naturaleza: un poco de mar, río, montaña, bosque o campo durante las vacaciones, pero también árboles, plantas, animales y otros accesos cotidianos a tierra sin cemento. Pero también debemos desplegar habilidades discursivas. Reencantarnos con la ciudad no pasa solamente por redefinir su arquitectura y diseño en formas más ecológicas y sostenibles; se trata también de recordar el verdadero impacto que tienen en nuestras vidas; redescubrir su valor político en tiempos donde la convivencia social se halla en crisis. La ciudad no es importante solo por ofrecer servicios y bienes de consumo, sino porque constituye un espacio de encuentro e intercambio entre culturas, identidades y credos diversos. Así, la tarea no solo es recuperar las urbes y los espacios públicos como sitios seguros, sin crimen o delincuencia, sino también del olvido de su más genuina característica: ser lugares de pluralidad y libertad; donde convivimos con otros, sin homologarnos y respetando nuestras diferencias. Un espacio político real (lejos de Twitter), una plaza pública que exige poder dialogar cara a cara y ver esos rostros que ríen, lloran o callan. Para no desaprender eso, quizás nos convenga permanecer más -ojalá mejor- en la ciudad.

Por Diana Aurenque, filósofa Universidad de Santiago de Chile

#Columna #Diana #Aurenque #Por #qué #permanecer #ciudad
Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.