Connect with us

Economia

DF Conexión a China | El triunfalismo regresa para perseguir a Xi Jinping

Published

on

Gideon Rachman© 2022 The Financial Times Ltd.

Gedeón Ratchman

El gobierno chino no tiene la legitimidad que proviene de ganar unas elecciones. Pero los funcionarios chinos a menudo afirman que el partido comunista se beneficia de algo aún mejor: la “legitimidad del desempeño”.

La idea de que el gobierno chino supera fácilmente a un Occidente disfuncional ha sido impulsada con fuerza durante la crisis de Covid-19. En una ceremonia en 2020, el presidente Xi Jinping proclamó que “la pandemia demuestra una vez más la superioridad del sistema socialista con peculiaridades chinas”. En el primer aniversario del brote del virus en Wuhan, la ciudad acogió una exposición sobre la exitosa batalla de China contra la enfermedad, mostrando, como informó la BBC, “modelos de trabajadores médicos en trajes de materiales peligrosos… y en todas partes, retratos gigantes de Xi Jinping .”

“El líder chino corre el riesgo de ser culpado por el fracaso de una política de cero covid que alguna vez pareció exitosa. Su continuidad en el poder ya no puede darse por sentada”.

Pero el triunfalismo de Xi se está volviendo en su contra. La política de “cero Covid” se está desmoronando. Shanghai, una ciudad de 26 millones de personas, ha estado encerrada durante cinco semanas en un esfuerzo desesperado por suprimir el virus, con historias alarmantes de personas que pasan hambre o se agitan como locas mientras luchan contra los bloqueos forzados.

Las autoridades ahora dicen que el bloqueo de Shanghái se está relajando gradualmente. Pero hay temores crecientes de que Beijing sea la próxima megalópolis en ser bloqueada. Muchas áreas urbanas menos prominentes ya están sujetas a severas restricciones. En total, se cree que actualmente unos 345 millones de personas viven bajo encierro total o parcial en 46 ciudades diferentes.

El problema subyacente es que la versión Omicron de Covid-19 es altamente transmisible. Por lo tanto, cualquier esfuerzo por volver a meter al genio del covid en la botella puede estar condenado al fracaso.

Los efectos sociales, psicológicos y económicos de los cierres al estilo de Shanghái son nefastos. Pero son los efectos políticos los que más pueden preocupar a Xi. El líder chino se acerca a un momento crítico de su reinado. Este año completará dos mandatos como secretario general del Partido Comunista Chino, momento en el que sus dos predecesores renunciaron.

Pero Xi tiene la intención de quedarse. Eso tendrá que ser acordado en el crucial 20º congreso del PC, que probablemente tendrá lugar en noviembre. Un tercer mandato como líder del partido consolidaría el control personal de Xi sobre el país. En los últimos años, el pensamiento de Xi Jinping se inscribió en la Constitución del Partido Comunista y se abolieron los límites de mandato en la presidencia china.

Para garantizar que la consolidación del poder personal de Xi avance según lo planeado, el culto a Xi debe permanecer intacto. Pero ahora el líder chino se enfrenta a la pesadilla de que los meses previos al congreso del partido se verán empañados por una crisis económica y tensiones sociales provocadas por los repetidos cierres sanitarios.

Una salida obvia sería avanzar hacia una política de coexistencia con el virus al estilo occidental. Pero mientras algunos gobiernos occidentales manejaron mal su respuesta inicial al covid-19 con un exceso de permisividad, Xi y el Partido Comunista sufren el problema opuesto: un exceso de control. Su instinto arraigado es responder a la propagación de la pandemia exigiendo cada vez más disciplina y sacrificio del pueblo chino.

La nueva fase de la pandemia también está exponiendo fallas peligrosas en la respuesta inicial de China al virus. El éxito temprano de la estrategia “Covid cero” aseguró que las muertes en China fueran de miles, en comparación con más de un millón de muertes en los Estados Unidos. Eso fue un verdadero triunfo.

Pero, arrullado por el éxito de la estrategia Covid cero, China fue demasiado laxa con la vacunación. Un gran número de personas mayores no han sido completamente vacunadas. También parece que las vacunas chinas brindan una protección más débil que las vacunas MRNA que han sido fundamentales para la respuesta occidental. La combinación de estos dos factores significa que los funcionarios chinos están aterrorizados de que si dejan que Omicron se vuelva loco, millones de sus compatriotas podrían morir.

Eso sería una tragedia nacional. También sería políticamente tóxico para Xi. Habiéndose atribuido el mérito del éxito inicial de Covid cero, le resultaría difícil evitar la culpa por el fracaso de la política. Los funcionarios locales pueden asumir la culpa de la agonía del bloqueo prolongado de Shanghái. Pero cierres similares a nivel nacional inevitablemente plantearían la cuestión del liderazgo nacional.

También es probable que el precio económico que pagará China aumente en los próximos meses. Las cadenas de suministro ya están bajo presión y la inversión está cayendo debido a la incertidumbre sobre futuros cierres.

En algún momento, todo esto podría llevar a la élite china a hacerse la pregunta obvia y abrumadora: ¿Tiene sentido que Xi se extienda? No es solo que el líder chino haya cometido errores. También es que cualquier sistema de gobierno que invierte tanto poder y prestigio en un solo individuo es vulnerable a errores catastróficos que el sistema no puede corregir.

Pero el vital congreso del partido aún podría estar a seis meses de distancia. Mientras tanto, los bloqueos repetidos podrían ejercer presión sobre la sociedad y la economía de China como nunca antes. La continuidad de Xi en el poder ya no puede darse por sentada.

#Conexión #China #triunfalismo #regresa #para #perseguir #Jinping

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Economia

Evaluación ambiental: necesitamos más política

Published

on

Señora Directora:

Respecto a dos episodios relacionados con el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental -los casos de Dominga y Fundamenta, con grandes inversiones-, se ha hablado mucho en los últimos días de que necesitamos “más técnica y menos política”. Pero la tensión que muestra nuestra institucionalidad demuestra que hoy es precisamente cuando necesitamos más de esto último.
Hay varios ejemplos que lo demuestran. Por mencionar solo tres: Actualmente cuando el “impacto ambiental cero” no es más que una utopía, debemos definir como un país qué impactos y, lo más importante, en qué lugares será aceptado y en cuáles no. Asimismo, se requiere mayor claridad sobre los requisitos impuestos por la autoridad a través de guías, instructivos, criterios y su aplicabilidad a los proyectos en trámite. En resumen, es inaceptable que cada proceso de impugnación, en teoría con solo unos pocos pasos procesales, fácilmente lleve más de tres años.
En resumen: debemos modernizar nuestro sistema. Para ello se debe llegar a un acuerdo transversal similar al que existía en 2009 cuando se aprobó la “nueva institucionalidad ambiental”.
Hoy entonces. más política. Podemos dejar la técnica para más adelante.

Pablo Méndez
Académico, Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado

#Evaluación #ambiental #necesitamos #más #política

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Economia

Las complejidades que enfrentan las mujeres en la industria TI

Published

on

#Las #complejidades #enfrentan #las #mujeres #industria

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Economia

Relaciones entre EEUU y China siguen un camino inquietante

Published

on

Edward Luce © 2023 The Financial Times Ltd.

Edward Luce © 2023 The Financial Times Ltd.

A fines de 2022, el jefe de la inteligencia nacional alemana, Thomas Haldenwang, lo expresó muy bien: “Rusia es la tormenta”, les dijo a los parlamentarios alemanes. “China es el cambio climático”.

El año pasado también fue la primera vez que la administración estadounidense actuó como si realmente creyera en esa distinción. Aunque la mayor parte de la atención del presidente Joe Biden se centró en Rusia después de su invasión de Ucrania en febrero, sus movimientos más importantes en 2022 se dirigieron a China. La incertidumbre ya no es si se producirá el desacoplamiento entre EE. UU. y China, sino hasta dónde llegará. Gran parte de la respuesta quedará clara en 2023.

“Se sospecha que el imperativo competitivo del presidente Biden hacia China superará su imperativo cooperativo”.

Esto plantea dos preguntas apremiantes. ¿Qué entiende Biden por desacoplamiento? ¿Y podrá Estados Unidos convencer a sus aliados y socios para que se unan a él?

En cuanto a lo primero, la administración estadounidense todavía está probando el terreno. Biden heredó una serie de medidas comerciales punitivas “ad hoc” que la presidencia de Donald Trump impuso a China: aranceles a las exportaciones de acero y aluminio, así como diversos controles de exportación por parte de las empresas de telecomunicaciones chinas, en particular Huawei y ZTE. Ninguno de estos ha sido revocado.

En octubre, Biden llevó al mundo un paso más cerca de la bipolaridad económica total. El Departamento de Comercio de EE. UU. emitió órdenes para cerrar el acceso de China a semiconductores avanzados. Esta medida se tomó sobre la base de que el impulso del líder chino Xi Jinping para lograr la “fusión civil-militar” significaba que el desarrollo económico de China ya no podía disociarse de su alcance militar acelerado.

La realidad es que Biden está improvisando sobre la marcha. Su administración incluye librecambistas clásicos, que continúan creyendo en la globalización de suma positiva, y otros que ven la rivalidad entre Estados Unidos y China como una competencia de suma cero en la que solo puede prevalecer una potencia. La sospecha es que, en lo que respecta a China, el imperativo de competencia de Biden tendrá prioridad sobre el de cooperación.

Si ese es el camino que Biden elige tomar, tendrá que traer consigo aliados y socios comerciales clave de Estados Unidos. Oficialmente, se habla de “friendshoring” (favorecer cadenas de suministro de aliados estratégicos). Esto significaría trasladar las cadenas de suministro centradas en China a países de ideas afines como Vietnam, India y México. Algo de esto ya estaba sucediendo debido a la política ahora abandonada de “cero covid” de China. Por ejemplo, Apple planea producir una cuarta parte de sus iPhones en el sur de la India. Pero el grado de dependencia global de China como proveedor de bienes intermedios en la mayoría de las áreas de producción moderna significa que el objetivo implícito de EE. UU. es casi una bifurcación.

Esto desaceleraría el crecimiento global y agudizaría el dilema para los amigos de Estados Unidos que son altamente interdependientes con China, como los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Singapur. Ninguno quiere verse obligado a elegir entre EE. UU. y China, y esa elección podría perjudicar a EE. UU.

China y EE. UU. continúan aumentando sus capacidades militares en el Indo-Pacífico. Cualquiera que sea su ritmo este año, la relación entre Estados Unidos y China se dirige en una dirección inquietante. Las empresas, los países, las regiones y el mundo apenas comienzan a absorber las posibles consecuencias.

#Relaciones #entre #EEUU #China #siguen #camino #inquietante

Si quieres leer el artículo original puedes acceder desde este link:

Artículo Original

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.